A los compañeros del tren especial que es nuestra vida

lunes, 16 de enero de 2017

Manantiales de Armonías: Las alas del alma...

Manantiales de Armonías: Las alas del alma...: Desde siempre me ha maravillado ese poder que tiene nuestro espíritu de lanzarse en pos de los sueños, de las alegrías, de los sueños, ...

Las alas del alma...


Desde siempre me ha maravillado ese poder que tiene nuestro espíritu de lanzarse en pos de los sueños, de las alegrías, de los sueños, de todo lo que nos abarca, o de aquello que suponemos que existe, aunque nunca lo hayamos visto con antelación.

Es la parte mágica de nuestro ser, la imaginación y la ensoñación, que a veces puede trocarse en locura, cuando la mente es frágil o susceptible y otras, gracias a su fortaleza, aguanta los ramalazos del viento y de las borrascas que suelen cruzan nuestro momento o nuestra vida.

Cuando hago un remix de todo lo vivido, siento que a veces mi alma se comporta como un anciano, otras en cambio es casi una adolescente que cruza el charco, salta sobre las piedras y ríe y lanza al viento su descarada sonrisa de ser libre y feliz; otras, a veces, está triste y desolada, y busca ese rincón donde esconderse y acurrucarse, para recomponer los pedazos de cristal de algunos sueños, que se han roto en mil pedazos, pero que sólo son una parte ínfima de su ser. Pues cuando el tiempo así lo estime, volverá a sonreír, a soñar, a bailar, al son de una pieza clásica, de un vals o de un son, que sólo ella conoce e intuye...

Cuando se ha vivido, independientemente de la edad cronológica que tengamos, las vivencias y experiencias recibidas, han ido cincelando nuestro carácter y nuestro ser, dando forma al ser que somos, al alma que nos habita. Adicionalmente a ello tenemos, todo lo que hemos aprendido, y la forma en que nos hemos enfrentado ante la adversidad. Si la vida ha sido plana, casi sin sobresaltos, la persona que se enfrenta ante la adversidad, se revuelve sobre sí misma y lucha, de forma que su propio organismo se revela y aparecen enfermedades, que los médicos asocian a etapas de la vida que hay que ¨perdonar´o estructurar de nuevo.

Pero cuando aceptamos esas vivencias como ¨parte del paquete todo incluido de la vida¨, pareciera que, surgir de las cenizas es más fácil o llevadero o así lo piensan los que nos observan... No saben cuántas lágrimas, ni cuánta pena ha soportado nuestro corazón, ni cómo de repente, en el momento menos esperado, nos ha llegado un rayo de luz, y hemos vuelto a respirar, al principio con temor, luego con alegría y agradecimiento... Estamos ante una nueva oportunidad, la de volver a empezar, desde ese punto de partida, y miramos al horizonte, aunque quizás sin ver apenas, por la neblina del dolor, pero atisbando a lo lejos, alguna tenue figura que indica que hay algo más allá de este momento, que vale la pena vivir y experimentar.

La capacidad del ser humano, de reinventarse y de surgir de sus cenizas emocionales, es inherente a todos y cada uno de los seres humanos, pero es diferente en cada uno de nosotros. Algunos surgen con amargura y tratan de que, los que están a su alrededor sufran parte de lo que ellos han sufrido, y sin embargo hay otros, como es mi caso, en el que sólo queremos llevar parte de esa alegría que nos contiene, que ha perdonado y olvidado y que sólo quiere ver salir el sol y sonreír y respirar, porque hay un nuevo mañana, porque el sol ha entrado por la ventana de mi cuarto y me ha dicho, sin palabras: 

-¨Buenos días amiga, anda levántate que el día empieza¨ ....

Las experiencias de la vida, son eso, pequeñas lecciones que aprendemos, herramientas que necesitamos para desarrollarnos en un futuro que no conocemos, seremos alumnos y maestros, intercambiando papeles, dependiendo del aporte o el significado que tengan, aportarán conocimientos o seremos nosotros los que compartiremos parte de lo aprendido, y será maravilloso!!!.

