A los compañeros del tren especial que es nuestra vida

miércoles, 24 de mayo de 2017

Manantiales de Armonías: Sólo una madre sabe esperar....

Manantiales de Armonías: Sólo una madre sabe esperar....: No sé si es porque, durante la gestación del embarazo, esos nueves meses, nos hacen vivir cada mes con alegría, optimismo, esperanzas, du...

Sólo una madre sabe esperar....

No sé si es porque, durante la gestación del embarazo, esos nueves meses, nos hacen vivir cada mes con alegría, optimismo, esperanzas, dudas y a veces hasta algo de miedo...pero cuando llega el momento en que ¡por fín! tenemos a nuestro bebé en brazos, todo se borra y sólo una gran sonrisa y una amorosa mirada nos acompaña, siempre que vemos a nuestro hijo o hija, e incluso cuando ya ha crecido, y ha emprendido su propio vuelo, el sólo pensar en ellos, nuestro rostro se transforma y la madre luce su hermosa sonrisa, su mirada se llena de alegría y hasta un leve rubor asoma a sus mejillas...

Todo esto hace que las madres seamos capaces de esperar, el tiempo que sea necesario, así nuestro hijo ya peine los treinta o los cuarenta, etc., porque una vez que somos madres, lo somos para toda nuestra vida.

Sin embargo, cuando la espera se traduce en la despedida más cruel, el adiós definitivo...Cuando las leyes naturales de la vida se trastocan y es el hijo el que se va antes que sus padres, el desconsuelo, la rabia, la indignación, el dolor contenido y sordo, nos invade hasta tal punto, que aún cuando pasen los años, la madre, esa mujer que lo dió todo, no puede olvidar y los años le increpan, las fechas se agolpan y cual Loca Luz Caraballo, va contando los años: Uno, Dos, Tres, Cuatro...

Comparto hoy con ustedes este Poema La Loca Luz Caraballo, del poeta venezolano Andrés Eloy Blanco, de su libro La Juambimbada de 1936...

De Chachopo a Apartaderos
caminas Luz Caraballo
con violetitas de mayo
con carneritos de enero
inviernos del ventisquero,
farallón de los veranos,
con fríos cordilleranos,
entre riscos y ajetreos,
se te van poniendo feos
los deditos de tus manos.

La cumbre te circunscribe
al solo aliento del nombre
lo que te queda del hombre
que quién sabe dónde vive
Cinco años que no te escribe,
diez años que no lo ves, 
y entre golpes y traspiés
persiguiendo tus ovejas
se te van poniendo viejos
los deditos de tus pies.

El hambre lleva en su cachos
algodón de sus corderos
tu ilusión cuenta sombreros
mientras tú cuentas muchachos
una hembra y cuatro machos.
Subida, bajada y brinco
y cuando pide tu ahínco
frailejón para olvidarte
la angustia se te reparte
uno, dos, tres, cuatro, cinco...

Tu hija está en un serrallo
dos hijos se te murieron
los otros dos se te fueron
detrás de un hombre a caballo.
La Loca Luz Caraballo
dice el decreto del Juez
porque te encontró una vez
sin hijos y sin carneros
contandito los luceros
seis, siete, ocho, nueve, diez...


Yo he llegado al cuarto aniversario, triste y resignada, y miro hacia las estrellas tratando de ver en ellas, una que me recuerde a tí, como si fuera posible olvidar al que me falta...

Dios nos bendiga a todos y cada uno de nosotros, a nuestras madres, a las que somos madres, a las que somos abuelas...

Mireya Pérez


martes, 23 de mayo de 2017

Manantiales de Armonías: Aunque el alma no pueda...¡ Vamos!

Manantiales de Armonías: Aunque el alma no pueda...¡ Vamos!: Hoy más que nunca necesitamos el auxilio de nuestra Fe, de la Esperanza y de la Caridad... Las situaciones que atravesamos en estos m...

Aunque el alma no pueda...¡ Vamos!

Hoy más que nunca necesitamos el auxilio de nuestra Fe, de la Esperanza y de la Caridad...

