A los compañeros del tren especial que es nuestra vida

martes, 6 de diciembre de 2016

Manantiales de Armonías: No hay nada que no pueda lograr el Amor...

Manantiales de Armonías: No hay nada que no pueda lograr el Amor...: Cuando hablamos del Amor, generalmente la gente  piensa , de forma, por demás automática, en las parejas de jóvenes, que un día se ena...

No hay nada que no pueda lograr el Amor...


Cuando hablamos del Amor, generalmente la gente piensa, de forma, por demás automática, en las parejas de jóvenes, que un día se enamoran y se unen para ser felices, por siempre jamás!..., como en los cuentos que leía de niña... No está mal, pero no hablo del Amor de juventud, sino del Amor en el más amplio sentido de la palabra, que aborda no sólo el amor o los sentimientos que podamos albergar hacia una pareja, sino hacia todo lo que nos rodea, para lo cual no se necesita más que un corazón que vibre y se sienta cómodo en su piel, y que sea capaz de expresar sus sentimientos hacia lo que le rodea de una forma clara y diáfana...

Amar implica no tener sentimientos negativos. Para el que Ama, no existen ni las envidias, ni los deseos mal sanos, ni la rabia, ni la incertidumbre..., Amar implica confiar con los ojos cerrados, en poderse dejar caer hacia atrás, a lo desconocido, sin miedo a caerse o hacerse daño, porque a nuestras espaldas existen, sin que lo notemos, cientos de personas que a su vez nos aman y nos comprenden; que estando aún en silencio, conocemos y sentimos su presencia, aún cuando estén separados de nosotros por miles de kilómetros. Sin embargo hoy, gracias a las tecnología, estamos a distancia de un click de ordenador, de móvil o de tablets, y pare de contar. La soledad, la inquietud, el desasosiego, desaparece al sólo sentir que estamos conectados, por algo tan intangible y sin poder medir o cuantificar, como el Amor a gran escala.

No voy a negar que existan momentos en que una persona pueda llegar a pensar que está drástica mente sola, pero no es cierto, por ejemplo: ¿No les ha pasado que estáis acostumbrados a ver el ordenador y mirar los movimientos o comentarios de vuestros amigos y familiares, y de repente notáis que hay uno de ellos que hace tiempo no se conecta, y se preocupan, y tratan de contactarle y cuando no lo logran, piden auxilio a otra persona que también le conoce y pide que le llamen o se acerquen a su casa a ver qué le ha pasado?. A mi me ha pasado muchas veces, pues tengo amigas y amigos que como yo, viven solos, acompañados a veces sólo por una mascota, que por más amor que les una a ese animal, no puede lanzar una llamada de auxilio, y cuando por fin tienen noticias de ese amigo o amiga, compañera de desvelos, respiran aliviados, porque a lo mejor se le dañó el ordenador, se fue de viaje o se sentía enfermo... pero nuestro Amor voló en alas del viento y trató de llegar para decirle que estás ahí, que no está sola o solo, que tu comprensión, amistad y afecto está siempre a su lado...

Esa es una de la formas en que expresamos Amor por los demás. Lo es también cuando como madres, esposas, hermanas o amigas, no nos olvidamos de un aniversario o cumpleaños, y aunque sea por mensaje de texto, le hacemos llegar nuestro recuerdo y afecto...La mujer que cuida a su familia, también tiene diferentes formas de expresar su amor, sin palabras, sólo por los detalles que realiza en aras de esa familia a la que ama con locura. Prepara el plato preferido del hijo o hija que va a venir a visitarles, pone flores y perfuma la casa, para que al llegar, se sienta realmente bienvenido, le hace el postre que está seguro añora y pone en su rostro la sonrisa de bienvenida más espectacular que ser humano pueda ofrecer, la sonrisa del Amor de una madre, de un padre, esposa, amiga o amigo. Cuando amamos a manos llenas, somos felices a través de la felicidad de los que consideramos nuestros, fruto y semilla de nuestro amor.

