A los compañeros del tren especial que es nuestra vida

sábado, 18 de febrero de 2017

Manantiales de Armonías: Las prioridades en nuestras vidas...

Manantiales de Armonías: Las prioridades en nuestras vidas...: Muchos de ustedes, creerán que eso de las prioridades, son cosas de personas engreídas, superfluas e incluso egoístas. Sin em...

Las prioridades en nuestras vidas...







Muchos de ustedes, creerán que eso de las prioridades, son cosas de personas engreídas, superfluas e incluso egoístas. Sin embargo, es algo natural y normal que realizamos de forma automática, sin tomar conciencia real de ello. 

Tomemos por ejemplo, el hacer una visita al Supermercado; si es la compra de la quincena, muy posiblemente comiencen a poner en el carrito, las cosas más pesadas y voluminosas, por ejemplo: el pack de 6 litros de leche, el detergente de 3 Kg, los paquetes de papel sanitario y de papel para la cocina, los productos de limpieza, etc.,  siguiendo en el orden, posiblemente pasen por el área de enlatados y busquen los productos que suelen comprar, y así hasta llegar a la parte de carnes, pescados, huevos y hortalizas y frutas... Todo esto para evitar que se aplasten con las cosas más pesadas...

Esto lo hacen de forma mecánica, saben incluso, en qué pasillo está la categoría de productos que buscan y van directo. Sin embargo, cuando no tienen claro qué es lo que van a comprar, quizás paseen con tranquilidad por cada uno de estos sitios, mirando y observando precios, calidad, utilidad y oportunidad. Aquí no han hecho caso, en absoluto, de las prioridades, simplemente han ¨curucuteado¨, como dicen en mi tierra, y las ¨necesidades¨ habrán aparecido, en la medida que se han puesto en contacto visual con algo que les hacía falta, aunque no fuera de urgencia, por ejemplo, un bombillo para el pasillo de las habitaciones.

En la vida de cada persona, dependiendo de su estatus socioeconómico o cultural, se establecen las prioridades, no sólo porque es lo que se acostumbra en la familia, o en el medio social, sino también porque cada persona separa, a su libre albedrío, lo importante de lo menos importante e irrelevante. Es lo que hace a cada ser humano diferente, interesante y único.

Existen personas para las cuales el tener ciertas cosas, representa su nivel de éxito profesional, familiar e incluso social. En las altas esferas ejecutivas, mientras más alto estás en la jerarquía, se establecen códigos, no escritos tales como:
1) El ejecutivo exitoso, tiene coches de marcas como: (Mercedes Benz, BMW, Audi, Range Rover, etc.).
2) Los hijos estudian en colegios de mucho prestigio, donde incluso hay que inscribirlos con años de antelación, para conseguir una plaza de estudiante (algunos casos llegan a los extremos de inscribirlos, desde el momento en que les han dicho qué sexo va a tener el bebé).
3) Son socios de Club sociales de alto nivel y juegan Golf... Muy importante!!!...
4) Viajan tres o cuatro veces al año, al exterior... etc...

Podría enumerar cientos de cosas más, pero no viene al caso. 

Como verán, para cada nivel, aunque no nos guste decirlo o reconocerlo, existen códigos y normas no escritas, que establecen la forma de desenvolverse en el medio a donde quieres llegar, o en el que quieres estar y ser reconocido como tal. ¡Cuánto tienes... cuánto vales!!!...

Sin embargo, todo pasa, y en algún momento de ese camino, te das cuenta o te enfrentas a la verdad de que ¨eso ya no te llena¨y entonces buscas como sediento, aquello que en realidad sí valía la pena... Vuelves sin querer a lo básico, pero que te produce muchas más satisfacciones, que lo meramente mundano y artificial.

Según el grado de evolución emocional y espiritual, las prioridades irán cambiando para la persona o el núcleo familiar, llegando al compromiso de tener ¨Tiempo de Calidad¨, antes que cantidad de tiempo desperdiciado... Los beneficiados directos son los familiares más cercanos, amigos e incluso compañeros de trabajo. Porque al dejar de lado el estrés constante de la competición profesional, las personas empiezan a disfrutar de lo que hacen, del aprendizaje, e incluso de las charlas que cada vez se hacen más frecuentes. Puede que incluso descubran, de repente, una faceta de la pareja, que antes no habían tomado en cuenta. Eso es realmente maravilloso...