No cabe el tratar de escabullirse, eso no está contemplado, ni es válido, el destino siempre nos alcanza, por más vueltas que demos o por mucho que tratemos de escondernos, si algo tiene que suceder, llegará en su momento y aprenderemos lo que tenga que enseñarnos, o ayudaremos si nuestro sino en ese momento es tender la mano y apoyar, que también es una parte de la experiencia humana de esa alma que nos habita.

Aunque yo a veces, también me he revelado, hoy con la experiencia de lo vivido, me doy cuenta de que nada ha sucedido porque sí, que cada episodio de mi vida, ha tenido una razón y un por qué, y que sólo debo confiar en que siempre ocurren cosas, porque las necesitamos para crecer, como almas que habitan un cuerpo humano, el mio, no el de otros.

Por tanto, debemos y tenemos la obligación de marcar la diferencia, no porque seamos importantes, no, es que debemos dar el testimonio de nuestra vida y de nuestra experiencia humana, a los nuestros, ya sean hijos, nietos, amigos, conocidos, etc.... No sabemos a ciencia cierta cuál es el camino, lo andamos con pasos cortos y serenos o a zancadas, largas y de prisa, cada quien a su ritmo, a su manera, pero es esa forma en que actuamos la que recordarán, los que nos conocen, cuando ya no estemos aquí...

Como siempre, planto cara y digo: Presente!.

Esta soy, he sido y seré...¿Me quieres?..Bien!....¿No?, pues vale..., esa es también una respuesta, pero yo sigo aquí, haciendo lo que creo que debo hacer, contribuyendo a sacar una sonrisa, a pensar o a meditar, pero consciente de que hay una razón y un por qué, y no me escondo ni me escabullo, eso no está contemplado....

Dios nos bendiga a todos y cada uno de nosotros.

Mireya Pérez


domingo, 15 de enero de 2017

Manantiales de Armonías: Mira a tu alrededor y verás cómo reflejas lo que l...

Manantiales de Armonías: Mira a tu alrededor y verás cómo reflejas lo que l...: ¿Alguna vez se han parado a pensar en lo que llevan por dentro?. En si están o no, conformes con lo que han logrado?, con la vida que h...

Mira a tu alrededor y verás cómo reflejas lo que llevas por dentro....


¿Alguna vez se han parado a pensar en lo que llevan por dentro?. En si están o no, conformes con lo que han logrado?, con la vida que han llevado?...

Muchos de nosotros lo hemos hecho y seguramente habremos respondido de muy diversas formas, por el echo simple de que cada uno de nosotros tiene una experiencia de vida, que los ha traído hasta aquí, a este momento concreto en que yo, escribo y desgrano mi alma y ustedes han abierto por casualidad o no, este blog, en esta mañana de domingo.

Cuando abro cada mañana mi página de Facebook, leo lo que mis amigos y conocidos han compartido o lo que han encontrado y han colgado en su muro, y encuentro siempre cosas muy interesantes, desde cómo arreglar un cajón de la peinadora , recetas de cocina, artículos de crecimiento personal y también notas de ¨despecho o desagravio¨, que reconozco nunca leo, pues me producen una profunda tristeza emocional, no por mi, sino por la persona que lo ha compartido. Es aquí, donde nos damos cuenta de lo que llevamos por dentro...

Por ello, hoy me voy a dirigir a las personas que lo han pasado mal, por diferentes motivos, y que no han logrado reconciliarse con ellos mismos, y digo esto, porque no soy ajena a esos sentimientos, yo también, en una parte de mi vida, estuve parada en ese abismo emocional, y lo pasé muy mal. Pero gracias a Dios, una tarde al salir del trabajo, pasé por una librería y encontré al Dr. Wayne Dyer y sus libros de auto ayuda. Literalmente me salvó la vida, me ayudó y aún hoy me ayuda a crecer, a evaluar y a sincronizar mis pensamientos y mi vida, con aquello que quiero crear en mi entorno.

Hoy les voy a recomendar un libro de él: El Poder de la Intención, Editorial Pinguin Random House, 2005, Barcelona, España.