Si la Fe mueve montañas, el Amor lo cura todo... Cuando estamos enfermos, y nos faltan ya personas amadas, que han partido antes que nosotros, añoramos los pequeños grandes detalles de Amor, que esas personas nos daban, sólo por el hecho de que una de las maneras de expresar su amor por nosotros, se delataba en la forma en cómo nos cuidaban... Añoro en especial, las manos de mi madre, que acariciaba con ternura mi cabeza, apoyada en su regazo; mi esposo, que a pesar de sus limitaciones físicas, me preparaba una limonada, aunque después yo tuviera que ir a la cocina, porque él no podía dármela y su confianza ciega en que con estas medicinas, yo me sanaría....

Podría darles cientos y cientos de ejemplos, sobre las formas en que de una manera u otra, los seres humanos demostramos nuestro Amor hacia los demás, ya fueran propios o extraños. Cuando amamos a manos llenas, no hacemos distingo de clase, razón social, tipo de relación o qué se yo, sólo sabemos retribuir con más amor, el que hemos recibido.

Por ello Hoy, hago un homenaje por ese sentimiento humano que nos distingue de los demás seres vivos que habitamos este planeta azul que llamamos Tierra. El Amor es la medicina para grandes males, emocionales o físicos, no cuesta nada, es inagotable, siempre hay más desde donde procede y nunca se agota. 

Pero ojo!!!, también hay que cuidarlo, porque las malas acciones, los malentendidos, los celos desbocados, las palabras disonantes y el mal trato, puede hacer que el amor se cobije en sí mismo, se aísle, o se vaya muriendo poco a poco, como las flores que una vez cortadas, empiezan a languidecer hasta morir. A veces, nos encontramos con personas que son muy buenas para recibir, pero no para dar, y cuando dejan de percibir el afecto, se vuelven violentas y peligrosas, sin entender que el que les ha amado, ha perdido las fuerzas, y languidece sin remedio, en la noche oscura del dolor...

Brindo hoy y levanto mi copa por el Amor en gran escala, por los afortunados que pueden amar y ser amados, por los que lo hacen, sin importar razones, y por aquellos que quizás tengan que aprender a amar, aunque nadie se los haya enseñado... La vida es así...

Dios nos bendiga a todos y cada uno de nosotros.

Mireya Pérez.



lunes, 5 de diciembre de 2016

Manantiales de Armonías: Reza... aunque a veces creas que no te escucha.......

Manantiales de Armonías: Reza... aunque a veces creas que no te escucha.......: Para las personas que profesan una religión, independientemente del nombre que tenga esa Fe, el rezar simboliza su co...

Reza... aunque a veces creas que no te escucha....











Para las personas que profesan una religión, independientemente del nombre que tenga esa Fe, el rezar simboliza su conexión con ese Dios al que dirigen sus plegarias. ese Dios al que se aferran en las horas bajas, y al que dán las gracias cuando sus temores se disipan.

Desde niños, nuestras madres o familiares nos han enseñado a rezar, siendo las primeras oraciones que aprendemos, aquellas que siempre guardamos en nuestro corazón, las que acuden a nuestra memoria con imágenes nítidas que casi podemos ver ante nuestros ojos, como aquella primera vez...

Tuve la suerte de nacer en un hogar muy católico, mi padre era cofrade del Cristo de la Buena Muerte, en su Andalucía natal, hay fotos de él vestido con su traje blanco y su capirote, junto a un nutrido grupo de cofrades que acompañaban cada Madrugá al Santísimo, igual haría al emigrar a América, junto al Nazareno de San Pablo, del que fue devoto hasta su último suspiro...
Quedan, por supuesto en mis retinas, esa imágenes, pero también otras, donde de rodillas y con los brazos en cruz, mis madres del colegio La Consolación de Caracas, rezaban, mientras estaban ajenas a que una niña curiosa las miraba, jajaja, por supuesto que era yo, jajajaj

Desde niña aprendí que, al rezar, no sólo me comunicaba con Dios, sino que también, cuando tenía pesadillas o miedo a algo, el rezar me daba calma y serenidad, y desde el momento en que sólo pensaba en Dios, el miedo se disipaba y respiraba tranquila, pues mi ángel de la guarda me acompañaba y mi Fe me hacía sentir fuerte. También aprendí que, por muy duro que fuera el momento o circunstancias que afrontaba, todo pasaba y gracias a la oración jamás me he sentido sola...

