A los compañeros del tren especial que es nuestra vida

lunes, 24 de julio de 2017

Manantiales de Armonías: El Miedo... Los miedos...A veces son parte del pro...

Manantiales de Armonías: El Miedo... Los miedos...A veces son parte del pro...: Creo que todos y cada uno de nosotros le tenemos incluso, algo de ¨respeto¨a la palabra en sí misma: Miedo.... Es casi como si nos ha...

El Miedo... Los miedos...A veces son parte del proceso de crecimiento emocional...



Creo que todos y cada uno de nosotros le tenemos incluso, algo de ¨respeto¨a la palabra en sí misma: Miedo.... Es casi como si nos hablaran del coco de nuestra niñez o del hombre del saco, hasta que un día el ropavejero pasa por casa y descubres que es un ser humano que necesita de tu apoyo y humanidad para salir adelante. Ese día, dejas de tenerle miedo y aparece en tu piel, la primera señal de solidaridad con el dolor o la flaqueza humana.

¿Son todos los miedos iguales?... No, en absoluto, dependen de muchos factores y también de cada persona en particular, para algunos vienen disfrazados de fobias o alergias a ciertas situaciones, contextos e incluso de animales o cosas; para otros significa, en el caso de los actores de teatro o artistas en general, el respeto hacia el público y se traduce en los célebres primeros ¨cinco minutos¨antes de salir a escena, donde las cuerdas vocales se tensan y casi no les deja salir un hilo de voz, pero después de salir y pisar el escenario, de sentir ese silencio expectante, los músculos se relajan y comienza la diversión, el personaje se desarrolla y el mensaje llega a todos los espectadores. 

Sin embargo hay otras clases de miedos, que a veces se traducen en terror y la persona se paraliza, hasta el punto de no poder moverse, de no articular palabras, de entrar en shock... 

Podría enumerar cientos de ellos, pero me voy a referir al miedo ante lo desconocido. 

Aunque conocemos a personas muy seguras de sí mismas, que pareciera que no conocen la palabra miedo, déjenme decirles que eso no es verdad, que todos, en mayor o menor medida lo hemos sentido más de una vez en nuestras vidas, y lejos de paralizarnos, nos han ayudado a tomar decisiones, acertadas o no, pero decisiones al fin y al cabo, que de eso se trata.

Andar tras lo seguro es fácil, lo más difícil es tomar decisiones, porque ante una disyuntiva sólo caben dos o tres respuestas posibles: a) que todo siga igual; b) que vaya a peor; c) que la boten fuera del campo, lo que en beisbol se llama lanzarla de jonrón: Éxito!.

Aunque parezca mentira, le tenemos más miedo al éxito que al fracaso, quizás porque al segundo se le conoce más, y al primero se le tiene como muy lejano, como un imposible... Todos, sin excepción, nos hemos referido al éxito como aquello que parece inalcanzable, sin embargo, el ser humano, siempre ha ido tras esa estrella inalcanzable y ha disfrutado y compartido su alegría cuando ha sido bendecido con el éxito y la prosperidad que conlleva, alcanzar las metas que hemos soñado.

Una señal importante ante nuestra vida, es la forma en cómo nos enfrentamos a esos miedos; a algunos les aterra tanto el tomar decisiones, que dejan en otros la responsabilidad de tomarla por ellos, ¿ son cobardes?, no lo sé. 

A veces juega mucho, en contra nuestra, la manera en que fuimos criados o acondicionados, si la respuesta es que el adulto mayor siempre tenía la razón, la persona preferirá que sea alguien mayor el que tome la decisión final, porque cree que él no podría hacerlo, no tiene autoestima, o está tan deteriorada, que necesitará hacer un ¨trabajo emocional¨profundo, para curar y sanar sus heridas.

Otras en cambio, dejan que sean otros los que toman la decisión, para sentirse ¨protegidas¨, cuando en realidad están usando un arma muy antigua: la manipulación. Existen cientos de miles de personas que utilizan esta estrategia para controlar a los demás, desde el punto de vista emocional, creándole al otro el sentimiento de ¨culpa¨, si las cosas no salen bien, ya que es el otro el que tomó la decisión y erró...

Existen personas que son muy dominantes, y que sienten y expresan su papel de dominio sobre su entorno, de tal manera, que nadie se atreve a contradecirlos, porque ha instaurado el sistema del miedo o terror, en aquellos que considera más cercanos, y están bajo su influencia emocional. Jamás se equivocan, siempre tienen la razón, y ellos saben más que nadie lo que le conviene a su grupo familiar, social o equipo de trabajo. Generalmente acompañan sus frases con acentos marcados, puñetazos en las mesas o  gestos adustos, muy ensayados, que dominan, con sólo una mirada, a todo sus interlocutores.