Cuando pasamos por un bache emocional, bien sea porque hemos sufrido ¨una aparente traición¨, una frustración ante una falta de respuesta del exterior, cuando sentimos rabia con nosotros mismos porque ¨lo hemos vuelto a hacer¨, etc.... En realidad no estamos descargando nuestra frustración con los demás, les podría decir incluso que el ¨tercero o tercera¨ni se entera, somos nosotros los que en realidad estamos sufriendo y los que nos sentimos mal, porque estamos dejando que sentimientos de baja energía nos dominen: tristeza, ira, frustración, dolor, rabia e incluso sentimientos de venganza...

Si adicionalmente, les damos calor y combustible al buscar artículos que refuercen estos sentimientos, nos harán caer, cada vez más, en el más profundo de los abismos, el abismo emocional... 

Pero gracias a Dios, tenemos la posibilidad de resurgir de nuestras cenizas y de emprender el camino de nuestra propia auto realización o de nuestra salvación y curación emocional. ¿Cómo?... depende de cada quien: desde la ayuda profesional a través de un psicólogo, de un taller de emociones, un retiro espiritual, libros de autoayuda, e incluso la confesión con un sacerdote con el cual sintamos cierto grado de empatía. Las amigas o amigos también juegan un buen papel, siempre y cuando estén en armonía consigo mismos y no nos lleven más allá de nuestro propio desastre.

Así que, una vez que hemos reconocido el estado en qué nos sentimos o estamos, viene la parte de la acción, la primera y más importante es el Perdón, sí, así como lo leen, no les estoy engañando, necesitamos perdonar y ser perdonados, porque las situaciones no las crea un sólo individuo, generalmente intervienen más de uno, y si no tomamos conciencia de que debemos perdonarnos a nosotros mismos, por no haber tomado las decisiones adecuadas a tiempo, y perdonar al otro u otros, porque nos hicieron daño o les permitimos que lo hicieran, no vamos a superar este bache. 

Después de esta etapa viene una muy importante, que es analizar en qué momento de nuestras vidas estamos, dependiendo de nuestra formación profesional, de nuestra cultura, o de nuestro grado de evolución emocional... Podremos tomar diferentes caminos, aquí influye mucho el grado de conocimiento que tengamos de nosotros mismos, pues para cada quien existe un camino, que le llevará a su superación, pero con etapas diferentes, porque cada uno tiene sus propias lecciones que aprender y las herramientas que necesitarán, irán apareciendo, en la medida que emprendan el camino con conciencia de que éste y no otro, será el que mejor les conviene.

En el momento en que tomamos conciencia de los cambios que debemos realizar, notaremos con asombro, que nuestro entorno cambia, no porque los hayamos forzado a hacerlo, no, sino porque nosotros habremos cambiado. Notaremos con asombro de nuestra parte, que somos más acertivos, que ahora nos es más fácil decir lo que pensamos o sentimos y expresarlo en palabras que no brotan desde la rabia, sino desde la razón, desde el amor. El Ego, que nos atrapaba en su rabia y dolor, ha dejado paso al perdón y a la reconciliación con nosotros mismos, y eso amigos lectores es un gran paso, el mejor de todos, pues es el primero que los llevará a su serenidad emocional y a su paz interior. 

Una vez que comiencen, sentirán que ¨dar un paso atrás¨, es imposible, ya su alma no acepta otra cosa que no sea la paz y actuarán en consecuencia y su entorno, descubrirá a ese ¨nuevo yo¨que les habita, les respetará y aceptará e incluso se felicitarán de estar en vuestro mundo.

Sin embargo, esto no es fácil, requiere de mucha fuerza de voluntad, de entender que posiblemente necesitaban pasar por esa etapa de dolor, para crecer y evolucionar. Generalmente no uso la palabra ¨madurar¨, porque estando en la Universidad en aquel año de 1978, nuestra profesora de Microbiología nos dijo: Los seres humanos evolucionamos, en todos los planos, nunca maduramos, porque madurar significa llegar a una etapa en la cual, se pudren los alimentos, y nosotros somos seres humanos, por tanto, no podemos ni debemos pensar en pudrirnos, sino en evolucionar¨... Demás está decirles que me lo tomé muy en serio, jajajajaj.

Si dentro de tí sientes amor, sólo puedes proyectar eso a tu exterior. Por tanto, es muy importante lo que puedas lograr con tus emociones y con la evolución de tu espíritu. Mientras más logres cambiar al positivo, tu entorno externo también cambiará, y atraerás a tu vida, personas, situaciones y entornos propicios para tu superación emocional y física, sin apenas darte cuenta. La máxima que dice: ¨Más rápido se atrae a una mosca con miel que con vinagre..., es muy cierta. 