Puede que para algunos sean cosas de niña, o de ¨madurita soñadora¨, no, la Fe es algo mucho más serio de lo que puedan imaginar, en primer lugar, porque mis sentimientos como hija de Dios, no perjudican a nadie. En segundo lugar, respeto a aquel que se auto define como agnóstico, como no creyente, pero no comparto sus razones, sin embargo, espero que respeten las mías. Porque en las relaciones interpersonales debe haber y reinar el respeto mutuo, yo así lo hago. No estoy ciega ni sorda y sé que muchas veces, aunque me agarre a mi Fe, las cosas no salen como las esperaba, quizás porque no supe pedir, o porque simplemente aquello que pedía, no era para mí, o no le convenía a mi alma, pues siempre prevalece la voluntad de Dios, aunque a veces, como humana que soy, no entienda sus razones....

¿Significa entonces que si Dios no me concede lo que pido, dejaré yo de rezar?. No, porque mi visión de Dios es el de una padre amoroso que cuida y protege de sus hijos, pero a veces, lo que creemos que es mejor para nosotros, no lo es, y por ello las situaciones o soluciones, no se dan como esperábamos. Nuestra fe tampoco puede ser un: ¨Si me das esto, yo creo, si no, no creo¨, eso no es Fe, es capricho, que está muy lejos de ser Fe.

Con el tiempo aprendí a Confiar en Dios, a dejar en sus manos, aquello que no puedo solucionar, cuando yo ya he agotado todas las instancias a las que tenía o debía acudir, al final, siempre se hará la voluntad de Dios y mi sentimiento de Fe absoluta me dice, que siempre ocurre lo que era mejor.

Eso no quiere decir que, de vez en cuando no me revele, que sí lo hago, al fin y al cabo soy de carne y hueso, pero no por ello, voy a renegar de mi Fe. Al contrario, cuando las cosas se han puesto patas arriba y creía que ya no podía sufrir más o tener más angustias..., de repente, todo se ponía en su lugar y la solución aparecía a la vuelta de la esquina, con una llamada telefónica, o a través de algún otro medio, no específico. Y lo he aceptado como la ¨respuesta a mis plegarias¨.

Por ello, invito a los que me leen, que independientemente de la religión que profesen, se comuniquen con su Dios, no importa el nombre que le den, la comunión de cada alma con su creador, da paz, da serenidad, consuelo, compañía, pues jamás existe el sentimiento de soledad, cuando  confías en El, de alguna manera, te hace saber que está ahí, que el consuelo y la paz, está contigo, y siempre lo estará...

Todos los grandes pensadores de la historia, incluso aquellos que se auto proclamaban como no creyentes, en algún momento han dirigido una oración al que está allá arriba, para su sorpresa, quizás, pero lo han hecho, así fuera un Dios mío!. Muchos de los autores que he seguido a lo largo de mi vida, me han demostrado que, aún en el final de sus días, la Fe, los ha acompañado y no han renegado de ella. Entonces por qué nosotros no vamos a tener Fe?.

Comparto al final de este escrito una de las oraciones que rezábamos en la capilla de nuestro colegio, arrodilladas frente a la Santísima Virgen: el Dios te Salve.