También existen aquellos que no se atreven a tomar decisiones, porque les aterra lo desconocido, aunque lo nuevo por descubrir sea mucho más agradable, represente un cambio positivo e incluso los lleve a la felicidad.

¿ Qué hacer entonces?...

Pueden que piensen que no se puede hacer nada... Pues no, sí se puede, pero hay que empezar dando pasos cortos, como los bebes cuando empiezan a caminar, ellos lo hacen con duda al principio, luego con más confianza y al final corren como una exhalación. Así tenemos que hacer nosotros, empezando por cosas simples o sencillas.

Ejemplo:

¿ No les ha pasado que les invitan a cenar y de repente le preguntan a dónde quieres ir? y con mucha educación, le responden:

_ Donde tú quieras !_ rogando para sus adentros que no les vayan a invitar al chino de la esquina, jajajaja.

La persona les dirá:

_ ¿ Vamos al Chino?- y ustedes horrorizadas dirán:

_ No, no quiero ir al chino...._

Aquí debe haber por parte nuestra la primera toma de decisión en firme...

_ Me gustaría ir a La Estancia_ ¿ Qué te parece? _

( para los venezolanos, este era un restaurante de carnes estilo argentino, muy bueno)

-Pues vamos!- seguramente contestará su interlocutor...

Sin querer, a veces, nos enredamos la cuerda o el papagayo, nosotros mismos, por no querer demostrar lo que nos gusta, o por creer que así seremos mucho más agradables. Al responder y decir lo que queremos o lo que nos gustaría hacer, estamos siendo acertivos, lo peor que puede decir el otro es que no ¨estaba preparado¨para ir a ese restaurant, bien porque no lleva suficiente dinero o porque no está vestido adecuadamente. Pero eso es otro cantar.

Podría enumerar cientos de miles de pequeñas decisiones que a veces no expresamos en nuestro entorno, creyendo que así vamos a ser más agradables, o que vamos a caer mejor, y no es así. No tenemos que ser autoritarios o egoístas al decir o expresar lo que nos gustaría hacer o crear, pero por lo menos, les estamos dando una opinión o una observación.

¿Nos vamos a equivocar?... Por supuesto!!!, pero en la medida que vayamos expresando nuestro sentir, lograremos entablar una mejor relación interpersonal, nunca será idílica ni perfecta, pero será lo suficientemente fuerte y segura, como para no sentir miedo al expresar nuestras opiniones o sentimientos, pues será recíproco.

¿Por qué sembrar inseguridad, cuando lo contrario es más armónico y natural?.

Tener miedo no es malo, es una pequeña señal de ¨alerta primitiva¨ que tenemos, como remanente de nuestros antecesores cavernícolas, pero ellos fueron lo suficientemente inteligentes como para convertir su miedo en aprendizaje y traer a la humanidad hasta aquí. Nosotros no podemos ser menos...

Tener miedo es parte de nuestra naturaleza, pero lo es también el superar esos miedos. Piensen que en cada paso o peldaño alcanzado o superado, hay un trabajo emocional detrás que los alienta a seguir creciendo, a continuar el camino, a ser la mejor versión de ustedes mismos, de eso se trata en realidad:

Ser mejores hoy, que ayer y menos que mañana...


Dios nos bendiga a todos.


Mireya Pérez



domingo, 23 de julio de 2017

Manantiales de Armonías: Elaborar el duelo desde el Amor y el Agradecimient...

Manantiales de Armonías: Elaborar el duelo desde el Amor y el Agradecimient...: Hace cinco años, cuando atravesaba uno de los procesos más difíciles de la enfermedad de mi esposo (estaba en coma), al salir de la c...

Elaborar el duelo desde el Amor y el Agradecimiento....



Hace cinco años, cuando atravesaba uno de los procesos más difíciles de la enfermedad de mi esposo (estaba en coma), al salir de la cafetería del hospital, miré sin mirar... y de repente, ante mí, estaba una tienda, mezcla de librería, regalos y chucherías, todo en uno, y por curiosidad entré, y ante mí, en el ¨lugar mágico y perfecto¨ estaba el libro que me ayudaría a cruzar esa abismo que se llama Duelo... El libro? El Camino de las Lágrimas de Jorge Bucay, no lo pensé, lo compré, pues una amiga querida me lo había recomendado, y como siempre estoy despierta a escuchar sus buenos consejos, y la vida se encarga de ponerme los instrumentos que necesito para seguir avanzando, pues no lo pensé, lo compré, y desde ese día, estoy todavía más agradecida a ese ángel, que me acompaña desde hace más de 30 años, y espero que lo siga haciendo hasta el final de mis días. Gracias amiga querida, Dios te bendiga siempre. Te quiero más de lo que puedo expresar con palabras.