Las situaciones que atravesamos en estos momentos no son nada fáciles, quizás pensemos que, incluso, se trata de una hazaña heroica, quizás... Pero de lo que sí estoy segura al 100% es que de ésta vamos a salir.

Mi alma está estos días ¨achico palada¨, como diría una de mis grandes amigas, pero aún en estas horas en que la desolación me invade, no puedo dejar de reconocer que mi Fe, puede más que yo, que mi alma que es positiva, no me deja derrumbarme... Pareciera y así lo siento, que ella se niega rotundamente a dejarse amilanar, aunque mi mente crítica quiera expresar otra cosa...

A mi edad, he visto y superado muchas crisis, de todo tipo, como cualquiera de ustedes. No soy diferente a ninguno, ni mejor, ni peor. Pero quizás lo que nos haga diferentes, no sea el aspecto físico, sino aquello que nos impulsa, aquello que no nos permite echarnos a llorar en una esquina y mucho menos permitirnos el dejarnos abatir por las vicisitudes de la vida.

Pensarán quizás que estoy mejor preparada... No lo creo, pienso más bien, que es la Fe, la que me mantiene y me sostiene, aún en los momentos críticos y difíciles, porque ella sabe, desde el inconsciente, que ¨todo pasa¨, absolutamente todo... Y desde ese mundo interior que me habita, me empuja hacia la superficie y ¨parece decirme¨: ¡ Vamos tú puedes!!!!.

No quiero que piensen que soy una ilusa, que todo lo ve color de rosa y que cree en que las cosas se superan por ¨arte de magia¨, no, soy de los que creen en que no sólo la Oración hace falta, sino que además, debemos poner o sumar ¨la acción¨a nuestro propósito. Las cosas no se resuelven solas, o por lo menos, no suele ser así, generalmente se necesita empuje, decisión, motivación y entrega, para que aquello que buscamos se logre, y se produzca el ¨cambio positivo¨que buscamos o anhelamos.

Habrá gente en vuestro entorno que quizás dude, incluso, de vuestros propósitos, eso es natural, lógico y humano. Pero está en nosotros el creer en nuestras propias habilidades, conocimientos y fortalezas, así como conocer nuestras debilidades. Porque el comprender todo esto, puede hacer que podamos reconocer las ¨oportunidades¨y aprovecharlas a nuestro favor.

Muchos de los grandes inventos de la Historia, se lograron a través de ¨errores cometidos¨, sí, aunque no lo crean, así ha sido  y posiblemente será en el futuro, porque la ciencia y los adelantos tecnológicos han sido fruto de miles de experimentos que fallaron, hasta que se encontró la ¨variable¨discordante y se pudo subsanar y lograr el objetivo planteado.

No quiero decir con esto, que nuestras vidas sean una variable discordante, no, por favor. Sólo quiero darles el ánimo suficiente para que crean en sí mismos, para que evalúen en qué momento o circunstancias de la vida están. Y a partir de ahí, hacer los cambios o tomar las decisiones que haga falta realizar.

Cuando estamos abiertos a las posibilidades, cuando miramos a la cara a la gente, cuando nuestra mirada está en la mirada del interlocutor y todo nuestro semblante transmite la seguridad en sí mismo, es difícil que el otro u otros no se den cuenta de nuestra existencia y lo mejor de todo de nuestras capacidades.

Ese ejercicio que tantas veces les he recomendado: mirarse en el espejo y ver y analizar al ser humano que está en él, es parte del ejercicio que debemos realizar para ¨amar y aceptar¨al ser humano que somos, tal como somos hoy, con nuestras alegrías, nuestras penas, nuestros aciertos y desaciertos. Todos ellos nos han traído hasta este momento crucial, pero está en nosotros aceptar y amar a ese ser humano que es único e irrepetible. Ni mejor ni peor que otros, pero es o somos nosotros mismos. Con canas, o sin ellas, con cicatrices que a veces no se ven, porque están ocultas bajo toneladas de ¨amor propio¨... pero que están ahí, y nos definen, aunque no lo creamos, pero diría incluso que, esas cicatrices nos hicieron ser mejores, porque nos añadieron el ¨toque de humanidad¨ que nos hace tan diferentes y cercanos.