Separar lo importante, de lo necesario, establece un antes y un después, en la evolución emocional del adulto que somos. Para cada uno serán cosas o situaciones diferentes, pero irán cambiando en la medida que avanzamos, maduramos o evolucionamos, incluso, surgirán ideas y momentos nuevos y gratificantes, acumulando de esta manera: recuerdos y no objetos, que después pueden convertirse en lastres. 

Ahora, a cambio, reconocemos que somos más libres que antes, porque las cosas, las situaciones o entornos, no nos poseen, sino que disfrutamos de la libertad de escoger, de seleccionar y de intervenir, cuando lo creemos oportuno y no cuando las situaciones nos obligan.

Hagamos un análisis de nuestra situación personal, cuáles cosas podemos cambiar o mejorar; cuáles podemos apartar y por cuáles vale la pena hacer sacrificios o luchar. De ahí en adelante, estableceremos las metas a conseguir y podremos discernir lo importante, de lo irrelevante y actuar en consecuencia.

Que Dios nos bendiga a todos y cada uno de nosotros.

Mireya Pérez


domingo, 12 de febrero de 2017

Manantiales de Armonías: Con pequeños pasos se construye el camino....

Manantiales de Armonías: Con pequeños pasos se construye el camino....: ¿Alguna vez han mirado hacia atrás, en su memoria y recordado los momentos pasados, sin sentir nostalgia? O quizás, se han alegrado de ...

Con pequeños pasos se construye el camino....


¿Alguna vez han mirado hacia atrás, en su memoria y recordado los momentos pasados, sin sentir nostalgia? O quizás, se han alegrado de haber superado tal o cual etapa...

Si lo han hecho, y muy posiblemente más de una vez, se habrán dado cuenta de lo inútil  que fué preocuparse tanto, al final, las cosas se resolvieron, de la mejor manera posible, aunque en el momento, enfrentados a su dilema, no lo vieron así.

No somos sabios porque sepamos mucho, nos hacemos sabios, con el tiempo, porque nos vamos superando a nosotros mismos, y lo vamos a haciendo en pequeños pasos, pero decididos a salir adelante. 

Esto no quiere decir que no hayan tenido miedo, no, lo sé muy bien, a veces, incluso, habrán tenido tanto miedo a cometer un error o a equivocarse, que se habrán sentido desbordados, mucho más allá de sus propias fuerzas, pero aun así, lo lograron, sobrellevaron esa etapa, y ahora, con el cristal del tiempo, ven que no fue tan dramática como pensaban. Podría decirles que incluso, cuando esa experiencia les llevó a la despedida final de alguien importante en sus vidas, el consuelo, como todo en esta vida, fue llegando poco a poco y hoy, pueden recordar sin temor a desmoronarse y agradecer al universo porque todo al final resultó de la mejor manera posible...

La vida de cada uno de nosotros está construída sobre peldaños mucho más fuertes de lo que en realidad pensamos. Todos, sin temor a engañarnos, hemos ido creciendo, en la medida  que hemos adquirido experiencia, conocimientos e incluso, a través del dolor, que también cincela nuestra alma y espíritu. 

Puede que se hayan cuestionado un ¿ Por qué a mi?... Les digo que todos lo hemos hecho más de una vez, aunque la respuesta no llega de forma automática, quizás se encuentre en algunos de los pasos que siguieron realizando, a medida que su camino vital, se fue definiendo. 

Cada experiencia, aún las más dolorosas, nos hacen obtener, las herramientas que necesitamos para la etapa que seguirá, para la que desconocemos, pero que en el momento que ocurra, sin saber cómo, descubriremos, y la razón dirá:

_ Ahora entiendo el por qué..._

¿ Dónde reside lo realmente importante?... 

No hay una respuesta concreta, es diferente para cada persona, depende mucho de su carácter, del momento o edad cronológica de la persona, de su visión de la vida y de su educación o formación vital. Si pusiéramos a varias personas de una misma edad, pero diferentes condiciones socioeconómicas y culturales, tendríamos un abanico de respuestas diferentes, ante un mismo estímulo o situación. Todas las respuestas serían correctas, según las creencias o filosofía de vida de cada uno de estos sujetos. Simplemente porque cada persona actúa según su libre albedrío, su experiencia y sus metas.

Por ello hoy, los invito a reflexionar sobre los pasos que los han traído hasta este momento, en el que yo escribo, y ustedes, muy amablemente, leen este artículo. Hemos llegado a conectarnos, a través de un medio, como son las redes, porque estamos preparados para dar el siguiente paso en nuestras vidas, independientemente del paso o tipo de reacción que buscamos alcanzar. 