Cuando somos personas que irradiamos buenas vibras, armonía, paz, serenidad e incluso amor, la gente que nos rodea, sin saber a ciencia cierta por qué, se siente atraída hacia nosotros, y aunque después dejen de vernos por algún tiempo, siempre recordarán como cualidad predominante, nuestro buen carácter, nuestro don de gentes y hasta un no se qué, que acompaña a aquel que vive en paz consigo mismo y con su entorno.

Hoy les invito a reflejar en su entorno, el paisaje de un hermoso lugar capaz de reflejar su imagen en las aguas cristalinas de un lago: vuestra paz, vuestro amor, vuestra energía positiva, y si en algún momento hay una nube gris, sepan que el viento soplará y las llevará lejos para no perturbarles, el amor es la mejor cura para todos los males y no tiene que ser única y exclusivamente el amor de pareja, que también es bueno, me refiero al amor a gran escala, por todo y para todos.

Dios nos bendiga a todos y cada uno de nosotros.



sábado, 14 de enero de 2017

Manantiales de Armonías: Había una vez...en un mundo muy lejano...

Manantiales de Armonías: Había una vez...en un mundo muy lejano...: Así empiezan muchos de los cuentos que leía de niña, esa niña, que un buen día descubrió que existía una voz, dentro de ella, que e...

Había una vez...en un mundo muy lejano...







Así empiezan muchos de los cuentos que leía de niña, esa niña, que un buen día descubrió que existía una voz, dentro de ella, que escuchaba y sentía, que soñaba y reía, que quería escribir, traducir en palabras, todas las ideas que la habitaban... Pero tuvo que esperar que los años, que el tiempo, le diera ¨permiso¨para escribir, para soñar, para plasmar en palabras, los cientos de imágenes y sueños, que envolvían su mirada, su mente y su alma...

Pero gracias a Dios, no hay límite ni tiempo para el que espera, para el soñador, salvo que alguien, con ¨buena intención¨, quiera ponerles amarras, sin entender, que es imposible..., que las amarras sólo funcionan por un lapso de tiempo muy corto, porque el alma, cual mariposa, vuela en espirales y ayudada por el viento se traslada más allá de los muros, que alguna vez le fueron impuestos...

Para el que escribe, las palabras emergen desde un lugar mágico, inexistente, sólo y único, claro y diáfano, sólo sabe que necesita fluir, que necesita expresarse, que cual ninfa en el lago, se asoma al crisol de la mirada, al espejo de su alma y gira y danza, con la brisa, con las sonrisas, con las lágrimas, cuando han estado represadas, pero sin dolor, diría que, con alivio, de estar por fin libres, al son de su propia música, la que le habita, la que inunda sus sueños, y sus latidos, y danza dando giros, piruetas y saltos flexibles y únicos, como sólo las hadas pueden hacerlo...

_ ¿Hacia dónde van tus sueños?... 

_ No lo sé, dice la ninfa... y revolotea feliz de estar en ese mundo mágico y hermoso...

Danza y danza. escuchando la brisa entre los sauces, el ligero aleteo del colibrí que liba la miel de las flores, que inundan el mágico jardín de los sueños, y en las noches, cuando las luciérnagas emergen para danzar en busca de pareja, miles de pequeñas luces fosforescentes, llenan de mágica luz cada uno de los rincones de ese hermoso lugar y hasta los grillos y ranas parecen componer una mágica sinfonía de hermosos acordes... La naturaleza, en toda sus formas y expresiones, murmuran y cantan, al son de la brisa, del arroyo, del rocío, que baña las flores al amanecer, y es fantástico y único...

Así me siento yo, muchas veces, y sonrío de alegría y gratitud, porque entre los dones que nos han repartido, a mi me tocó el de ¨soñar¨y ¨plasmar en palabras¨los sueños...

Seguramente tendré que ensayar muchas veces, corregir miles, pero seguiré intentándolo, seguiré buscando en ese mundo especial de las palabras, la expresión de esos otros mundos, que emergen de los libros, mis amigos, mis compañeros de viaje, mis maestros especiales...