Dios te Salve, Reina y Madre
 de misericordia,
vida y dulzura, 
y esperanza nuestra
Dios te Salve, a tí llamamos
Los desterrados, hijos de Eva
a tí suspiramos gimiendo y llorando 
en este valle de lágrimas
Ea, pues Señora, abogada nuestra
vuelve a nosotros, esos tus ojos misericordiosos,
y después de este destierro, muéstranos a Jesús,
Fruto Bendito de tu vientre
¡Oh clemente Oh piadosa, Oh siempre dulce Virgen María!
Ruega por nosotros Santa Madre de Dios
para que seamos dignos de alcanzar las promesas 
de nuestro Señor Jesucristo. Amén.

Que Dios nos bendiga cada día.

Mireya Pérez




sábado, 3 de diciembre de 2016

Manantiales de Armonías: El Sentido del Humor....

Manantiales de Armonías: El Sentido del Humor....: Una persona de buen carácter y con sentido del humor, generalmente tiene un no se qué, que atrae a la gente, sin querer...

El Sentido del Humor....










Una persona de buen carácter y con sentido del humor, generalmente tiene un no se qué, que atrae a la gente, sin quererlo, simplemente por el hecho de estar ahí. Podrá tener problemas personales, pero no los traduce en sus gestos ni en su forma de hablar o intercambiar opiniones con los demás.

Es el primero en reírse de sí mismo, y generalmente, cuanto más nervioso está, es cuando hace más alarde de ese sentido del humor tan característico, puede inventarse una anécdota o utilizar una floritura lingüística que nos hará reír hasta las lágrimas, y él tan pancho!!!!.

Acaso es una forma de locura transitoria?... No, generalmente la vida lo ha marcado de una forma diferente, o él o ella, lo han tomado con ¨filosofía¨..., o puede que, al ser gente muy sensible, reconoce en los demás su propio dolor, y trata por todos los medios de aligerar el peso de la situación, sacando de su chistera emocional algún cuento simpático o gracioso, capaz de romper el hielo en momentos de silencios escabrosos o logra, sin saberlo, sacarle una sonrisa a alguien que había dejado de sonreír hace mucho tiempo.

¿De dónde sale el sentido del humor?... Generalmente es propio, innato, se lleva en la sangre, sin querer decir que la persona sea un ¨payaso¨profesional, no, la persona que goza del sentido del buen humor, desconoce de dónde sale esa forma que tiene de llegar a la gente, pero una vez lo descubre, lo utiliza para ayudar, para que en esos momentos en que intuye que hace falta una sonrisa, emitiendo o contando alguna experiencia disparatada, la gente afloje un poco y la reunión, el equipo o el momento pase más fácilmente. Lo hace sin tener conciencia exacta de que lo hace, pero gracias a Dios siempre suele caer bien, y se agradece sobre todo, en los momentos de tensión que a veces ocurren cuando tenemos a personas de diferentes criterios o formas de ver las cosas.

Suele también ser una persona que no se dá mucha importancia a sí misma, no porque tenga baja autoestima, no, es que hay cosas para las que no le dá valor, y considera que esa capacidad que tiene es uno de los Talentos con los que Dios le dotó al momento de nacer, pero sin tratar de hacer de ello una forma mercantil, aunque algunos humoristas así lo hacen, pero las personas con este buen humor, no andan por ahí diciendo que lo son, la gente los va descubriendo en la medida que los conocen y llegan a apreciarlos.

Tener sentido del humor hace que las personas valoren la vida en el amplio espectro de la misma, no menosprecia a nadie y siente que puede aprender incluso de observar a un insecto, porque todo lo que le rodea le maravilla y apasiona. No es un soñador, pero sí un ser agradecido con la vida.

Cuando una persona es abatida por uno de los momentos más difíciles que puede pasar un ser humano, esa persona, a pesar de todo, podrá incluso sacar una moraleja, hacer algún cuento sobre la situación o persona que ha perdido, alejando por instantes las nieblas que nublan su alma... Su dolor sigue ahí, pero trata de no traspasarlo a los otros y siempre buscará la forma de aligerar la carga de los demás. Porque esta persona ya conoce el significado y el peso específico de su propia carga emocional, por ello, no la quiere para los demás.