Confieso que he elaborado mis duelos, desde diferentes puntos de vista, pues no sólo se elaboran por la ausencia o pérdida de un ser querido, sino también, cuando dejamos una casa, nuestra ciudad o país de origen, cuando nos separamos de alguien que significó mucho en nuestras vidas, e incluso, cuando la gente se divorcia... En todas las fases de nuestra vida en que debemos cerrar una puerta, e incluso clausurarla para toda la vida, debemos elaborar el duelo, transitando todas y cada una de las fases que lo componen, a veces saltando un paso, pero luego volviendo hacia atrás y transitado de nuevo el camino que no habíamos tocado, y retomar nuestros pasos por una nueva senda, de la cual desconocemos todo, pero que esperamos , dentro de nuestro corazón, que sea mucho más amable y benigna con nosotras...

Desde que comencé a estudiar diferentes aspectos, teorías y filosofías de vida, autores y personajes que me han servido de maestros, sin ellos saberlo, de guías, porque les he pedido información e incluso, consuelo en las horas bajas, información o citas para acudir a charlas, conferencias, libros o audios que me han ayudado a crecer, a conectar y a entender que todo, absolutamente todo, tiene un por qué y una razón... Comprendí que, y así me lo hicieron ver, en la medida en que estaba preparada para emprender el siguiente eslabón de mi cadena vital, aparecían en mi horizonte, en mi línea visual o en mi audio, aquellos personajes, libros, títulos, vídeos o noticias que necesitaba para emprender la nueva etapa de mi camino, y ayer sucedió de nuevo, con un programa transmitido en Youtube, era sobre una venezolana, que como muchos ha emigrado al exterior, y después de muchos procesos, encontró su camino y su misión vital, ahora es coaching emocional especializada en procesos de duelo, específicamente en divorcios y separaciones, no sólo de parejas, sino también al emigrar, cambiar de residencia, empleo, etc. Se llama Laura Aiello, y fue muy interesante, les anexo el link de la entrevista, por si tienen curiosidad de verlo, a mi me resultó interesante, espero que a ustedes también.


https://www.youtube.com/watch?v=5XtBdR3VmAQ


Una de las cosas que aprendí fue, sobre la elaboración de ¨Cartas de Agradecimiento y Perdón¨... referida a las personas que se han ido o que han salido de nuestras vidas, y a las cuales, seguimos aferrados emocionalmente, sin haber cerrado el capítulo que termina este pequeño ¨libro vital¨compartido.

Me recordó un ejercicio que realicé con mi amiga y confidente emocional, sobre el adiós a mi madre, que hice hace casi un año, confieso que después de hacerlo, me sentí totalmente en paz, no sólo porque me desahogué y le confesé en palabras, a ella, a mi madre, lo que en su momento, por miedo, por angustia o simplemente por desconocimiento o baja estima no pude expresar, pero también desde el agradecimiento por todo lo que había sido para mi ser su hija, por lo que me enseñó, por lo que me hizo madurar, por su amor y por su comprensión... Esa carta fue muy importante, y no supe cuánto, hasta que escuché a Laura ayer. Por eso, hoy les invito a hacer este pequeño ejercicio.

Sé, por propia experiencia, que tenemos cosas o palabras incluso, que no hemos pronunciado jamás, y que muy posiblemente jamás las digamos, pero si agarramos una hoja o folio de papel, un cuaderno olvidado o nuestro diario, y comenzamos a escribir a esa persona, hablándole de nuestros sentimientos, no importa que reconozcamos que hemos sentido rabia o frustración y hasta dolor, y lo confesamos, en el silencio de este espacio... 

Sentirán de repente, como si alguien escribiera por ustedes, puede que llenen un montón de páginas; se sorprenderán a ustedes mismos leyendo de nuevo lo que han escrito, porque, por primera vez se habrán dado permiso para decir lo que sienten, cómo esa relación influyó en sus vidas, y quizás hasta cómo por ellos, su vida dio un giro inexplicable...

Pero esta carta no significa sólo el decir todo lo que teníamos guardado por años, también se basa en pedir Perdón a esa persona, en perdonarse a ustedes mismos por no saber poner límites, porque eso seguramente ocurrió; sino también para Agradecer a esa persona, porque fueron los maestros que necesitaban para crecer y para evolucionar como seres espirituales. Aunque no lo crean!!!.

