A los compañeros del tren especial que es nuestra vida

viernes, 30 de septiembre de 2016

Manantiales de Armonías: ¿Por qué a veces tenemos miedo?...

Manantiales de Armonías: ¿Por qué a veces tenemos miedo?...: No importa si somos jóvenes o viejos... Todos y cada uno de nosotros nos hemos vist...

¿Por qué a veces tenemos miedo?...



























No importa si somos jóvenes o viejos... Todos y cada uno de nosotros nos hemos visto en situaciones en las cuales, bien por desconocimiento, bien porque nos imaginamos la reacción de la persona, e incluso a veces hasta la esperamos, hemos sentido miedo de enfrentarnos a una u otra situación...Y pare de contar, las veces que habrán temido equivocarse en una apreciación, en una respuesta, en una decisión hecha quizás sobre la marcha de los acontecimientos, y mil y unas formas de miedo que podamos haber abrigado alguna vez, o tener incluso hoy en día.

No soy psicóloga ni mucho menos, sólo tengo la experiencia de haber vivido de una forma determinada, y reconozco que he tenido miedo cientos de veces, como también he sido osada en otras. Pero al miedo lo he visto de frente más de una vez, y  detrás de esa máscara siempre  he encontrado quizás, una lección de vida, un aprendizaje o una toma de atención sobre X o Y motivos, a los que no les había hecho mucho caso.

Los miedos a veces, nos lo produce una sensación de desamparo momentáneo, quizás algo que desconocemos y quizás por cautos, preferimos temerle antes que mirarlos de frente y descubrir que no era tan duro o cruel como creíamos... Quizás los miedos más frecuentes sean debidos a lo desconocido, a algo que no hemos vivido o experimentado, o a una pesadilla de la cual te despiertas sobresaltado y con palpitaciones, como si la vida misma se te fuera en ello. 

Otras, incluso, nos llevan a tenerle miedo a la soledad y buscamos llenar esos espacios vacíos con bulla, con acciones bruscas o en el peor de los casos, utilizando la evasión emocional como escudo ante la realidad.

El miedo es libre... Cada uno de nosotros le hacemos frente a nuestra manera, que muy posiblemente no sea ni la adecuada ni la correcta, según el punto de vista o apreciación de otros, pero es nuestra reacción y quizás sea la única que podemos tomar, o que  nuestro cerebro nos permite vislumbrar, porque debemos recordar que nuestra mente se bloquea cuando se siente amenazada y se protege, a su manera, de los cambios que  se cree incapaz de superar.

La mayoría de nosotros se enfrenta cada día a nuevos retos, que se pueden tornar en ¨oportunidades¨ o en ¨bloqueos¨debido al miedo, ya que hacer un cambio en nuestras vidas significa salir de nuestra zona de confort, donde me siento cómodo, donde conozco cada arista y cada esquina o curva de mi rincón emocional, el que me he construido para que nadie me pueda perturbar, atacar o manipular...

Así somos amigos y amigas, aunque nunca lo reconozcan, el miedo nos manipula, nos impide hacer cosas nuevas, porque tememos, en nuestro fuero interno, los cambios. 

Por ejemplo: Para las personas obsesas del orden, el que alguien ¨les toque¨sus cosas, hace que casi se transformen en un ogro, no soportan que alguien cambie ni unos milímetros, algo que conforma su espacio, su órbita personal, su vida. Aunque quizás al mover algo se mejore el espacio, se transpire otro clima en la habitación o llegue más luz. No, se resisten con uñas y garras, casi como nuestras mascotas cuando salen de paseo y descubren un olor nuevo, y nos frenan hundiendo sus patas en el pavimento o suelo, impidiendo así nuestro avance, porque ellos quieren olfatear y descubrir qué es ese nuevo aroma que no estaba antes... Princesa lo hace, y para ser una perra de apenas 5 Kg. de peso, ejerce una fuerza descomunal  para que yo no la logre arrastrar, a veces cedo, otras soy yo la que logro sacarla de ese estado de casi tozudez, jajaja cosas de perros.

¿Qué hacer ante el miedo?...Respirar profundo, una, dos, tres veces, las que haga falta hasta que nuestro corazón comience a bombear normalmente o por lo menos, más acompasado. Después, si tenemos suficiente ánimo, mirar de frente aquello que nos ha perturbado y de ser posible hacer un breve análisis de la situación, como si no fuera con nosotros, pensar en la escena como si pudiéramos verla desde otra posición; al hacerlo, la perspectiva cambia, aunque el problema siga ahí, pero la respuesta que necesitamos será diferente, pues ya no nos sentimos amenazados, para nada, y veremos con más claridad la situación y las posibles variantes a aplicar para solucionar o atravesar ese momento al que teníamos miedo o del que no nos sentíamos lo suficientemente seguros.

¿Quiere decir que nunca más sentiré miedo?... 

No, el miedo es algo natural, hasta los animales pueden sentir miedo, si se sienten amenazados, pero la respuesta variará en la medida en que, podamos tomar conciencia del problema, respirar y desde la serenidad, la paz interior, y el sosiego: analizar, evaluar y ponderar las acciones posibles para superar esa pequeña incertidumbre que se ha presentado. Le pongo el apelativo de pequeña, porque considero que todo en la vida se puede superar, lo único para lo que no estamos ni preparados, ni podremos jamás escapar será para el capítulo final de nuestras vidas, que tarde o temprano se hará presente. Para todo lo demás, hay miles o cientos de respuestas posibles y formas de vencer el miedo o la incertidumbre.

Yo sólo le pido a la vida, a Dios y a mis seres queridos que tengan paciencia, que no soy perfecta, que cometo errores, que quizás diga muchas veces:

- ¿ Cuál es el problema?... jajajaj ( reconozco que esta frase pone a más de uno nervioso o casi los saco de sus casillas)... jajaja pero no lo puedo evitar, es más fuerte que yo... jajaja

Yo he mirado muchas veces de frente, a escasos palmos de mí, al más fiero de los miedos y lo he enfrentado, quizás no haya ganado todos los combates, pero aún estoy aquí, y sigo luchando cada día por mí y por los que amo, por lo que creo, por aquello en que confío. Ese es parte de mi equipaje vital y lo cuido con esmero, para que me acompañe hasta el final.

Tener miedo o respeto a lo desconocido no es malo, lo que si no podemos hacer es dejar que el miedo nos ponga cadenas y evite que avancemos, que crezcamos... Debemos creer en nosotros mismos, en nuestras habilidades, capacidades y conocimientos, tener Fe en nosotros mismos es importantísimo, quizás nadie nos lo enseñó, pero lo hemos aprendido en el camino de la vida, y debemos pelear como jabatos para superarnos a nosotros mismos y lograr nuestros objetivos, sueños o propósitos.

¡ Quién dijo miedo!

Que Dios nos bendiga.

Mireya Pérez

lunes, 26 de septiembre de 2016

Manantiales de Armonías: Cuando soñar está prohibido...

Manantiales de Armonías: Cuando soñar está prohibido...: En la vida de cada persona aparecen de vez en cuando algunos seres, a los que no voy a tildar de una manera X, no, pero que, en reali...

Cuando soñar está prohibido...