De niños quizás no fueran muy comprendidos, pero lo tomaron como parte del ¨paquete todo incluído de enseñanza¨, y hoy es capaz de reírse incluso de los momentos más azarosos que le ocurrieron, así son y así los debemos querer y comprender.

Dios bendiga a todas esas personas maravillosas que nos sacan una sonrisa, aún cuando en realidad quisiéramos llorar, nos están regalando algo muy valioso, y no debemos despreciarlo, pues esa sonrisa significa que han cumplido con parte de la tarea encomendada...

Feliz sábado a todos y todas, Dios nos bendiga.

Mireya Pérez


viernes, 2 de diciembre de 2016

Manantiales de Armonías: Cuestión de Actitud....

Manantiales de Armonías: Cuestión de Actitud....: La vida de cada ser humano es compleja, cambiante, a veces llena de inmensa felicidad, otras azarosa, trágica para algunos, pero siem...

Cuestión de Actitud....



La vida de cada ser humano es compleja, cambiante, a veces llena de inmensa felicidad, otras azarosa, trágica para algunos, pero siempre, de alguna manera, en algún momento, algo ocurre y lo que era oscuridad se convierte en luz y las lágrimas que amarraban nuestra alma, se van secando, poco a poco y dejan entrever una pequeña sonrisa en la mirada...

Todo eso ocurre, independientemente del nivel socio cultural, socio económico, nivel académico o no, profesión u ocupación, incluso si eres sola y humildemente  eres una ama de casa o amo de casa, que ya los hay. Para todos, sin excepción, aparecen, de vez en cuando, las situaciones que ponen a prueba nuestra fortaleza mental y espiritual, nuestro empuje y nuestra vena solidaria también.

Cuando las personas se enfrentan ante la adversidad, no sólo hacen frente a un problema determinado, generalmente se presentan tres o cuatro cosas a las que hacer frente, y dependerá de la Actitud de la persona, el dejarse vencer o el tomar decisiones, que aunque parezcan una tontería o algo arriesgado, cambiará la historia de su vida, de una manera que nadie puede prever, ni siquiera el propio implicado.

Al tomar decisiones drásticas, muchas personas del entorno, ajenas al problema, quizás con muy buena intención, le recomienden a la persona hacer o tomar tal o cual decisión. No niego que a veces dos cabezas piensan mejor que una, pero la realidad de cada quien, sólo la conoce el que la vive, los demás tienen buenas intenciones, pero la paila del infierno también está llena de buenas intenciones, jajajaj.

Lo que hace realmente la diferencia, en esa persona en particular, es la Actitud, cómo busca y encuentra soluciones a corto, mediano o largo plazo, escarba en su memoria, en sus conocimientos, en las fortalezas e incluso en sus debilidades, la forma de resolver aquello que le inquieta o le quita el sueño, pero ante todo, no muestra una actitud derrotista ni piensa que la Vida se está vengando con él o con ella, no, asume que es una etapa, que pasará, y que en algún momento, todo lo que parece gris, se volverá luminoso.

Quizás tenga que hacer cambios drásticos en su día a día, puede que, incluso tenga que tomar decisiones que venía postergando, pero una vez las toma, se siente más sereno y sabe dentro de sí, que todo va a salir bien, o por lo menos, la etapa que transita, será eso ¨transitoria¨...

Una de las bases más importantes es el no tener miedo, porque el miedo paraliza y no deja ver el horizonte, y si una persona, en un problema o vicisitud, logra, por un momento, ver hacia el horizonte, ese sólo gesto, le permite respirar y al hacerlo, sin darse cuenta, vencer al peor enemigo que tiene, él mismo, aunque no lo crean, pues el saboteador profesional y con más logros en la historia, es la misma mente de una persona, esa mente que te traiciona, porque tiene miedo...