Ahora puedo, ahora es el momento, no antes, ni después, sólo el ahora, del que estoy plena y consciente, las palabras y yo, danzando en giros y piruetas, plasmando en blanco y negro las notas de colores de esos mundos amados y soñados. donde habitan las hadas, donde habitan los sueños, donde habitan y coexisten la mujer y la madre, la abuela y la joven, la niña y las estrellas...

Hoy,  mi mundo mágico se ha asomado a la ventana de vuestro ordenador, para decirles que están aquí, que viven y se expresan de formas singulares, pero que tienen sus motivos, sus razones, sus locuras sanas y alegres. Que quieren seguir expresando, como saben, como han aprendido, como aprenderán... Pero siempre desde el lado más hermoso de la vida, que es el amor y la comprensión, del afecto y el respeto, de los sueños y la realidad...

Dios nos bendiga a todos y cada uno de nosotros.

Mireya Pérez


viernes, 13 de enero de 2017

Manantiales de Armonías: Cerrar etapas...sobre todo aquellas que nos produc...

Manantiales de Armonías: Cerrar etapas...sobre todo aquellas que nos produc...: La memoria de los seres humanos es diversa, única y maravillosa... para lo bueno y también para lo no tan bueno. Hago e...

Cerrar etapas...sobre todo aquellas que nos producen dolor...










La memoria de los seres humanos es diversa, única y maravillosa... para lo bueno y también para lo no tan bueno. Hago esta acotación porque a veces la memoria nos hace malas pasadas, e incluso personas a quienes respetamos, amamos, consideramos amigos y cercanos, a veces, sin querer o queriendo, nos la juegan... No con alevosía, sino con ¨buena Fe¨, se los digo con conocimiento de causa y de efecto... jajajaja.

Las personas que me conocen de ¨toda la vida¨saben y hacen comentarios al respecto, que mi ¨memoria es a prueba de bala explosiva, jajajaja. En realidad es muy buena para el pasado, pero ahora con la ¨experiencia de vida¨, se ha vuelto selectiva, y borra inmediatamente lo que ella considera que va a ocupar espacio en mi cerebro y que no tiene razón de ser, y lo hace en fracciones de segundos... jajaja y no es efecto del ¨primo alemán¨...jajajaj. No, es que desde hace algún tiempo a esta parte, me dí cuenta y resolví, con honestidad y sinceridad conmigo misma, desechar aquello que no me va a ser útil para mi vida emocional y espiritual. Por tanto, olvido los agravios, olvido las pesadillas, olvido o relego al final de mis recuerdos, aquello que pueda causarme dolor, tristeza o desgarros emocionales.

No me he vuelto insensible, al contrario, pero no quiero tener malos recuerdos, extraigo de las situaciones, aún aquellas que me han causado dolor profundo, el aprendizaje que trajo con ellas, y lo demás lo envío al cajón del Perdón, y de ahí al Olvido...

Por supuesto que, hay situaciones, como las ausencias de seres queridos, que nunca pasarán por este proceso, porque a ellos me unen: mi amor hacia ellos y el amor y el afecto que ellos me dieron o me brindaron en su momento. No sólo a mi familia, también a amigos, padres o familiares de amigos, que sentí como propios, y ellos lo saben.

El cerrar etapas, para cualquier ser humano significa elaborar un Duelo, e independientemente de las etapas que lo conforman, está el hecho de cómo lo enfrentamos, ahí reside el que podamos o no, cerrar ese capítulo y abrir las puertas a la serenidad, a la paz y a la conciliación con nosotros mismos.

Este año 2016, que recién hemos pasado, significó en mi vida, el ¨adiós¨definitivo a una etapa de mi vida: dos de las personas que más he amado, partieron, y por primera vez en mis 61 años, ninguno de los dos podía ya decirme cómo o no, podía hacer las cosas, si les parecía bien, si me apoyaban o si por el contrario, estaban en desacuerdo. Los dos me moldearon a su manera, como hija, como esposa y como madre. Pero también ha habido trabajo interno de mi parte, mucho en realidad, pero lo hayan querido o no, soy la expresión de ese compartir por tantos años de mi vida, mi vida, con ellos. Y estas Navidades lloré... montones de veces... y quizás lo siga haciendo, pero ya no con desgarro, lo hago con tranquilidad, con agradecimiento, con humildad, con serenidad. 