En la vida de cada persona aparecen de vez en cuando algunos seres, a los que no voy a tildar de una manera X, no, pero que, en realidad, pareciera que están en la vida para servir de muro, freno o barranco donde desbarrancar los sueños del más ingenuo de los seres humanos. Nunca sabré por qué lo hacen, pero algunos son unos profesionales en su estilo de tortura psicológica o de algo peor: anti humanos...

La gente necesita tener sueños, esperanzas, ilusiones, y creo, sin temor a equivocarme, que nadie está en el derecho de impedir que una persona tenga ilusiones por realizar cosas, por viajar, por conocer lo que en su vida anterior, años mozos, no pudo o no se dieron las circunstancias...

Cada persona conoce su propia historia, y aunque a veces parezca que no está consciente de su realidad, sí lo está. Sólo que también tiene derechos inalienables como seres humanos, y entre ellos está el deseo de hacer cosas o ver cosas, que no pudo hacer en algún momento.

¿Quienes somos nosotros para burlarnos o impedir que alguien sueñe, si con eso no hace daño a nadie?. Creo que en la antigüedad a algunos soñadores los tildaron de locos, y estos al ver que así los dejaban tranquilos, se refugiaban en esa aparente locura, para no vivir la triste realidad que era su vida. Pero ahora es distinto, la gente que llega a los 50, 60 o 70, no son ancianos, son adultos mayores, muy al día, que hacen ejercicio, se cuidan, asisten a clases de baile o de salón, se inscriben en cursos de diferentes cosas que siempre le llamaron la atención, y por el tipo de vida, responsabilidades personales o familiares no pudieron o no quisieron hacer en aquella época, pero ahora siendo adultos contemporáneos en pleno uso de sus facultades mentales y físicas quieren soñar y por supuesto, tienen todo el derecho del mundo a hacerlo.




Ah! pero existen terceras personas, familiares o ajenos, que critican solapadamente esta actitud, y que llegan al colmo de revisar los documentos del familiar, o su bolso o cartera, para leer cualquier papel o agenda que la persona tenga...Y ahí, al descubrir las notas, entran en una especie de cólera desmedida y atacan sin piedad, a la persona crédula o confiada. ¡Cuántos han sido sometidos a esta supervisión exagerada, sin saberlo!.

Lo peor es que en las primeras de cambio, cuando ese tercero no puede más con su rabia y su rencor, escupe sobre la persona toda su ira y su hiel, acusándole de robar la tranquilidad de la familia, por sus sueños... Por supuesto la persona así agredida, se siente desnuda, en carne viva, despedazada por lobos con piel de cordero y herida, profundamente herida... Cómo reaccionar ante esa andanada de palabras?, no sabe, se calla, las lágrimas que antaño le sirvieron de solaz, ya no existen en sus ojos secos por el paso de los años, de las luchas, del dolor...de la soledad la cual ha aceptado como parte del paquete ¨todo incluído¨ que le dió la vida. Y ahora ésto.

Mira al frente sin poder creer lo que escucha, mira sin ver, la pantalla del televisor que ahora parece muda, por su mente agitada, se asoman cientos de imágenes de una vida entregada en bien de su familia, de los suyos, a los que les dió la vida, a los que no les ha pedido nada, sólo poder estar cerca para verlos... Vé las fotos familiares y no se reconoce en ellas, porque sale muy poco en ellas, no está en ellas, será que está alucinando, que ha llegado el primo alemán al que tanto temen todos a buscarlo, a buscarla y no se ha dado cuenta... No puede hablar con nadie, no tiene a a quien contarle o pedirle consejo, sólo las imágenes del televisor que se burlan socarronamente de su triste desengaño. Parecen decirle ¿Creías en verdad que te iban a querer? ¿ Que estarían ahí cuando los necesitaras?...Eso ya no se estila!!!.

Cuando camino por las calles de esta hermosa ciudad, miro los rostros de la gente, y en los adultos contemporáneos veo a veces la sombra de esta cruda realidad, la soledad, el desengaño, el sin amor... Entiendo aunque no comparto, el por qué a veces la gente contesta con voz ruda, casi como un ladrido, y me imagino el camino que ha recorrido y el que debe recorrer... En este lado del mundo, las familias, los hermanos, se pelean por las tierras, por las famosas herencias, y rompen como si fueran tiras de papel de cebolla, los lazos de sangre, por un puñado de ¨algo¨que no se van a llevar cuando hagan el viaje final... Quedando abuelos sin nietos, a los que no se les deja ver; a madres sin hijos...¡Qué tristeza Señor!.

Soñar en cosas por hacer, ponerse metas es algo natural y humano, y la temprana vejez de alguien no es una razón para impedirle soñar. La mayoría de los sueños de esas personas no tienen fecha, no porque no quieran, sino porque no se atreven... Saben en su fuero interno, que cuando se lo cuenten a la familia, les dirán que está loco o loca, que a dónde va a ahora, y quién sabe cuántas cosas más.

Yo sólo puedo pensar en los versos que decían:

Sueña el rico en su riqueza,
que más cuidados le ofrece;
sueña el pobre que padece
su miseria y su pobreza;
sueña el que a medrar empieza,
sueña el que afana y pretende,
sueña el que agravia y ofende,
y en el mundo, en conclusión,
todos sueñan lo que son,
aunque ninguno lo entiende.


Yo sueño que estoy aquí
destas prisiones cargado,
y soñé que en otro estado
más lisonjero me vi.
¿Qué es la vida? Un frenesí.
¿Qué es la vida? Una ilusión,
una sombra, una ficción,
y el mayor bien es pequeño:
que toda la vida es sueño,
y los sueños, sueños son.

Pedro Calderón de la Barca
(1600-1681)

Soliloquio de Segismundo.

Dios nos bendiga a todos y cada uno de nosotros, que nos permita soñar y hacer realidad nuestros sueños, y al ladrón que roba la tranquilidad de un padre o de una madre a las puertas del otoño de sus vidas, que podamos perdonarlo también nosotros.


Mireya Pérez


sábado, 24 de septiembre de 2016

Manantiales de Armonías: Marcar la diferencia... a nuestro modo, a nuestro ...

Manantiales de Armonías: Marcar la diferencia... a nuestro modo, a nuestro ...: Cuando era niña, las madres que nos educaron en el colegio, fueron dejando, a lo largo de los años, perlas de sabiduría, que sin dar...

Marcar la diferencia... a nuestro modo, a nuestro tiempo...






Cuando era niña, las madres que nos educaron en el colegio, fueron dejando, a lo largo de los años, perlas de sabiduría, que sin darnos cuenta, forman parte de nuestra forma de ser, actitud ante la vida e incluso parte de nuestro sello personal. Cada una de nosotras, somos un reflejo fiel de esas enseñanzas, así como las que nuestros padres, entorno y circunstancias grabaron en nuestra alma, en lo más íntimo de nuestro ser. Todo eso nos has hecho ser quienes somos, ni más ni menos. Yo estoy agradecida enormemente por ello. Y sé que la mayoría de ustedes también.