Es nuestra vida, son nuestras experiencias, nuestras vivencias, nuestros errores y aciertos, nuestros, de nadie más. Por ello, somos únicos e irrepetibles... No lo olvides nunca, nuestra alma está consciente de ello y por ello nos anima a no tirar la toalla, a luchar, a enfrentar nuestros miedos y a doblegarlos. Sé que al principio no es fácil, que pareciera que está todo en contra, pero ahí es cuando la Oración, la Fe y la Esperanza se abren camino en la oscuridad y encienden miles de luceros para que la noche triste se convierta en hermosa y única. ¿O acaso las noches estrelladas no son hermosas?. Pues bien, ahora ¡adelante! a comerse el mundo, a luchar por aquello que creemos y por lo que hemos superado cada bache del camino. No importa cuántas veces tropecemos, lo realmente importante es levantarse, respirar y dar ese primer gran paso.

Dios nos bendiga a todos, que nos permita ver en cada momento las ¨oportunidades¨y sepamos encontrar la manera de manejar los pequeños escollos que se puedan presentar.


Mireya Pérez.




Manantiales de Armonías: Hacer las pases con nuestro pasado....

Manantiales de Armonías: Hacer las pases con nuestro pasado....: Todos y cada uno de nosotros, tenemos un camino por el cual hemos transitado, a veces hemos estado de alguna manera tutel...

viernes, 19 de mayo de 2017

Manantiales de Armonías: La Armonía del Amor...

Manantiales de Armonías: La Armonía del Amor...: ¡Cuán difícil es, hoy en día, vivir en armonía!... Los días se suceden, uno tras otro, la vida en las ciudades es agitada, y la g...

La Armonía del Amor...


¡Cuán difícil es, hoy en día, vivir en armonía!...

Los días se suceden, uno tras otro, la vida en las ciudades es agitada, y la gente siempre anda corriendo de un lado para otro, tratando de ¨vivir¨, de sobrevivir e incluso de  respirar... Pareciera que si no corremos, que si no estamos acelerados, quizás no podamos alcanzar aquello que tanto ansiamos, o cumplir con nuestros sueños, o los de aquellos que han cifrado su vida en la nuestra.

No sabemos que, al correr como desaforados, perdemos instantes y momentos mágicos y maravillosos, que están sucediendo a nuestro alrededor y que no los captamos, por estar siempre corriendo detrás de ¨la zanahoria imaginaria¨ de nuestras preocupaciones. A veces la vida, nos para de golpe, y zas, nos demuestra que no debemos correr, que lo que debemos hacer es ¨caminar y respirar¨...

Así que, en el momento en que nos dan el ¨parón¨, nos damos cuenta de lo inútil y pueril que fueron nuestras preocupaciones, nuestras dudas, nuestras angustias, y entendemos de repente, las pequeñas grandes verdades que nos tiene la vida, como aprendizaje... 

Una de esas grandes verdades se refiere al Amor, en letras mayúsculas, no se refiere al amor de pareja, no, sino al Amor en cada momento e instante de nuestras vidas: desde la educación y buenos modales al saludar o llegar a un sitio, conocido o no; a la educación y ¨elegancia¨para hablar y conversar con un extraño; al pedir una información, al solicitar la ayuda de una persona que trabaja en alguna oficina estatal, y aunque sabemos que nuestro aporte ciudadano, paga su salario, aún así, le tratamos con respeto y le damos gracias por su pronta respuesta y buen servicio.

También es una forma de Amor, el cómo nos dirigimos a la gente que conocemos, incluso en aquellos momentos cuando estamos molestos y hasta incluso ¨muy enfadados¨ con esa persona amiga, compañero o pareja, que ha hecho algo, o creemos que ha hecho algo que nos ha molestado en grado sumo y nos ha sacado ¨literalmente¨de nuestras casillas...

Quizás no hayan reflexionado en cómo responden, en cómo levantan la voz e incluso gritan al otro, o lo hacen callar, y en su ofuscación no ven la mirada del otro, no notan cómo de repente esa persona herida, se pierde, se apaga, no entiende el por qué, si les decimos que los amamos, hoy les maltratamos... Las palabras hieren más que el peor insulto, aunque ustedes nunca lo hayan pensado así. Una palabra dicha sin levantar la voz, pero dicha con una entonación diferente, puede herir más que una puñalada certera....