Cuando ví la película ¨Inside out¨, motivada porque mi nieta me dijo que yo era ¨Alegría¨ uno de los personajes de esa película, me llamó la atención la sinergia entre Alegría y Tristeza, me hizo recordar la forma en que atacamos o nos dejamos vencer ante la adversidad.


¿Quiere decir que yo siempre estoy en el lado de Alegría?, no, de hecho, cuando estoy melancólica o triste, no escribo, por eso, en vez de escribir todos los días, este último año lo he hecho a espacios de tiempo indeterminados, pues al escribir, sin querer trasluzco lo que no quiero que se vea, y por ello, a veces dejo de escribir. 

Hace tiempo que no escribo poemas, por ejemplo, porque mi alma no tiene esa motivación que tenía, y antes de exponer mis sentimientos, más de lo que he hecho en el pasado, someto al silencio mi voz. Y cuando vuelva a brillar el sol en esa etapa de mi vida, sé que volveré a escribir versos, que podré compartir parte de esa música interior que es tan mía y tan característica, pero ahora permanece en un letargo, propio de las almas que están recomponiendo sus partes: el duelo, que en algún momento pasará sin que lo pueda evitar, como todo lo que ocurre en la vida.

Me dirán que me parece fácil. No, lo sé por propia experiencia, pero también sé, que la vida sigue, aunque a veces nos empeñemos en que no. Sé que después de cada tormenta, el aire huele más limpio, que brilla el sol o que por lo menos, al día siguiente todo va a ser o verse más luminoso. 

Las etapas pasan, a su tiempo, las enfrentamos a nuestra manera, acertadas o no, pero todo pasa, porque la Tierra sigue girando, así de simple, y hay lujos que no podemos darnos, no nos podemos revolcar en la depresión, en la melancolía o en la tristeza profunda, porque ese es un ¨juego arriesgado¨, y a ese sí que no juego, ni aún cuando me quieran obligar, mi alma se revela y entra en acción. Prefiero morir en el intento de salir airosa, a no hacer nada y morir igual por dejar de intentarlo.

Es tan importante la Actitud que tomamos ante la adversidad, que ella nos cataloga como seres humanos, no en ganadores y perdedores, no, en seres Resilientes, yo soy ejemplo de eso y me siento orgullosa de serlo, porque pudiendo haberme quedado en el sollozo y la depresión, opté por luchar y lo sigo haciendo, a mi manera, a mi tiempo y en mi espacio, con las herramientas que poseo o las que he adquirido, pero sin perder jamás la Esperanza, y si yo lo hago, siendo una humilde mujer, lo puede hacer cualquiera!.

Que Dios nos bendiga cada uno de nuestros días y que nos dé fortaleza y resignación en las horas bajas, pero también la lucidez para hallar las respuestas, solucionar nuestros problemas y seguir adelante.

Mireya Pérez



jueves, 1 de diciembre de 2016

Manantiales de Armonías: LLegó Diciembre!!!!... Tiempo para agradecer y com...

Manantiales de Armonías: LLegó Diciembre!!!!... Tiempo para agradecer y com...: Dependiendo del país en el cual vivamos o hayamos crecido, las costumbres y tipos de actividades que se realizan al llegar este últim...

LLegó Diciembre!!!!... Tiempo para agradecer y compartir...



Dependiendo del país en el cual vivamos o hayamos crecido, las costumbres y tipos de actividades que se realizan al llegar este último mes del año, cambian de una región a otra. Pero para todos los seres humanos, sin distingo de raza, condición económica o social, es también un mes de reflexión sobre lo que han hecho en el año, sobre las metas o sueños cumplidos y las metas o logros que quieren alcanzar en el año venidero.

Independientemente de si el año ha sido bueno o no, este mes es para reflexionar y tomar conciencia de muchas cosas, la más importante, que todavía hay mucha vida para compartir, familia a la que amar y amigos que nos acompañan en este viaje que llamamos vida.