Habrá personas en nuestro entorno más cercano: compañeros de estudio, de trabajo, de vida, familiar, etc., que posiblemente más de una vez hayan tratado de mofarse o de robarnos esos momentos mágicos de recuerdos y ensoñaciones, basándose en sus propias experiencias vitales, o en su falta de FE, creencias o lo peor de todo, en su falta aparente: de humanidad, empatía o de creer en los demás. A esas personas debemos tenerle mas bien lástima, porque se han perdido de algo maravilloso. No todo en la vida es Poder, Ambición, Posición Económica o Política, etc. Gracias a Dios, en la vida hay mucha más riqueza emocional, espiritual y vivencial, de lo que creemos o podremos alguna vez vislumbrar en toda su inmensa riqueza, y eso amigos, es hermoso y vale la pena admirarlo y compartirlo.

Las personas materialistas, basan sus conceptos en el ¨Cuánto tienes... Cuánto vales¨... olvidando que todos, absolutamente todos: nacemos sin nada y nos vamos sin nada, todo lo que aparentemente poseemos, se queda aquí. Ni el ser humano más rico del mundo, podrá llevar consigo mas que una mortaja y a veces ni eso. Entonces, ¿por qué valorar a los demás por el éxito o no, que aparentemente posean, basándose sólo en un lado o arista del prima global que es un ser humano?.

Revisando en la librería de nuestra ONG encontré tres libros, que por supuesto he pedido prestados, posiblemente estarán conmigo unos tres o cuatro meses, hasta que haya podido absorber todo el flujo de conocimientos que encierran y que a mi modesta forma de pensar y ser, me ayudará y muy posiblemente nos ayudará a este hermoso grupo de lectores que me acompañan desde hace casi tres años... 

La vida se va amigos y amigas, y es tan importante aprender y compartir lo aprendido, no debemos irnos sin haber compartido esa música que llevamos dentro (cita del Dr. Wayne Dyer en múltiples de sus conferencias en Youtube).

El libro del cual extraeré un párrafo es : Usted puede marcar la diferencia de Gerald P. Jampolsky Editorial ¨Los libros del comienzo¨Santa Engracia 1998, Madrid.

Fiel a mi costumbre, he abierto el libro al azar, y esto es lo que ha asomado a mi conocimiento el día de Hoy:

...¨Mi filosofía es... que tengo mi pequeña contribución que hacer... y tal vez eso hará que el mundo sea un mejor lugar donde vivir, respirar y amar....Creo que hay que practicar, mejorar, hacer cosas y no sólo predicar...¨

No debemos tratar de cambiar a las personas, haciendo que cambien a la fuerza, sin embargo, se puede marcar la diferencia, cuando vivimos según nuestros preceptos, creencias y experiencias de vida. 

La Humildad, ese don maravilloso que nos dejó como lección de vida San Francisco de Asís, puede hacer mucho más que una conferencia erudita y pomposa de un conferenciante, que a veces no cree ni siquiera en lo que predica. Pero cuando estamos ante una persona inteligente y sencilla, enseguida nos quedamos prendados de sus palabras y las absorbemos como propias, porque en nuestro fuero interno, reconocemos que esa persona en particular, nos está enseñando mucho más que un erudito con cientos de títulos, honores y parafernalias similares. 

Ojo, no me burlo de la sapiencia y profesionalidad de nadie, yo misma tengo varios títulos académicos, pero he aprendido que eso sólo me ha dado la capacidad de acceder a una información, analizarla, sintetizarla y proyectarla y es ahí donde radica el verdadero valor de la educación tan arduamente conseguida, porque he dedicado más de 50 años a conseguirla y seguiré estudiando y aprendiendo, mientras mi cerebro y mis condiciones físicas me lo permitan, porque para mí, aprender es un don de la vida que aprecio sobremanera, sobre todo cuando puedo aprender incluso observando el vuelo de un ave, el comportamiento de un enjambre de abejas, el curso de un río, las nubes, y un largo etcétera hasta llegar al conocimiento que me brindan todas y cada una de las personas con las cuales trato y a las cuales les doy infinitas gracias desde mi corazón humano, porque ellos enriquecen cada día mi vida y mis experiencias.

...Los mejores Maestros de vida, son aquellos que siempre se consideran alumnos, siempre están aprendiendo algo de las personas que les rodean o a las cuales contactan en el transcurso de un día, una hora o simplemente con el cruce de una mirada¨...

Lo más importante es marcar la diferencia, desde la Humildad, viviendo en el amor, el respeto, cariño y sobre todo, carente de juicios hacia los demás...

...A veces cuando estamos tratando de ayudar a alguien se nos olvida que el amor es la fuerza sanadora más importante del mundo. Una persona amada, tiene confianza en sí misma, refleja alegría en su mirada y es atenta y cercana, da lo que ha recibido, sin darse cuenta, de forma natural y eso es lo realmente importante en un ser humano...

San Francisco de Asís decía:

Señor hazme un instrumento de tu Paz

Donde haya odio siembre yo tu Amor
Donde haya injuria siembre tu Perdón
Donde haya duda siembre yo tu Fe
Donde haya oscuridad déjame Señor tu Luz

Concédeme Señor que no busque 
Ser consolado como Consolar
Ser comprendido como Comprender
Ser amado como Amar

Hazme un instrumento de tu Paz.

El Próximo 4 de Octubre celebramos el nacimiento de este Santo que nació en 1182. Sus enseñanzas siguen siendo hoy tan vigentes como hace más de 830 años.

Por mi parte hoy, sólo darles las gracias por leer mis escritos, por compartirlos y por los comentarios que a veces me dejáis, gracias infinitas.

Que Dios nos bendiga a todos y cada uno de nosotros

Mireya Pérez


domingo, 18 de septiembre de 2016

Manantiales de Armonías: Los cambios suceden todos los días... No te resist...

Manantiales de Armonías: Los cambios suceden todos los días... No te resist...:Nosotros como seres humanos pensantes y racionales, también nos vemos afectados por los cambios en nuestro entorno: social, laboral, económico, emocional... y pare de contar. Pero, a diferencia de las demás especies que pueblan el planeta, sólo podemos hacer dos cosas: adaptarnos a los cambios o sucumbir a la vorágine de los acontecimientos que se suceden, a veces con tanta prisa, que no nos deja chance de adaptarnos o de buscar ¨soluciones a los cambios¨.

Los cambios suceden todos los días... No te resistas!








Desde que nuestro planeta azul, tuvo una atmósfera adecuada para la aparición de la vida, se han ido sucediendo cambios: unos graduales, otros vertiginosos, y hasta aparentemente catastróficos. Sin embargo, la vida en el planeta se fue adaptando a los cambios y aquellos que no pudieron, simplemente desaparecieron.

Nosotros como seres humanos pensantes y racionales, también nos vemos afectados por los cambios en nuestro entorno: social, laboral, económico, emocional... y pare de contar. Pero, a diferencia de las demás especies que pueblan el planeta, sólo podemos hacer dos cosas: adaptarnos a los cambios o sucumbir a la vorágine de los acontecimientos que se suceden, a veces con tanta prisa, que no nos deja chance de adaptarnos o de buscar ¨soluciones a los cambios¨.

Hay un libro interesante: ¨El Monje que vendió su Ferrari¨ Editorial Plaza Janes 1998 y la secuela ¨Las 8 Claves del Liderazgo del Monje que Vendió su Ferrari¨Editorial Plaza Janes 2002, que quizás ustedes, por sus títulos puedan llegar a creer que están dedicados al mundo empresarial, y no es así, de todos los libros que puedan llegar a nuestras manos, siempre podremos sacar pensamientos, ideas y hasta ejemplos constructivos que nos lleven a mejorar, no sólo como personas, sino como individuos que forman parte de un enorme engranaje que es la vida. 