Confieso que no había llorado antes, me había mantenido ´estoica¨durante casi doce meses. pero la ¨represa emocional¨ que me contenía, se resquebrajó y me ha permitido drenar y curar las heridas emocionales, que estas ausencias han dejado en mi vida. Adoraba a mi madre y la sigo amando, nunca la olvidaré. Y de mi esposo, ¡qué no podré decir de él!.... ¨mi mejor amigo...¨. Sé que pasarán los años, yo habré recorrido X número de años sin ellos, pero siempre estarán ahí, en mis recuerdos, en mis añoranzas, en el lugar que ocupan mis afectos más profundos, los míos, únicos e irrepetibles.

Esa compuerta emocional se está cerrando, es inevitable, siempre estarán ahí, pero el tiempo, que es muy sabio, te da las herramientas o te las va presentando, en la medida que las necesitas, para ir curando las heridas, para aceptar las leyes de la vida, para entender que la vida continúa, que el camino sigue, que tenemos una responsabilidad para con nosotros mismos: de caminar, de vivir y de aceptar lo que la vida nos tiene deparado, es así, y no puedo más que aceptar y respirar de nuevo, con madurez, con tranquilidad y con Fe en el mañana, sin tener conciencia cierta de lo que ese mañana traerá a mi vida, pero agradecida de los ángeles que me acompañan, de los que llegarán y también de aquellos que en algún momento, como yo misma lo haré, partirán en ese viaje que todos emprendemos tarde o temprano. Sin embargo, lo más importante de todo es que, ese capítulo lo cerremos con amor y agradecimiento.

Si les dijera que cerrar capítulos de vida es fácil, les mentiría. No lo es, para nada. Sobre todo, cuando esas heridas ocurren en niveles emocionales muy profundos. A veces, es necesario la ayuda de profesionales como Psicólogos o Psiquiatras, para que nos den ese empuje necesario, para escuchen al ¨niño¨, al ädulto¨y al änciano¨que nos habita, aunque les parezca contradictorio o extraño, porque el luto o el duelo se ve de forma diferente, si la parte que nos ha trastocado incluye al niño, que nos habita, aunque nunca aparezca, o si sólo asoma en las rabietas que algunos adultos expresan, que nos dejan atónitos, y extrañados. Pero esas cosas ocurren, que yo lo he visto, que no me lo contaron...

En mi caso, mi alma, lo analiza todo, lo desgrana todo, y eso también es contraproducente... Lo ideal es buscar el equilibrio, y es en esa búsqueda del equilibrio emocional, en donde debemos trabajar cada uno de nosotros. 

Ningún ser humano es igual a otro, somos diversos, únicos e irrepetibles, por ello, nuestras reacciones también lo son, y lo que es bueno para unos, quizás no sea tan productivo para otros. Lo racional es entender y aceptar al otro, su manera de enfrentar los problemas, el cómo y cuándo elabora sus duelos, y si no nos lo piden, estar simplemente ahí... En el momento que haga falta, esas personas, si nos necesitan o si los necesitamos, les dejaremos llegar las señales para que puedan acudir o venir a nuestro auxilio, porque en nuestro fuero interno sabemos, aunque no lo digamos en voz alta, que ustedes o ellos están siempre ahí, esperando el momento oportuno, para prestar su apoyo, su palabra de aliento o su hombro para llorar. 

Cada cosa a su tiempo, el de cada quien, pues nadie es igual, ni se enfrenta por igual a la adversidad, ni siquiera cuando compartimos lazos sanguíneos.

Hoy  sólo me resta darles las gracias, a mis lectores, a mis amigos y amigas, a mi familia, a la gente que quiero, porque han sabido respetar mis tiempos y mi espacio, y eso es realmente importante. Espero a mi vez, que yo también haya respetado el vuestro.

Dios nos bendiga todos y cada uno de nuestros días.

Mireya Pérez


jueves, 12 de enero de 2017

Manantiales de Armonías: Con una mirada...

Manantiales de Armonías: Con una mirada...: Muchos habrán escuchado la expresión: - Si las miradas mataran... Pero las miradas también pueden expresar cientos de...