El mío, de transmitir parte de esa ¨música que llevo por dentro¨, de lo que he aprendido. Ustedes, porque quizás es el momento de analizar dónde están y qué quieren lograr a corto, mediano y largo plazo. Todos estamos interconectados, aunque estemos a miles de kilómetros de distancia, y aunque nunca lleguemos a vernos ¨person to person¨, jajajaja

Mi camino y mi alma, me ha hecho escribirles desde este espacio de consciencia emocional y consciente. Soy una mujer que ama conectar con la gente, comunicar y aprender, es una ¨gracia Divina¨, por la cual estoy muy agradecida a mi Creador. Y a ustedes, por leer mis artículos, y si fuera posible, también sus comentarios, porque así no sería un diálogo de una sóla vía, podría convertirse también ¿ por qué no?, en un diálogo a dos o más bandas.

Dios nos bendiga en este hermoso día, donde yo estoy tecleando y quizás algunos están esperando alguna historia más de esta bitácora que llamo Manantiales de Armonías.

Muchas gracias.

Mireya Pérez.


martes, 7 de febrero de 2017

Manantiales de Armonías: Hacer las paces con nuestro pasado...

Manantiales de Armonías: Hacer las paces con nuestro pasado...: Puede que al leer el título de este artículo, piensen que se me fue la olla , jajajaja. Pero no, estoy cuerda, jajaja, quizás más...

Hacer las paces con nuestro pasado...




Puede que al leer el título de este artículo, piensen que se me fue la olla, jajajaja. Pero no, estoy cuerda, jajaja, quizás más de lo que me gustaría reconocer a veces, jajajaja.

Existen personas que llevan sobre sus hombros la carga del mundo, de su mundo, y lo han hecho durante tanto tiempo, que ya forma parte de su estructura molecular, e incluso posicionalmente hablando, pareciera que llevan un pesado fardo sobre sus hombros... Pensaran que no pueden hacer nada más, porque el tiempo pasó y se llevó lo mejor de ustedes mismos, pero ahí les voy a quitar la razón.

Hoy, es el mejor momento de sus vidas, de nuestras vidas. Es el tiempo perfecto para poder realizar o proyectar los cambios que quieren realizar, y como parte de esos proyectos, hay que hacer un análisis del pasado y realizar el ejercicio más difícil: reconocer los errores y Perdonar o perdonarse, por ellos.

Algunos dirán que no tienen resentimiento alguno, puede que sea cierto o que no, pero nada se pierde con probar. Una manera de hacerlo es recordar a tal o cual persona, y ver cómo nos comportamos, basta con que hagamos el más mínimo gesto o respingo, para que nos demos cuenta que esa etapa no está cerrada del todo. ¿ Qué hacer entonces?... Mi consejo, porque lo he vivido, es tomar un lápiz y un papel y empezar a escribir, no se paren escriban todo lo que les llegue a la mente, ni siquiera hagan juicio de valor sobre lo que escriben, piensen que están haciendo una limpieza de su alma... Seguramente cuando terminen, habrán dejado escapar más de una lágrima, y ni siquiera sabrán cómo y en qué momento guardaron tanto, dentro de su corazón.

Yo perdí a mi padre a los quince años, y ese duelo no lo realicé como debía, tampoco lo sabía, lo único que sabía era que no podía ni pensar en él y mucho menos hablar de él, sin que llorara a lágrima viva, como si hubiera sido ayer, y no hubieran transcurrido más de 30 años... Hasta que alguien me hizo reflexionar sobre eso, y en un retiro espiritual que hice en esa época, el guía me dijo que hiciera las pases con mi padre. Seguramente han puesto la misma cara que yo, jajaja, me aterroricé, y le dije que yo no tenía resentimientos porque él hubiera fallecido tan joven, tenía apenas 48 años, y nosotros 15 y 11 años...

Cuando me puse a escribir en las hojas de papel que nos dieron a cada uno, creo que escribí tres páginas, pero me desahogue, y le conté lo que su ausencia había causado en mi vida, le perdoné, aunque para mí no había culpa alguna, pues nadie se va porque quiere, pero también me perdoné a mi misma, porque sin darme cuenta le había transferido la potestad de haber cambiado mi ¨destino¨... 

La verdad es que cada uno de nosotros tomamos decisiones, y los resultados, sólo nos competen a nosotros mismos. Pero es má fácil culpar a otros, que reconocer nuestra propia responsabilidad.