Todos y cada uno de nosotros aportamos, sin darnos cuenta, mucho más que un simple grano de arena, a la global imagen de nuestro entorno, empleo, familia, asociación y/o humanidad. Pues nunca, aunque lo intentemos, dejaremos de ser parte del todo que es la vida. La diferencia estará en ¨cómo marcaremos la diferencia¨.

En éste último libro, que hoy utilizaré para abordar el tema de los cambios en nuestro entorno o nuestra vida, he encontrado párrafos muy interesantes, que quiero compartir con ustedes:

...LaoTsé decía: ¨La suavidad triunfa sobre la dureza. Todo aquello que es más maleable siempre es superior a lo que no lo es. Este es el principio para controlar los acontecimientos dejándose arrastrar por ellos, del dominio mediante la adaptación¨...

Si observamos el comportamiento de un litro de agua, podremos entender a dónde los quiero llevar a pensar, jajajaj, a lo mejor soy una ilusa, pero no pierdo nado intentándolo, no creen?, jajajaja.

Si tomamos un litro de agua, que por supuesto lo tenemos en una jarra, veremos que el agua toma la forma de la jarra, en todas y cada una de las superficies que aceptan ese volumen de líquido. Pero si ahora lo traspasamos a otro recipiente, el agua nuevamente, sin dejar de ser un litro de agua, tomará nuevamente la forma de este nuevo recipiente. Esto es una capacidad del agua de ser adaptable. Ahora, si a ese litro de agua lo sometemos a una atmósfera fría, lo suficiente como para que se convierta en hielo, se hará sólida, tendrá la forma del recipiente, la llamaremos hielo, pero seguirá siendo agua, sólo que ahora, los puentes de hidrógeno que conforman la unión de sus miles de moléculas han acortado tanto su distancia que se han convertido en hielo, que es lo que observamos a simple vista. Pero aún la podemos someter a más cambios, llevarla al otro extremo, aplicarle calor hasta que sobrepase los 100ºC de temperatura, a nivel del mar, y entonces ese litro de agua, se convertirá en vapor de agua. 

¿Qué ha hecho el agua todo el tiempo? Resistirse? No!!!!. Se ha adaptado al medio, a las condiciones del medio: acortando o expandiendo la distancia entre sus moléculas, pero sigue siendo agua, sólo que en diferentes estados.

Así debería ser nuestra actitud ante los cambios, pero el problema estriba en cómo vemos esos cambios:

a) Podemos verlos como una amenaza: y actuamos en consecuencia, nos negamos al cambio, tratamos de sabotearlo, e incluso, en algunos casos, se llega a convencer de que está en la razón y trata de convencer a los otros para que también se opongan. Resultado: se atrasan todos, no aprenden las cosas nuevas que traen esos cambios y que siempre traen consigo, interesantes formas de ver un mismo problema y ver las infinitas posibilidades de solución que tiene.
b) Nos dejamos llevar por los acontecimientos: Aunque crean que esta actitud es la correcta, no nos estamos involucrando, tampoco estamos entorpeciendo, pero en realidad dejamos de ser parte de la situación, y con ello perdemos la gran oportunidad de nuestras vidas: Crecer!!!. Porque todo cambio trae consigo nuevas enseñanzas, y nuestra actitud pasiva impide que formemos parte de ese gran momento.
c) Nos avocamos a participar en los cambios: No sólo es la manera en que la naturaleza enfrenta el traspase por ejemplo, de una estación a otra, como el otoño que sigue al verano, y el invierno al otoño y la primavera al invierno. Todas las estaciones del año, se acoplan de manera perfecta y maravillosa, siguiendo un patrón fijado no sólo por la traslación del planeta a través de la órbita solar, sino que acepta y participa en todos y cada uno de los cambios que se producen. El gusano u oruga jamás se opone a ser capullo y mucho menos el capullo se opone a transformarse en la hermosa mariposa que después emergerá de él. Es el ciclo de la vida. Y los cambios sociales, empresariales, humanos y familiares, por aparentemente dolorosos que sean, conllevan grandes oportunidades para adaptarse a ese nuevo hábitat, a esa nueva formación u organización y a los retos, por demás interesantes que se presentan.

¿Dónde radica el problema?... 

En todos y cada uno de nosotros. Cuando decidimos oponernos al cambio, porque afecta la zona de confort que conocemos, estamos siendo vencidos por el Ego, ese enemigo del que hemos hablado muchas veces en este blog.

Si en cambio, decidimos adaptarnos y fluir como el agua, nos adaptaremos fácilmente a los cambios, incorporaremos ideas que antes no se les habría ocurrido ofrecer, por temor al ridículo (ego), y todos saldrán beneficiados.

Los cambios, aunque no lo crean, tarde o temprano tocan a su puerta, porque es parte de la sinergia misma del planeta, y nosotros vivimos en él, no somos ajenos a su influjo, por ello, aunque se aferren a lo conocido, tarde o temprano aparecerá ¨el progreso¨y estará en vuestras manos y mentes el tomar la decisión adecuada: a) resistirse y quizás hasta perder todo lo conseguido, o b) fluir como el agua, amoldarse y aprender nuevas cosas y abrir así las puertas a las infinitas posibilidades que nos da una nueva idea, una nueva manera de ver las cosas o un cambio, que aunque repentino, significará a la larga lo mejor que les pudo pasar. 

Así es, y seguirá siendo, mientras exista este planeta y esté habitado por seres vivos, independientemente del género, especie o reino al que pertenezca, porque hasta los minerales pueden sufrir transformaciones, si se les aplica presión, altas temperaturas o si se les bombardean protones o electrones.

Nada es inmutable, mucho menos nosotros. Por ello, hoy les invito a no perder la oportunidad de conocerse y conocer todo lo positivo que traen consigo los cambios, no hay que tener miedo, en el peor de los casos lo que puede ocurrir es que ese no fuera el cambio que necesitábamos, y eso sólo significa que hemos aprendido algo más: Cómo no hacer tal o cual cosa...

Dios nos bendiga a todos y cada uno de nosotros y nos dé sabiduría para aceptar y aprender todo lo bueno que nos trae cada reto.

Mireya Pérez



sábado, 17 de septiembre de 2016

Manantiales de Armonías: Los ángeles del camino...personas maravillosas que...

Manantiales de Armonías: Los ángeles del camino...personas maravillosas que...En  días pasados compartí con ustedes un extracto del libro El Ángel de Víctor Sueiro. Pero hoy no voy a hablar del libro, sino de los pequeños grandes milagros que ocurren en nuestro día a día, gracias a la acción de personas hermosas, generosas y cercanas, que se convierten, sin saberlo, en verdaderos ángeles del camino.

Los ángeles del camino...personas maravillosas que nos rodean...






En  días pasados compartí con ustedes un extracto del libro El Ángel de Víctor Sueiro. Pero hoy no voy a hablar del libro, sino de los pequeños grandes milagros que ocurren en nuestro día a día, gracias a la acción de personas hermosas, generosas y cercanas, que se convierten, sin saberlo, en verdaderos ángeles del camino.