Los que hemos emigrado a otros países, por distintas razones, tenemos, como comprenderán, el alma partida en dos: por un lado, los recuerdos y las añoranzas típicas de las cosas que vivimos, de los aromas, de las comidas, de las risas compartidas en familia y con amigos y amigas, que en la mayoría crecieron con nosotros, en lo individual y en lo colectivo; por el otro lado, los lugares por conocer en el país que nos ha acogido, en los amigos y amigas que vamos haciendo, en la siembra de nuevas ilusiones, y el aprendizaje que nunca nos abandona, pues siempre estamos hambrientos de aprender y conocer, de saborear y comprender, de enseñar y adaptarnos a estas nuevas circunstancias, que siempre son un nuevo reto, el más antiguo del mundo, el reto de adaptarnos al nuevo medio ambiente y volver a sonreír, si es que en algún momento perdimos la sonrisa.

Somos afortunados en realidad, aunque nuestra fortuna no se mida en monedas humanas, pues la riqueza de la que les hablo, reside en ese bien inmaterial y hermoso que es la Amistad. Qué maravilloso es poder decir que hemos creado lazos de amistad, por dondequiera que vamos, que Dios nos ha dado el regalo más hermoso, después de la vida: el poder llegar a la gente y que la gente nos acepte, que nuestros brazos se abran de par en par, y podamos abrazar y ser abrazados, Eso, amigos lectores y lectoras es algo que no tiene precio.

Cuidar a los amigos y amigas, tanto antiguos como nuevos, es algo hermoso, es como cuidar el jardín, ser El Jardinero Fiel que cuida con esmero y amor infinito, cada semilla sembrada, cada planta que emerge de la tierra abonada con esmero,  de las flores que saldrán en la primavera, aunque nosotros empecemos a llegar al otoño de la nuestra, pero aún así, estamos agradecidos porque nuestro viaje ha sido fructífero, porque no hemos arado en el mar, porque en nuestro peregrinar, hemos podido sembrar, cuidar y cosechar frutos maravillosos: familia, hijos, amigos.... y pare de contar...

Algunos autores dicen que los amigos que hacemos a lo largo de nuestra existencia, son la familia que hemos escogido o que nos ha escogido, y la metáfora es acertada, pues a veces, por distintas razones, las familias se separan, se disgregan, pero los amigos no, están ahí, incluso, cuando la distancia nos separa de un continente a otro, de alguna manera nos llega el mensaje de esperanza, de compañía en ¨aparente soledad¨, pues en realidad nunca estamos solos, si la Fé es una de nuestras fuerzas motrices. Siempre para el que profesa una Fe,  Dios está con cada uno de nosotros, y a esa Fe nos agarramos en los momentos más difíciles que alguien pueda imaginar.

Por ello, amigos y amigas, somos seres bendecidos, cada uno dentro de su ámbito, de su espacio personal y humano, pero unidos de forma indeleble a través de ese brazo infinito que es la amistad, las distancias físicas carecen de sentido, pues contamos hoy con medios cada vez más sofisticados que nos permiten a golpe de un click, conectarnos y comunicarnos, por tanto, no hay distancia, si nos sentimos unidos emocional y afectivamente a los otros, y eso es algo muy valioso que debe ser cuidado, protegido y amado de una forma inmaterial, pues no hay forma de demostrarlo, sino sólo en aquellos momentos en lo que nuestras palabras de aliento, o nuestros abrazos son necesarios, ahí es cuando en verdad demostramos el afecto, la ternura y el amor de hermano emocional que mostramos a los otros.

Sea pues este mes de Diciembre, donde esperamos la llegada del Niño Jesús, de Santa Claus o de Papa Noel (no importa en realidad el nombre que le damos), un tiempo para la unión familiar, para el reencuentro de las familias, de los amigos, de la gente que queremos, donde no haya diferencias, sino armonía, amor y felicidad en cada hogar e incluso en los sitios donde trabajamos.

Dios nos bendiga a todos.

Mireya Pérez