¿Somos masoquistas acaso?... No, sólo que a veces para crecer y para evolucionar, la vida nos pone en las circunstancias que necesitamos para, desde la humildad y el agradecimiento, entender el por qué, y una vez que hemos ¨aprendido¨y ¨agradecido¨, seguir nuestro camino.

Ahora yo, en mi soledad aparente, voy a elaborar la carta a mi esposo, no lo había hecho, pero estoy preparada y lista para escribir, agradecer y cerrar ese capítulo de mi vida, que ha sido muy largo, casi 45 años, pero nunca es tarde...

Laura y Belén nos dicen en el vídeo, que podemos guardar esa carta y volverla a leer en otro momento y destruirla. Cada quien debe hacer aquello con lo que se sienta cómoda. Por mi parte, la elaboraré, pero no la compartiré con ustedes, porque es quizás la parte más intima de mi ser, y aunque suelo ser abierta y espontánea, hay páginas de mi libro vital, que sólo yo puedo y debo abrir o cerrar.

Dios los bendiga amigos lectores, y bendiga también a esas dos mujeres: Laura y Belén, que sin saberlo, han sido maestras de vida por unos minutos, para mí. 

Mireya Pérez


sábado, 22 de julio de 2017

Manantiales de Armonías: Poema Mi hermosa corocora....

Manantiales de Armonías: Poema Mi hermosa corocora....: Para una madre, los hijos son el tesoro más hermoso de su vida; para mí, son y han sido, la luz de mis ojos, la ilusión  de mi vida, la ...

Poema Mi hermosa corocora....



Para una madre, los hijos son el tesoro más hermoso de su vida; para mí, son y han sido, la luz de mis ojos, la ilusión de mi vida, la razón de mi camino, el amor más grande y jamás igualado...

Para mi hija, a quien de niña le decía: mi dulce corocora, va este poema de hoy.


Mi hermosa Corocora...

Tengo un tesoro precioso
que acuné entre mis brazos,
una dulce catirita, 
que me ha quitado el sueño...
La sentí crecer en mis entrañas,
soñé con ella, miles de veces,
le hablé siempre,
abrazada a esa panza que la cubría...

Cuando pasaba por un parque,
le contaba y describía con lujo de detalles,
cada rincón, cada aroma, cada color,
le explicaba sobre las sensaciones que sentía,
sobre la caricia de la brisa...
y el abrazo amoroso del sol mañanero.

Le cantaba la que sería,
su canción de cuna preferida,
pintaba para ella, su hermosa habitación,
adornaba y tejía lo que sería su ropa,
preparaba con esmero aquella canastilla
para la princesa de mis sueños,
para el mayor tesoro de mi vida...

Y al fin nació, 
una noche ente enero y febrero
faltando pocos minutos, para el inicio del mes,
cantando a todo pulmón, que había llegado...
Blanca, pelona, con ojos grandes y labios rojos
despierta, con sus ojos de ¨para para¨...

Me parecía mentira...
pasaba horas, mirándola dormir,
acariciándola y hablándole,
contándole cuentos, y cantándole,
todas las canciones que había aprendido
para ella, sólo para ella.

De chapitas sonrosadas,
mi dulce corocora fue creciendo,
llenando de alegría mi corazón,
Los años pasaron, 
se fueron en un tris tras,
ahora ya es grande,
tiene su propio nido...

Me ha dado dos luceros,
que me llenan de alegría y emoción
cuántas horas a su lado,
cuántas alegrías compartidas,
cuántas penas, también...

Hija, madre y esposa,
has llenado todos los roles
que la vida te deparó,
has crecido, eres un adulto independiente,
pero a los ojos de tu madre,
siempre serás: luna y corocora,
ilusión y amor, sol y estrella de mi camino...

Dios te bendiga mi cielo,
yo lo hago, todos los días de mi vida.

Tu madre...

Mireya Pérez


viernes, 21 de julio de 2017

Manantiales de Armonías: El Amor a través de los cuentos, los juegos y las ...

Manantiales de Armonías: El Amor a través de los cuentos, los juegos y las ...: Muchos de nosotros, cuando éramos jóvenes imberbes o adolescentes con sueños e ilusiones mil, al escuchar esta hermosa palabra AMOR, ...

El Amor a través de los cuentos, los juegos y las experiencias de los abuelos.