Trabajo en una ONG, donde todos los días nos enfrentamos a retos y situaciones que debemos abordar con respuestas acertadas, movimientos en mejora de nuestro colectivo de personas afectadas con cáncer, y miles de pequeños detalles que conforman nuestro día. 

Pero lo más hermoso de nuestro trabajo, aparte de la misión de ayuda emocional, psicológica, tratamientos, fisioterapia, acompañamiento, educación para detección precoz y visitas hospitalarias; recae en la calidad humana y profesional de todos y cada uno de los que con amor y devoción trabajamos ahí. 

Gracias, a todos estos seres humanos, que como un todo, trabajamos y añadimos nuestro grano de arena, para poder llevar el mensaje de esperanza y el sí se puede vencer a ese intruso que ha aparecido en nuestras vidas, pero al cual podemos hacer frente y ganar.

Para recaudar fondos hacemos una serie de eventos sociales que abarcan un abanico de actividades, que gracias a Dios, crecen cada mes, lo que significa que estamos llegando a más gente y podemos brindar nuestro apoyo a un mayor número de mujeres y hombres que padecen o han padecido la enfermedad.

Esto significa poner en conjunto a todos y cada uno de nosotros, incluyendo voluntariado y junta directiva, a trabajar, incluso horas extras, sábados y domingos, para poder cumplir con los compromisos o los lugares y/o eventos a donde nos invitan para recaudar fondos.

En este maremágnum de actividad, al ser una actividad humana, donde participan muchas personas, se producen, claro está, anécdotas graciosas y maravillosas, como la que les voy a contar:

Por razones de tiempo y de distancia, esta semana debíamos ir a buscar los bonos regalos que nos habían hecho un grupo interesante de empresas de la isla, pero a las cuales debíamos trasladarnos, casi agotados los tiempos, pues ayer era viernes y todo debía estar listo, para que los diferentes grupos de la organización pudieran estar presente en cuatro puntos distintos, tres de ellos el mismo día, hoy precisamente, y con los regalos para entregar en alguno de ellos:una subasta benéfica. 

Por la premura de la situación, pedimos a dos compañeras que iban a trabajar esos días en el Sur de la isla, que nos hicieran el favor de ir a cada establecimiento a buscar el ¨preciado regalo¨. Cuando les dimos la lista de los sitios, ellas que conocen muy bien la zona, pues van todas las semana a dar servicio a las personas afectadas, nos comentaron que lo malo era el conseguir aparcamiento, pues a menos que vayas a un hotel determinado que tienen sus propias áreas de aparcamiento, el resto se complicaba al buscar donde aparcar, caminar al sitio y regresar a cumplir la ruta que le habíamos dado.

Pero ellas no contaban con los ángeles del camino, los de verdad, aquellos a los cuales yo les pido todos los días que me ayuden de una u otra manera...

La sorpresa de mi compañera era tal, que cuando llegó a nuestra oficina me dijo:

_ Te acuerdas que te comenté que lo malo era aparcar?. Pues, no lo vas a creer, cada vez que llegaba a un sitio, estaba en frente el puesto perfecto y maravilloso para mi coche, y fue así en los tres sitios, no lo puedo creer!_ 

Yo me sonreía a la vez que la escuchaba y continuó..

_ Amiga esos debieron ser tus angelitos que me ayudaron, no lo puedo creer. ¨Flipo en colores¨ qué pasada!!!!.

La abracé para darle las gracias y le conté la costumbre que tengo de pedir a los ángeles del camino que me acompañen, que pueda encontrar el lugar perfecto donde aparcar, que incluso, a veces, amanse a tal o cual persona, no por mí, sino por la salud de la persona, e incluso les pido a los ángeles que me lleven con bien a donde voy y que también me vaya bien en mi regreso.

Quizás para los que no tengan Fe, sea una redomada tontería, o efecto de la casualidad, pero como yo tengo Fe, y a pesar de que no todas la veces ocurren las cosas como me gustarían, también estoy consciente de que mi forma de creer, mi forma de esperar y confiar, es algo que me pertenece a mi, y que no hace daño alguno a nadie.

Así que ayer fue un día precioso, de muchos nervios, pero también de unidad, de fuerza y cooperación de equipo, también fue un día de abrazos, para mi, que por razones personales, estaba baja de ánimo, con las lágrimas a vuelta de un pestañeo, pero ahí también hay ángeles de carne y hueso, que son mis compañeros y compañeras, algunos con un don especial para decirte, apenas con una palabra o un gesto, que todo va a salir bien... Y salió.

Por ello, hoy todos ustedes son los protagonistas, sin saberlo, de este Post de Hoy. Dios los bendiga.

Cuando se tiene la suerte de trabajar con gente humana, cercana, noble y generosa, es una pasada, como dicen aquí, las horas se te van sin que te des cuenta, y nunca estás pendiente del reloj para ver cuando cerramos el ordenador y nos vamos, no, muchas veces salimos una hora o más tarde de la oficina y nos nos damos cuenta, hasta que vamos a despedirnos de los que todavía tienen que quedarse un rato más. No hay malos rollos, ni complicaciones, y si en algún momento no entendemos lo que querían decir, se aclara y seguimos. Eso es armonía en el empleo, armonía en el chat y paz en el equipo. No se puede pedir más o sí, jajajaj, pero eso es secreto sumarial, jajajaj.

Feliz fin de semana para todos, que Dios nos bendiga y nos de oportunidad de seguir compartiendo y creciendo juntos, en armonía, amistad y colaboración.

Mireya Pérez


jueves, 15 de septiembre de 2016

Manantiales de Armonías: Entre tus cosas y las mías... Las nuestras...

Manantiales de Armonías: Entre tus cosas y las mías... Las nuestras...Cuando mi esposo y yo comenzamos nuestra andadura juntos, aquel invierno del 74,  una de las cosas que me dio más emoción fue ver juntos en la misma librería o biblioteca, sus libros y los míos, esos amigos a quienes tanto amo, y que han y significan tanto para mí. Pues bien, entre esos libros que mi esposo sumó a los míos, vino uno, que aunque les parezca mentira, a mi también eh?, fue ¨Tus Zonas Erróneas¨del Dr. Wayne Dyer

Entre tus cosas y las mías... Las nuestras...



Uno de los momentos más hermosos del inicio de la vida en pareja, es quizás, cuando vemos por primera vez nuestras cosas, las de él y las tuyas, juntas en un mismo espacio, por primera vez. Lo otro, eso es otro cantar, del cual no hablo, jajajaj.

Cuando mi esposo y yo comenzamos nuestra andadura juntos, aquel invierno del 74,  una de las cosas que me dio más emoción fue ver juntos en la misma librería o biblioteca, sus libros y los míos, esos amigos a quienes tanto amo, y que han y significan tanto para mí. Pues bien, entre esos libros que mi esposo sumó a los míos, vino uno, que aunque les parezca mentira, a mi también eh?, fue ¨Tus Zonas Erróneas¨del Dr. Wayne Dyer, y más les extrañará el que les diga que nunca lo leí hasta ayer, más de 40 años, sin abrir, pues él lo compró por error, y yo lo perdí entre la maraña de libros que teníamos en casa, para mí un gran tesoro, más de 3500 libros!!!. Pocos en realidad, para las bibliotecas particulares que he tenido la suerte de conocer. Pero en fin, como dice el refrán: ...más vale tarde que nunca... hoy quiero compartir  algunas de las enseñanzas que saqué de este su primer libro.