Dice el refrán:

_ Somos esclavos de lo que decimos y dueños de lo que pensamos..._

Las palabras una vez salen de nuestra garganta, de nuestra voz, llegan al otro y pueden transformarse en ¨un antes y un después¨... Lo peor es que muchos de los que han sido ofendidos, no saben cómo curar esas heridas emocionales y se recubren, poco a poco, de una coraza, que se irá haciendo cada vez más rígida, hasta el punto que dejarán de contactar con el mundo, o se perderán de los pequeños grandes milagros que la vida nos puede ofrecer.

¿Están acaso perdidos para el Amor?... No..

La gente necesitará hacer, en estos casos, un estudio de su Yo, tendrán que buscar en su Yo interior, las fuerzas para recuperar la fe perdida, en los seres humanos, en la gente que le rodea, en el que ¨un día le maltrató¨... Pero si el daño emocional fue desbastador, tendrá que reunir fuerzas y alejarse en el tiempo y en el espacio, para lograr salvar su integridad física y moral. 

Poner distancia del otro o de los que nos hieren, es a veces lo único que se puede hacer, aunque eso signifique estar solos, sin nadie alrededor. La soledad es a veces una buena consejera, pues nos ayuda a reconciliarnos con nosotros mismos, y una vez se han cerrado las cicatrices y la ¨piel¨se ha recuperado, podemos de nuevo volver a mirar, a escuchar y a sentir, sin miedos, sin temor al dolor, muy posiblemente, ese nuevo Yo que surja del retiro emocional, será mucho más fuerte, sereno y capaz de enfrentar los pequeños grandes problemas que se puedan presentar.

Cuando te sientes sano y seguro, miras al mundo con otros ojos, ya no tienes lágrimas que difuminen el paisaje, incluso, descubres colores que antes no habías visto. Pero sobre todo, te das permiso a ti mismo para creer de nuevo en la gente, aceptar las ¨diferencias¨y apreciar lo que nos iguala.

Es entonces, cuando descubres que el Amor es Armonía, que es paz, que tiene luz propia, que se expande como los rayos del sol, que te llena y te complementa, que te hace libre y por supuesto jamás te pone cadenas. Cuando amas a manos llenas, a todo y a todos, te sientes libre de respirar, de pensar, de opinar, no temes ofender o ser ofendido, reconoces en el otro o en los otros, sus diferencias y sus semejanzas, y te sientes feliz en tu piel, en tu edad cronológica y mental, en tu entorno y lo más importante de todo: ¨te das permiso para experimentar y aprender¨, sin agobios, sin temor a ser criticado, a ser observado. No, eso te abandona para siempre, porque después de esa etapa dolorosa, la persona que emergió es cada vez más segura, más sincera consigo misma y se reconoce a sí misma como el ser humano que es.

Busquemos pues, amigos lectores, esa Armonía de Amar, en todos y cada uno de los capítulos de nuestra vida, no sólo en el plano familiar y de pareja, no, también en el ambiente en que nos desarrollamos, desde el ámbito laboral hasta el general. Hagamos que esa Armonía se transmita con el sólo mirarnos, con el sólo cruce de una mirada a un extraño en la calle... Estoy segura que habrán notado, sin darse cuenta, que la gente que se cruza en nuestro camino, a veces esconde la mirada, pero hay muchos que nos miran de frente y ¨pareciera que nos han saludado¨con la mirada... y sí lo hicieron, recuerden qué sintieron en ese momento, y la respuesta posiblemente haya sido: Paz.

Hoy quiero para todos nosotros esa Paz, esa Armonía del Amor, en cada uno de nosotros, que seamos mensajeros del amor sin género, razón social o psicológica. La vida nos pondrá en el camino, todo aquello que nos haga falta para crecer, para evolucionar y aprender. Pero también seremos maestros y aprendices, todo el tiempo. Desde el amor y la confianza, la generosidad y la amistad, la entrega y el buen hacer.

Dios nos bendiga a todos nosotros.

Mireya Pérez


martes, 16 de mayo de 2017