Tiempo después, encontraría al salir de una cafetería de hospital, en una librería, otro de mis libros de cabecera: El Camino de las Lágrimas de Jorge Bucay, con él entendí lo que en esa época no ví, y me ha ayudado a llevar con entereza, los otros capítulos que forman parte de mi experiencia humana, la que he vivido, la que hoy transito y a aceptar el camino, tal y como se va presentando, sin buscar culpables, aceptando la responsabilidad de mi vida, tal y como la voy desarrollando.

No necesito ni busco culpables, acepto y reconozco mis errores y si me está permitido enmendarlos, así lo hago. Si no es posible, pido perdón por ello, y continúo mi camino. ¿Es fácil?.. No, cuesta mucho, sobre todo si hay que doblegar a un enemigo que todos llevamos dentro, el Ego... Es muy terco y persistente, pero si estás en la senda de la superación personal y emocional, se hace más fácil.

Cuando agarras un papel y pones en palabras aquello que te perturba emocionalmente, y lo vuelves a leer después, te das cuenta de las cosas, que quizás no has tomado en cuenta, y puedes buscar la forma de solucionarlo. A veces, basta con llamar a esa persona y decir: lo siento... Pero si ya no es posible, se puede hacer una especie de conversación íntima, dentro de nosotros mismos; realizar esa especie de monólogo íntimo y especial, e incluso descubrir, que a quien hay que pedirle perdón no es a otra persona, sino a nosotros mismos, porque a veces hemos querido ser más estrictos o severos, de lo normal. Existen personas, entre ellas yo misma, que somos muy estrictos con nosotros mismos, hasta pasarnos de la raya, que se los digo yo, jajajajaj. Pero estamos a tiempo, siempre hay la posibilidad de empezar de nuevo, desde el punto en el que estamos y descubrir a ese compañero de viajes, que somos nosotros y nuestra alma.

Hagamos por tanto, las paces, con nuestro pasado, con nosotros mismos, si es menester, y empecemos un nuevo tipo de comunicación, más real, más auténtica, sin mentirnos, porque puede que en algún momento podamos engañar al otro, pero al que habita nuestra piel, no.

Dios bendiga nuestro camino y nos permita descubrir a los Maestros y/o personas que necesitamos para el tránsito de nuestra vida,


Mireya Pérez.





sábado, 4 de febrero de 2017

Manantiales de Armonías: La lucha contra el Cáncer... Un mal de nuestros ti...

Manantiales de Armonías: La lucha contra el Cáncer... Un mal de nuestros ti...: Hoy, 4 de Febrero, se conmemora el día Internacional contra el Cáncer. Las estadísticas dicen que el 50% de la poblac...

La lucha contra el Cáncer... Un mal de nuestros tiempos...










Hoy, 4 de Febrero, se conmemora el día Internacional contra el Cáncer. Las estadísticas dicen que el 50% de la población, sufrirá de cáncer en algún momento de su vida, y en las mujeres: Una de cada tres, tendrá cáncer.

Son números que agobian, que llaman a la reflexión, la de todos. A los que hemos tenido algún familiar cercano que lo haya padecido, no hay palabras con las cuales darles apoyo, pues su lucha y su dedicación, sólo la conocen aquellos que han estado en su piel... Yo lo he estado, pero hoy no quiero hablar de mí, sino de aquellos que están pasando ese trago amargo: luchar y vencer, cada día a la vez.

Según el tipo de cáncer, se están obteniendo grandes avances, por tanto, ante un diagnóstico, si éste es a tiempo, hay que enfrentarlo, confiar y darle cara. No hay forma de esconderlo debajo de la alfombra, no, sólo se puede hacer todo lo posible para ganar la batalla.

Lo bueno de todo, es que existe un ejército de científicos, médicos, personal sanitario y gente humana y  cercana, que los van a apoyar en cada trayecto del camino, además de instituciones y fundaciones, que apoyan no sólo al paciente, sino también a la familia. Por tanto, no pueden ni deben sentirse solos.

La actitud ante esa mala noticia, es un gran paso, pues dependiendo de la forma en que la persona lo tome, su curación será más cercana y pronta. He conocido a grandes luchadores, hombres y mujeres que no le dieron tregua, ni cuartel y que con valentía y coraje, enfrentaron y vencieron a ese enemigo.