  • Lo primero que nos enseña Dyer es que tu vida es personal, sólo te pertenece a ti, ni siquiera a tus padres, por supuesto, menos a cualquier otra persona que no seas tu. Muy importante!!.
  • Cuando hablamos sobre tener o no una necesidad, estamos hablando de algo que nos falta, algo sin lo que no puedes vivir. Aquí hay dos aspectos: Necesidades psicológicas: amar, aprobación, seguridad emocional...., etc. Necesidades fisiológicas: respirar, tomar aire, comer, dormir, etc.
  • La negatividad existe, pero no me debo paralizar ante las críticas o los comentarios negativos, así como no debo aceptar que alguien trate de disminuirme ante otros e incluso hacer uso de mis conocimientos y hacerlos pasar como de ellos. Esto pasa mucho con algunas personas, que lamentablemente, a veces se encuentra uno en el camino. Hay un refrán que habla sobre ello: Ganar indulgencias con el Escapulario de otro. Lamentablemente para algunos de nosotros, nos hemos topado en más de una ocasión con algún vivo o viva que ha querido ganar puntos con el jefe usando nuestro trabajo, sin darse cuenta de que la gente tiene una ¨huella dactilar¨al escribir y expresarse, que es difícil de copiar, pues es propia de cada ser humano. Quizás la primera vez logre engañar a la persona, pero en la próxima lo cogerán de las orejas  y tendrá suerte, si sólo le llaman la atención...
  • Cuando esto suceda no debo enojarme, ni me debe sorprender, ante todo debo mantener una actitud madura y evolucionada desde el punto de vista emocional, porque de lo contrario quedaré como alguien no apto para afrontar los pequeños escollos de la vida. Y posiblemente no apta para los requerimientos del puesto de trabajo que tengo o aspiro tener. Muy Importante!!!.
  • Siempre tenemos la capacidad de elegir la forma en que procesamos nuestra vida, y los pequeños inconvenientes que se presenten. No debo, bajo ningún aspecto, convencerme de que necesito la aprobación de los demás, pues lo verdaderamente importante es cómo me siento yo y si estoy satisfecho con los logros que estoy alcanzando.
  • No debemos apegarnos al pasado, aunque eso signifique decir adiós a personas que ya no están con nosotros, a un amor que se fue o que no nos amó, a un empleo, a una forma de vida, etc., quizás un largo etc. Pero si no tenemos apego y valoramos nuestro presente, debemos aceptar el pasado, que ya se fue, que no volverá, pero que de las experiencias vividas, nos ha quedado un aprendizaje, así sea debido a un ¨desastre¨emocional, personal o humano. De todo se sale, de todo se aprende y siempre después de la tormenta, vuelve a brillar el sol y la vida continúa. El pasado, cuando se enquista en el alma, te encarcela el pensamiento, y no podemos permitirlo, ya pasó, ya se fue, lo importante es el hoy.
  • Si tenemos y mantenemos una actitud positiva, tendremos pensamientos que servirán de inspiración para realizar nuestros objetivos o sueños. Dyer dice: Tu puedes ser exactamente como quieras ser¨.
  • Con respecto a la Culpa, algo que generalmente nos apresa y no nos deja avanzar, nos dice: Cada error trae consigo un aprendizaje que me permite avanzar, es un error menos.  Todo lo que pasó en mi vida, ya pasó, no volverá a ocurrir, lo único que tenemos como cierto es el ahora, este instante, y debo aprovecharlo para superarme y seguir tras mis sueños.
Claves para evitar la Culpa:


  1. Poder ver el pasado como algo que ya pasó y que no puedo cambiar.
  2. Lo que pasó esta mañana ya es historia, pasó, no va a cambiar. Debemos enfocarnos en cómo podemos cambiar el resultado en el futuro. ¿ Qué puedo hacer diferente?.
  3. Este ser humano que miro al espejo es quien soy y me quiero como tal.
  4. No le doy control a nadie para que me pueda manipular, ni me indique cómo debo vivir. Eso es imposible y mi comportamiento así lo indica.
  5. Me siento bien, segura, fuerte. tal como soy. Amo al ser humano que se asoma a mi espejo cada mañana. Con todas y cada una de sus luces, sombras, arrugas y cicatrices.
  6. No podemos sentirnos culpables por el pasado, lo que sea, ya pasó. No puedo ocuparme de algo que no ha ocurrido (preocuparse). Respiras, cierras los ojos y si viene el pensamiento, lo observo y lo dejo ir de mi mente, es decir,  tomo control de mi vida y de mis pensamientos y no ellos de mí. No podemos sentirnos preocupados por las cosas sobre las cuales no tenemos control, jamás podremos controlar todas las variables de nuestra vida.
  7. Existen personas que no se atreven a tomar decisiones, por temor a salir de su zona de Confort, por miedo. A veces, actuando así, nos perdemos el descubrir sitios, personas y experiencias vitales que nos enriquecerían emocional y espiritualmente. Debemos darnos permiso para experimentar cosas y situaciones nuevas y no tener miedo a lo desconocido.
  8. Necesitamos desarrollar la capacidad de estar listos. Hay que dejar atrás los pre-juicios, tener una apertura a vivir cosas nuevas, aventurarnos a vivir, a Ser Felices!!!


Necesitamos Vivir!!!!

Hagámonos una pregunta: ¿ Qué me gustaría experimentar en mi vida?. Hay personas que posiblemente contestarían que lanzarse en paracaídas, hacer parapente, pero hay cientos de miles de cosas  que cada uno de nosotros querríamos hacer, y quizás no hayamos hecho por temor o por creer que no es para nosotros, no, hay que atreverse a soñar y experimentar. En el peor de los casos, si ocurriera algo negativo, tendríamos la experiencia como lección. Eso sólo significa que has tenido un resultado.

Cuando yo estaba haciendo la Tesis de Grado de mi carrera de Biólogo en la UCV, repetí un experimento 45 veces, y siempre me daba el mismo resultado: las cepas 51 y 57 de E.colli, no crecían en anaerobiosis, sin embargo, el último día cuando iba a dejar el laboratorio todo ordenado y la autoclave con el material para desinfectar y esterilizar, me di cuenta que había dejado en el equipo de crecimiento los tubos con las cepas, y ohhhh, habían crecido. Cuando se lo dije a mi tutora, decidimos repetir los experimentos hasta descubrir a partir de qué momento crecían, estuve en guardia más de 48 horas seguidas, casi me muero de los nervios, tomaba dos litros de café diarios para mantenerme despierta, pero al fin dimos con la aparente verdad: Esas  cepas comenzaban a crecer a partir de las 45 horas.
El error de no desechar las muestras y haberlas olvidado, sin querer, nos hizo descubrir cuál era su período de latencia, y en qué momento comenzaban a multiplicarse, eso fue un resultado positivo.(Notas mías, Mireya Pérez).