Con una mirada...







Muchos habrán escuchado la expresión:

- Si las miradas mataran...

Pero las miradas también pueden expresar cientos de miles de expresiones que acompañan al rostro de quien las emite. se puede mirar con amor, con embeleso, con ensoñación, con melancolía, con tristeza, con ansiedad, con pena, con tristeza profunda, con desinterés, con sarcasmo... y pare de contar...

A veces las miradas van acompañadas de palabras, pero también pueden hacerse en silencio, y es ahí donde las miradas llegan a su máxima expresión, pues son los ojos del alma, los que se asoman a esas ventanas para dar el mensaje.

Cuando las personas tienen ojos claros, es mucho más fácil entender lo que nos dicen, pues sus pupilas les delatan, jugando a dilatarse o contraerse, dependiendo del estado de ánimo de su dueño, pero cuando se trata de ojos negros u oscuros, ¿ qué hacemos?.... jajajaja... 

Pues nada amigos lectores, en esos casos habrá que agudizar el ingenio, y observar otras señales en el rostro que suelen acompañar todos y cada uno de los gestos, muecas o sonrisas que conforman el cuadro completo, como si viéramos el cuadro de la Mona Lisa, enigmática y seductora... 

Así son muchos de los seres humanos que he conocido en mi vida, gente que sin saber bien el por qué te llegan al alma, sin haberles conocido antes, como también la ¨repulsión electrostática¨, que muy a mi pesar he sentido al conocer a alguien, y con el tiempo, mi humanidad, como siempre, me señaló que no estaba errada, jejeje, cosas de esta alma mía tan trabajadora y analítica.

Cuando se trabaja con seres humanos, bien sea porque somos educadores, o cuando prestamos servicio de atención al cliente, se llegan a evaluar muchas cosas en una conversación, y entran en juego signos, que de otra manera hubieran seguido sin descubrir o llamar la atención:
  • Si queremos saber si una persona se cuida, es aseada o pulcra, basta con ver sus zapatos, el cuello de su camisa, las manos y por último su sonrisa y su mirada. No me basta con que la persona parezca eficiente, esos pequeños detalles me demuestran si tiene atención a los detalles o si se escurre por la tangente. 
Quizás me digan que si es hombre, ellos no se preocupan, ¡Falso!. Los hombres que les gusta estar arreglados, aunque no tengan una pareja o esposa que los cuide, a la vieja usanza, yo entre ellas, jajaja. Se cuidan, llevan los trajes y las camisas, si hace falta, a la tintorería o lavandería, pulen sus zapatos y siempre usan algún tipo de colonia, que los caracteriza, y eso ¨enamora en el buen sentido¨. Para mí es un indicativo de seguridad en sí mismos y de atención a los detalles, aunque no sea el hombre más atractivo del mundo, pero será y parecerá un caballero. ¡ Muy importante!!!.
  • La mirada es otro factor importante, si la persona te mira a los ojos durante la conversación, sabes que es una persona directa, y no le teme ni esconde la mirada, cuando su interlocutor lo mira también a los ojos. Para los educadores o conferencistas, es una técnica de atención, que hace sentir al auditorio, como si la charla fuera sólo para cada uno de ellos, independientemente de lo interesante o no del tema a tratar.
Personalmente desconfío de la gente que no me sostiene la mirada, no se trata de un puje por ver quién pestañea primero, sino de su veracidad y credibilidad. Mi madre siempre decía que se agarraba más rápido a un mentiroso que a un cojo, pues el cojo, sabe correr a pesar de su problema, pero el mentiroso, caerá más de una vez en su propia mentira.