Después de ese episodio, la vida de todos cambia, aunque no se den cuenta y surge un nuevo Yo, en cada uno de ellos, que les hace priorizar lo realmente importante: el día a día. Han aprendido que lo realmente significativo en sus vidas, son las personas que les quieren, la familia, los amigos, y que las otras cosas que se habían apoderado de ellos, sin saberlo, no tienen importancia. 

Nada de lo que poseen les seguirá en el último viaje, pero el amor y la comprensión, sí. Por ello atesoran hoy todas esas cosas y personas, que les hacen reconocer que son privilegiados y afortunados.

Un buen numero de estos pacientes necesitan no sólo apoyo familiar, a veces también necesitan el soporte de personas como Piscólogos oncológicos, Trabajadores Sociales, Fisioterapeutas oncológicos e intituciones que les brinden ese apoyo emocional, que no se les puede brindar desde las instituciones hospitalarias, aunque a decir verdad, el personal médico, enfermeras y auxiliares, suelen ser personas muy cercanas, humanas y afectuosas, capaces de dar, no sólo un abrazo, sino de enjugar las lágrimas del enfermo o del familiar, que se siente más allá de sus fuerzas.

El camino de esta enfermedad, independientemente del nombre que tenga, a veces es muy corto, pero otros, se alarga en el tiempo, y la persona librará una lucha gigantesca para sobrevivir. Ganará muchas peleas, perderá otras tantas, pero si cuenta con los medios, la familia y el entorno adecuado, no será una lucha ciega ni solitaria.

Digo en el enunciado, que el Cáncer es una enfermedad de nuestros tiempos, porque los médicos la asocian a cosas como el estrés, la alimentación inadecuada, y otros factores. Aunque antaño la gente moría de estas enfermedades, pero no se les conocía, como hoy, ni se llevaban las estadísticas.

Si algunos de ustedes están ante esta tesitura, va para ustedes mis palabras de aliento. Si necesitan apoyo emocional, busquen en su comunidad, o ciudad, muy posiblemente tengan alguna Fundación o Asociación que les dé apoyo, guía o sirva de inspiración. No crean que están sólos, la ayuda está siempre mucho mas cerca de lo que imaginan.

Además pueden encontrar en los libros, a grandes aliados, que los motivaran y les darán herramientas emocionales para combatir y seguir adelante. Por supuesto que el mejor aliado en estas y todas las situaciones, está en la Oración, cuando oramos perdemos el sentido de soledad, y nos inunda la paz y la serenidad que necesitan para transitar esa parte del camino que parece tan cuesta arriba, pero no deben de perder la Fe, al contrario, deben Confiar en que siempre sus oraciones serán escuchadas y que Dios, en su infinita misericordia, pondrá en sus vidas, la persona o personas que puedan darle apoyo, amistad, tiempo y consuelo en la horas bajas.

Para los enfermos, sus familias y amigos, mis palabras de apoyo, mi solidaridad y mis oraciones. Dios los bendiga y les de la fuerza y el empuje para luchar y vencer.

Un abrazo grande de corazón a corazón.

Mireya Pérez

jueves, 2 de febrero de 2017

Manantiales de Armonías: Una tarde maravillosa con una de mis lectoras...

Manantiales de Armonías: Una tarde maravillosa con una de mis lectoras...: Una de las cosas más bonitas que le puede pasar a una persona como yo, que no es conocida en el mundo  editorial, es el tomar contacto...

Una tarde maravillosa con una de mis lectoras...




Una de las cosas más bonitas que le puede pasar a una persona como yo, que no es conocida en el mundo editorial, es el tomar contacto con alguien que está leyendo tu libro ¨Princesa y su Mundo, las aventuras de una perrita mestiza¨

Lo mejor de todo, son los comentarios que esta amiga me ha hecho sobre la reacción de sus alumnos, niños de cinco años, que estudian en una escuela rural. Ha sido en realidad mágico!!!

Mi amiga y yo nos encontramos en una cafetería, yo estaba expectante, por saber qué le había parecido el libro, pues lo había comprado antes de Navidades y no habíamos tenido tiempo, ninguna de las dos, para hacer este acto tan sencillo y humano como el sentarnos en una cafetería calientitas, pues afuera hacía 8ºC y un viento y una llovizna que ¨no moja pero empapa¨, jajaj.

Quienes me conocen saben, que a veces, hago montones de preguntas, producto de mi ansiedad, por conocer cosas, jajaja. Pero me comedí, jajaja.

Mi amiga me contó, que lejos de leerlo ella sola, había decidido leérselo a su alumnos, una vez a la semana, en ¨su momento mágico¨y que los niños están emocionados con el libro y con la perrita, por supuesto que ella tenía muchas preguntas que hacerme, seguramente, parte de las que los niños tienen...