Para finalizar, el Dr. Wayne Dyer, nos conmina a no dejarnos vencer por adversidad, a no tener miedo, pues el miedo paraliza.
  • Una nueva vida nos espera a la distancia de un pensamiento. Por tanto, puedo hacer que suceda cualquier cosa en mi vida.
  • Cuando esté lista, la ayuda que necesito aparecerá y estará ahí para mi y para todos los que tengan Fe en sí mismos.
  • No busquemos lo justo ni la justicia, todo cae por su propio peso.
  • Tu puedes hacer todo lo que quieras lograr. 
  • Nada en el mundo hace la felicidad más inalcanzable que el buscar la felicidad.
Por último y no menos cierto:

El camino a la felicidad no existe, la felicidad es el camino¨...


Que Dios nos bendiga a todos, y en el Cielo, Dr. Dyer  muchas gracias!!!!

Mireya Pérez

P.D.: Les dejo el  audio libro Tus Zonas Erróneas.







lunes, 12 de septiembre de 2016

Manantiales de Armonías: El Por qué de los Por Qué ?....

Manantiales de Armonías: El Por qué de los Por Qué ?....: Todos, en más de una ocasión nos hemos hecho esta pregunta: ¿ Por qué a mí? ¿ Qué hice? ¿ Dónde me equivoqué?.... En re...



Imagino que ese ataque enfurecido del viento, es un dolor profundo, cruel, un desengaño emocional quizás, una traición, un llanto, un miedo. Cualquiera de esas cosas que aparecen en nuestras vidas, de repente, queriendo arrasar todo lo que encuentra a su paso. Y que aquella guitarra que espera, es el Angel de la calma, que devuelve el aliento, que coloca las piezas en su lugar, poco a poco, que refleja la calma, la paz que sopla el Alma...¨

El Por qué de los Por Qué ?....








Todos, en más de una ocasión nos hemos hecho esta pregunta: ¿ Por qué a mí? ¿ Qué hice? ¿ Dónde me equivoqué?....

En realidad la cosa no va por ahí, no hay una respuesta cierta ante las diferentes circunstancias o pruebas que nos da la vida. Que no castigos, la vida no castiga. Simplemente nos pone ante situaciones, personajes o circunstancias para evolucionar y aprender, incluso de aquellos momentos amargos, en donde pareciera que nos han dado más palos que a un burro terco, que no quiere caminar. Lo primero es que a los animales no se les debe maltratar, y tampoco somos animales irracionales...

Entonces ¿ Por qué?...

He agarrado al azar un libro de mi escritorio, que hacía más de veinte años que no leía, y estaba en mi mesa, porque debo hacer limpieza de mi librería personal, y ordenar según el tiempo y la utilización que hago de ellos. La mayoría los traje de mi país, Venezuela, aunque han ido llegando otros más a esa biblioteca tan atesorada por mí, que forman parte de mi tesoro emocional personal. Pues bien el libro es: El Angel, un amigo del Alma de Víctor Sueiro. Editorial Planeta 1994.

Y dice:

...¨ Imagino a una guitarra boca arriba, en el medio de un campo. A unos pocos metros hay un enorme sembrado de trigo con espigas maduras y doradas, meciéndose como si fueran la rubia cabellera de la tierra. La guitarra está quieta, solita, abandonada. De repente hay un viento que crece y hasta asusta. Va aumentando su soplo gigantesco y las espigas de trigo se inclinan sumisas ante el viento, apuntando sus espigas, casi como en reverencia, al sitio descampado donde la guitarra yace. Y el viento sopla más y más y más. Y comienzan a soltarse de las espigas los granos de trigo que las cubren. Y vuelan con una fuerza tan inusitada que llegan  hasta las cuerdas de la guitarra, impulsadas por la fuerza del viento huracanado. Algunas de ellas rebotan de forma brusca llevadas por ese huracán inesperado del que nadie es testigo. Unas caen  impetuosas sobre las cuerdas de la  guitarra que parecían muertas. Y lo hacen con tanta precisión, con tanto encanto, que del instrumento comienza a surgir una melodía muy suave que agobia de belleza. Y esa música suave, tenue y delicada, es a la vez, terriblemente poderosa en sus acordes dulces, llega a ser más importante que el sonido furioso  de aquel viento.  Y el viento dominado, vencido por una simple melodía que lo supera y mucho, va aflojando su furia, se vuelve apenas brisa y flota ya  sin fuerza sobre el campo triguero. Recién entonces la guitarra calla. Queda allí nuevamente, muy quieta, boca arriba como antes, quizás esté esperando, ¿quién lo sabe?. Pero el viento ya sabe y la respeta.

Imagino que ese ataque enfurecido del viento, es un dolor profundo, cruel, un desengaño emocional quizás, una traición, un llanto, un miedo. Cualquiera de esas cosas que aparecen en nuestras vidas, de repente, queriendo arrasar todo lo que encuentra a su paso. Y que aquella guitarra que espera, es el Angel de la calma, que devuelve el aliento, que coloca las piezas en su lugar, poco a poco, que refleja la calma, la paz que sopla el Alma...¨

Por razones que sólo conocemos algunos, esta situación quizás se nos haya presentado alguna vez, puede que en algunos momentos nos hayamos comportado como el viento huracanado tratando sin lograrlo de destruir todo lo que encuentra a su paso, otras en cambio, habremos sido las cuerdas de la guitarra, que sin querer, pero con firmeza, le hemos quitado fuerza al viento de la ira, y nos hemos convertido en el remanso de paz, de sosiego que el Alma atormentada necesitaba.

De dónde viene la furia o de donde viene la calma y la dulce melodía?. Diría que ambas vienen del Alma, a veces dulce y amorosa, otras impetuosa y volátil... Quiere decir que somos malos? No, sólo somos humanos. A veces, cuando estamos en paz, podemos transmitir nuestra paz e inundar el recinto donde estamos de fragancia amorosa. Otras en cambio, estamos agobiados, preocupados, y cualquier cosa que nos perturbe se convierte en el huracán que tanto tememos. Porque nadie quiere ser duro y cruel, pero a veces, es una respuesta de ¨animal herido¨que nos domina y pareciera que es sólo el dolor y la furia ciega, lo que nos permite respirar. Y estamos equivocados...

Aquí las buenas intenciones de terceros, pueden hacer muy poca cosa, porque es en realidad un ¨trabajo propio¨ necesitamos realizar un auto análisis, para ver qué nos sucede, por qué respondemos de tal o cual forma, y dónde podemos acudir a buscar ayuda. Esa ayuda está generalmente muy cerca, en nosotros mismos, pero aquellos que han perdido la Fe, que niegan la existencia de cualquier entidad que no sea humana, lo tienen más difícil, porque sólo a través del silencio, de la meditación, podrán encontrarse consigo mismos y tomar la decisión que crean conveniente para superar esta etapa, que aunque dure algún tiempo, es sólo una etapa más de la vida, parte de las enseñanzas que debemos aprender para continuar en este camino, que es la vida.

Para los espectadores, para las personas cercanas no es fácil, porque en medio de esa tormenta quizás quisieran abrazar y acunar a esa Alma herida, pero no les deja, les rehuye, los maltrata con sus gritos y sus gestos, y la gente da un paso hacia atrás y a veces hasta más de un centenar y se alejan. Cuando la otra persona está gritando: No te vayas, no me dejes... pero los demás no entienden ese idioma.