  • Se puede desviar la mirada y de hecho lo hacemos casi todos, cuando buscamos en nuestros recuerdos, pero enseguida volvemos a mirar directamente a nuestro interlocutor, y si además logramos que la conversación sea amena, la persona se queda con las ganas de volver a conversar en otra oportunidad, y como persona que ha asistido a una entrevista, en más de una oportunidad, sé que eso abre puertas que desconocemos. 
No debemos desperdiciar esa oportunidad, porque dejar las ¨puertas abiertas¨es una buena técnica de conversación y de llevar a  cabo una entrevista o reunión. Es tan importante que, en algunas entrevistas donde el entrevistador tenía pensado hacer una ¨de cierre¨, donde se pensaba excluir diplomáticamente al candidato, ésta se revierte y se convierte en la invitación a una nueva entrevista, y eso hoy en día es muy importante.
  • Tan importante es la forma de mirar directamente a los ojos, como el que no miremos a otras partes del rostro, y mucho menos hacer gestos como humedecerse los labios, delante del entrevistador ....He visto, incluso a políticos hacerlo, sin darse cuenta, y ¨el macho hispano-caribeño¨ que lleva por dentro, lo traiciona y se nota cómo ve en toda escoba con faldas, un objetivo de caza, eso amigos me saca de mis casillas!!! jajaja.
Yo llegué a ser, en el transcurso de mi carrera, un ejecutivo medio de una transnacional, y como tal, uno de mis objetivos era atender a clientes internos y externos, reclutar a posibles intermediarios, así como a posibles coordinadores de producción. Una vez me tocó entrevistar a un joven ejecutivo, no llegaría a los 40 años, era un hombre gentil, caballero, ¨bien plantado¨, o atractivo, jajajaja. pero hasta ahí llegó, pues lo primero que hizo, sin darse apenas cuenta, fue elogiar mi apariencia, si mi cuerpo fuera ¨una reja que protege un comercio¨, él más sordo de los seres humanos que conozcamos, habría escuchado caer ¨la Santamaría¨de mi mente. Trasss!!!.
Craso error, eso no lo pueden hacer, por más guapa, interesante o fascinante que sea la persona, y menos si no te han dado pie para ello.
No hace falta decirles que no le contraté, no pasó la criba de mi entrevista, por muy guapo y ¨pagado de sí mismo¨que fuera. El puesto al que él era candidato era para coordinador, no para ser gigoló o roba corazones, para eso lo podía hacer en sus ratos libres, pero nunca en mi equipo...
  • Por último y no menos importante es, que siempre se hable con la verdad, no importa si pensamos que al hablar con claridad podamos perder la oportunidad, al contrario, si el entrevistador o nuestro interlocutor siente que está ante una persona franca y sincera, será mucho más abierto. Incluso si la entrevista termina sin la apertura para otra entrevista, no significa un rechazo, sólo que ésta vez no teníamos el perfil que buscaban. Generalmente cuando se hace una buena entrevista, aunque no se logre el puesto, quizás se presente en el futuro otra oportunidad y el entrevistador recuerde aquella otra hecha tiempo atrás, y quizás, a la ¨tercera va la vencida¨, les ocurra como a mí, en la tercera entrevista logré el puesto para el que no había hecho mi presentación...
Ser honestos consigo mismos y con los demás, quizás no nos abran todas las puertas que queramos, pero sí las adecuadas.

A veces las cosas no se dan en el momento que esperamos, pero si algo he aprendido a lo largo de mi vida es que, si aquello que anhelamos es para nosotros, se dará en el momento ¨perfecto y adecuado¨, no en el que queríamos, sino en el que ¨debe ser¨. Después, con el tiempo, nos daremos cuenta de qué variables se dieron para que las cosas fluyeran y se dieran como fué, eso es lo realmente importante.

Queridos míos, este post de Hoy, va dirigido a aprender a ¨mirar¨con el alma en los ojos, con la honestidad como bandera, sin temor a ser maltratados o mal interpretados.

Una mirada puede abrir  cientos de puertas, pero también puede cerrar, incluso aquellas que todavía no se habían abierto. Cuiden sus gestos, mírense en el espejo y ensayen diferentes miradas, y sobre todo aquellas que ustedes saben hacer en ¨momentos peculiares¨, sí, esas mismas, jajajaj. Guardenla para los momentos precisos, para la persona adecuada, no para todos, esa es especial...

Dios los bendiga y nos bendiga. 

Mil gracias, porque hoy hemos llegado a las 55.000 páginas leídas, y se los debo a ustedes. Un abrazo grande de corazón a corazón.

Mireya Pérez


Nota: este vídeo intrumental me acompañó hoy mientras les escribía, y me sé todas las canciones, jajajaj, se nota que he vivido, jajajaj.