- ¿ Las aventuras de Princesa son ciertas?...

_ Sí, es una perrita que adoptamos en un refugio de animales en la isla donde vivimos, y fué ella la que nos escogió a nosotros, pues al ir al coche con los dos cachorros, la perra saltó al interior de nuestro coche y a los brazos de mi marido, sin darle tiempo a ver al otro cachorro, su hermano, jajajaj.

- ¿ Las cosas que pasan las hace Princesa?-

_ Uff y muchas más, jajajaja_

Y le conté una de las cientos de anécdotas de estos días, cuando Princesa notó que yo estaba triste. Pues se levantó de mi regazo, se puso en sus cuatro patas, afincadas en mis piernas y me miró a la cara, con tal concentración y gesto de sus cejas y movimiento de orejas, que me dió por reír hasta las lágrimas, ahora de alegría, porque esa loquita que es mi compañera de piso y vida, me estaba diciendo, sin que yo lo entendiera, que no tenía razón para estar triste...

Por supuesto, me la comí a besos y arrumacos...

Cuando ví el rostro de mi amiga, se había puesto roja, como lo hago yo, y tenía lágrimas en sus ojos, a duras penas, controladas. Nos agarramos de las manos sobre la mesa, y sonreímos por el momento compartido.

A las personas sensibles y amorosas, se les conoce con sólo mirarlas a los ojos, y ella y yo, cuando nos conocimos hace unos cinco meses, en la fisioterapia, hicimos desde el principio muy buenas migas, ahora somos amigas, y es muy grato tener en mi vida a una persona que hace, lo que yo hice al principio de mi vida, como auxiliar de preescolar y luego maestra.

Me imaginé a los niños sentados en un círculo, con ella leyendo y haciendo la voz de Princesa, en el libro y la emoción de los niños que ahora quieren conocer más cosas de mi perrita feliz.

Uno de los niños vive en una granja y siempre habla de los animales de la misma, pero ahora está emocionado por contarle a sus amigos del descubrimiento de esta perrita mía, que ahora forma parte de su universo mágico. 

Me he ofrecido, si la directora del centro lo considera oportuno, a visitarlas para darles  una pequeña charla a los niños y contarles cómo surgió la idea de escribir este libro, cómo es Princesa en la vida real, sus anécdotas, que son muchas y leerles quizás algún trozo del libro. Espero que me digan que sí, para preparar el material, y llevarles imágenes de Princesa. Lo malo es que no la puedo llevar conmigo, pues le aterran los coches, es algo que no ha podido superar nunca, jajaja. será porque lo asocia a las visitas al veterinario, donde le ponen las vacunas, jajaja.

Para mí ha sido una gran alegría, esta tarde con mi amiga, ya que no sólo hemos estado juntas y compartir una tarde, sino que además, me ha comentado los sentimientos y alegrías de los niños que están ansiosos por continuar conociendo las aventuras de Princesa:  se han reído, se les han escapado alguna que otra lágrima, y que incluso le han dado ganas de tener una mascota. Yo me alegro mucho, porque de alguna manera, poco a poco, el mensaje de amor que nos trae Princesa y su Mundo, va calando en la gente y aunque sea de boca en boca, ella va inundando de amor y optimismo, a todos los que llegan a ser parte de su universo único y maravilloso.

No me queda otra cosa más que agradecer a mi amiga y a los niños, por este regalo, el saber que Princesa, quedará entre sus recuerdos de la infancia, y si alguna vez, ven el libro en alguna librería, lo agarrarán y recordarán con amor, esos días de escuela, donde su amorosa maestra les contó Princesa y su Mundo, las aventuras de una perrita mestiza¨

Dios nos bendiga a todos y cada uno de nosotros y a Princesa por ser la musa de este libro lleno de amor, contado a ¨cuatro patitas¨.

Mireya Pérez



P.D. Si quieren el libro, pueden solicitarlo en España, en las librerías de la Casa del Libro, en las librerías FNAC, y en el Corte Inglés o en Agapea, si están en Canarias . A los demás, por Amazon.

Libro: Princesa y su Mundo, las aventuras de una perrita mestiza. Editorial Pinguin Random House, Barcelona, España, abril 2016. 
Autor: Mariela Pérez Galván. 
ISBN:Tapa blanda:978-8-4911-2431-3
         Libro electrónico:978-8-4911-2432-0