Lo ideal, esperar a un momento propicio y que la persona busque la conversación, y si es posible, que sea en un ambiente agradable, alejado del escenario de la furia, y con amorosa intención tratar de aclarar los mal entendidos o ayudar, si así lo pide, a pasar esa tormenta. Siempre desde el respeto que como ser humano merece y merecemos.

En este libro maravilloso nos dan un consejo: Pide a tu ángel de la guarda que hable con el ángel de la guarda de la persona que tiene ¨problemas¨y le envías amorosamente tu ayuda, comprensión y perdón. Sí, como lo leen, el perdón. Cuántas veces hemos hablado del perdón, a lo largo de estas cientos de páginas que he escrito? Creo que montones, pues  el perdón nos hace libres, perdonar quita lastre a nuestro camino y hace que se vea mucho más claro el entorno y comprendamos mejor lo que sucede. Y si esa persona al fin, algún día descubre la maravilla de Perdonar y perdonarse, seguramente tendremos a una persona totalmente distinta, y dejará que descubramos el maravilloso ser humano que es. Si, es un maravilloso ser humano, sólo que el dolor, el miedo y la inquietud no le deja ver el espléndido panorama de la vida que tiene adelante.

Nuestra misión es sencilla y complicada, mantener la Fe, rezar, respirar ante el huracán, si hay tormenta, sonreír y confiar. Todo tiene un por qué, aunque nosotros como seres humanos no lo entendamos.

Que Dios nos bendiga a todos y cada uno de nosotros, y podamos agradecer cada día a nuestro ángel de la guarda que nos acompaña desde el momento cero de nuestra vida. Gracias Ángel de mi guarda.

Mireya Pérez



domingo, 11 de septiembre de 2016

Manantiales de Armonías: Respira, Reza, Ama....

Manantiales de Armonías: Respira, Reza, Ama....: La película de Julia Roberts y Javier Bardem, se llama Come, Reza, Ama; y aunque es una película del año 2010, no la había vi.





Nada sucede por azar y cada situación tiene una enseñanza, aunque en el momento no la veamos. De todo se sale, para bien o para mal, y de todo se aprende. Dicen los sabios que cuando una situación externa mueve nuestros sentimientos más profundos, es porque hay una lección que aprender, y seguramente sea cierto, aunque en el momento, como estamos en el epicentro del sismo emocional, no lo vemos, y por supuesto, mucho menos lo entendemos o aceptamos.

Respira, Reza, Ama....






La película de Julia Roberts y Javier Bardem, se llama Come, Reza, Ama; y aunque es una película del año 2010, no la había visto, pero el destino como siempre tiene sus propósitos, me la puso a tiro de zaping, una madrugada de estas en las que el calor no te deja dormir...Y me enganchó, aunque los críticos han sido duros con la película, a mi, personalmente me gustó, porque me hizo reflexionar en el día a día, en las situaciones que vivimos y cómo reaccionamos ante ellas.

Nada sucede por azar y cada situación tiene una enseñanza, aunque en el momento no la veamos. De todo se sale, para bien o para mal, y de todo se aprende. Dicen los sabios que cuando una situación externa mueve nuestros sentimientos más profundos, es porque hay una lección que aprender, y seguramente sea cierto, aunque en el momento, como estamos en el epicentro del sismo emocional, no lo vemos, y por supuesto, mucho menos lo entendemos o aceptamos.

Para cada persona en particular, la lección tiene diferente significado, para unos es una lección de orgullo, de mantener nuestra cabeza en alto...para otras es una toma de conciencia para centrarnos y no dispersarnos, porque los días se suceden unos a otros y se convierten en semanas, meses y años, sin pedirnos permiso o darnos tregua. Puede que estemos pasando un duelo y nos neguemos a entender que el tiempo pasa y que las heridas se curan, dejando a veces cicatrices que no se ven, otras son grandes y habrá que usar algún tipo de remedio de la abuela para difuminarlas: aloe vera, rosa mosqueta o maquillaje... Pero al alma no la podemos maquillar, sin embargo, sí la podemos ayudar con la Oración, con Respirar y por qué no con el Amor.

Cuando algo nos afecta, generalmente, si no tenemos tiempo de racionalizarlo, nos tomará por sorpresa y nos infringirá un gran dolor, pero con el paso de los días, cuando ya hemos pasado del estupor a la razón, nos damos cuenta de que era irremediable o por lo contrario, no podíamos evitarlo. Pero lo que sí podemos hacer es rezar, por la persona, por nosotros o para pedir ayuda y que la solución se presente ante nuestros ojos y la podamos aceptar. Digo aceptar, porque si estamos en la etapa de la negación o de la rabia, nada nos hará cambiar de opinión, y el problema lejos de solucionarse, o perder importancia, crecerá como una bola de nieve en una pendiente, y acabará por sepultar a la misma persona que la generó.

Desde niña, cuando he tenido una pesadilla, de esas que te despierta llena de miedo, y no puedes volver a dormir, porque tienes miedo de volver al punto en que sentiste terror, he utilizado la oración para sentirme acompañada, para mitigar el dolor o angustia, o simplemente para pedir consejo a aquello que me atribula. Siempre surte efecto: rezar, meditar o aquietar el alma, te da una sensación de paz, de calma, de sentir que no estás sola, que Dios siempre está a tu lado, y que con El nada nos falta. Quizás lo que atribule tus más íntimos pensamientos no se vaya del todo, pero poco a poco sentirás muy dentro de ti, que por muy mala que sea una situación, todo pasa, todo absolutamente pasa, y siempre de esas situaciones saldrás fortalecida, habrás aprendido algo nuevo, aunque en el momento no lo entiendas o puedas siquiera comprender su alcance total.

Por último y no menos importante está el Amar, en mayúsculas, no se trata sólo del amor de pareja, que es necesario y es hermoso; se trata de amar al prójimo como a tí mismo, sí uno de los tres primeros Mandamientos de la Ley de Dios, que muy a pesar nuestro, muchos olvidan. Cuando amamos y respetamos a los demás, no queremos para ellos lo que no nos gusta para nosotros, y por tanto, somos incapaces de ofender, herir o dañar, por el sólo gusto de remover la llaga o para ensalzar nuestra persona, no, jamás haríamos algo así, el sólo pensarlo, nos da vergüenza. Pero hay personas que actúan así, como si regresaran al patio del colegio de la infancia, y se vengaran de la compañera que hizo o dejó de decir algo que queríamos, que necesitábamos o simplemente que había abrazado a alguien que creían era sólo de ellas. En ese momento, la persona vuelve a ser una persona desvalida, solitaria y también rabiosa. Por ello, como seres humanos que buscamos la evolución espiritual y emocional, tendremos que sacar fuerzas, sobreponernos a nuestro propio dolor y elevar una oración por esa persona que tanto necesita ayuda, pero que jamás la aceptaría...

Respirar, para aquietar nos...
Rezar para encontrar consuelo y consolar
Amar para perdonar y perdonarnos...

Creo que son tres cosas que están a nuestro alcance, no necesitamos tener una aureola de santo, siendo simples mortales podemos hacerlo, por nuestro bien, por nuestra salud emocional, y por los demás.

Dios bendiga todos y cada uno de nuestros días. Feliz Domingo


Mireya Pérez