Muchos de nosotros, cuando éramos jóvenes imberbes o adolescentes con sueños e ilusiones mil, al escuchar esta hermosa palabra AMOR, pensábamos quizás, en los cientos de miles de libros y películas que forman parte de nuestros recuerdos, en donde la joven se enamoraba de su ¨príncipe azul¨y el joven ¨salvaba de todos los peligros¨a su joven amada...

Hasta ahí no está mal la cosa, pero la realidad es que no son princesas ni príncipes, solo gente joven que empieza a sentir las primeras llamadas de la vida, y tras las primeras quimeras vuelan envueltas en la neblina de la ignorancia, tras los primeros rayos de sol de la vida que despierta...

Las generaciones han pasado, y los pre adolescentes de hoy, son quizás más realistas, y ya no se dejan llevar por aquellas ideas del pasado y se fijan en otras cosas, que quizás nos preocupen más a los adultos de hoy. Me refiero a que las chicas de hoy se fijan más en el joven que llama la atención, no porque sea brillante y estudioso, sino porque además de tener cierto atractivo físico, es también el que se las da de ¨malo¨, y a las jóvenes les llama la atención el peligro, más que la seguridad y el buen hacer de un joven educado y con principios.

¿Será producto de la rebeldía propia de la edad, que las lleva a ir en contra de los ¨buenos consejos¨maternos o familiares?. Frente a la imagen equívoca de ese joven macarras que hace trisas los sueños de los padres que, criaron con amor y devoción al tesoro de sus vidas: su hija.

Hoy en día hace falta, más que nunca, la comunicación entre padres e hijos e hijas, es fundamental, porque si no, será imposible detectar el momento en el que ese ¨tesoro¨ es raptado emocionalmente, por el lado oscuro de la vida. 

Quizás crean que estoy siendo alarmista, pero no lo soy, lo he visto y escuchado muchas veces, a lo largo de mi vida, y tras no escuchar las palabras de ¨cuidado¨que se les han dicho y expresado, después de un tiempo, la joven descubre en su propia piel, la verdad de las palabras de aquellos que trataron de prevenirlas, pero se dejaron cegar por la luz de las bombillas y al acercarse, quemaron sus alas, y no pudieron volar a tiempo... A la familia no les queda más remedio que extender los brazos y acunar de nuevo, como si tuvieran a un niño, a ese hijo, que a pesar de los consejos, se quemó en aras del ¨descubrimiento de sus vidas¨.

En mis tiempos mozos existían una novelitas rosas, las de Corin Tellado, que eran motivo de zozobra de más de un educador, madre o Religiosas de colegios de monjas; por la salud emocional de nuestras vidas. Pero ahora, es peor quizás, porque niñas de siete y ocho años, a las que están calificando de niñas en camino de pre adolescentes , horror de horrores, les están comprando sus padres y madres, unos ¨cuentos¨que no lo son, que hablan de las ¨primeras llamadas de la naturaleza¨, sin ellos estar preparados, y aparecen en el texto palabras en letras tres veces más grandes y en color diferente, para llamar la atención, por supuesto, palabras como: Envidia, celos, manipulación,  venganza, lo prohibido, etc...

Me pregunto: ¿ Son esos vocablos para niños, tan pequeños, los que deban aprender a esa edad? ¿Por qué nos empeñamos en saltarnos años en los que los niños deben seguir siendo niños y aprender las destrezas típicas de cada edad?. 

Ellos están en una de las edades más bonitas de la vida, donde se aprenden a través de juegos y enseñanzas: nociones básicas como el compañerismo, la disciplina, la maravillosa experiencia de hacer descubrimientos naturales, de lo que nos rodean, o estaré equivocada y como algunos dicen, ya mi arroz se quemó y yo no entiendo nada?.

Esos niños que ahora observamos, no son nuestros hijos, son nuestros nietos, o sobrinos, y si ayer cuando me tocó preservar lo más que pude, la inocencia de los míos, cuidando incluso el que jamás nos vieran pelear a su padre y a mi o si teníamos una diferencia de opinión, jamás hacerlo con altibajos de voz, o utilizando palabras fuera de tono o sentido... ¿Qué hacer ahora que esos libros anti inocencia, abarrotan las estanterías de las librerías y todas las madres ¨modernas y progresistas¨los están comprando para que sus hijos no estén ¨out¨?. Confieso que me siento algo desarmada...

Pero no he perdido para nada la Fe, seguiré intentando realizar juegos, hablar y contar anécdotas, que quizás no recordaba, pero ahora, que tenemos más tiempo, podemos sacar del baúl de nuestros recuerdos y acompañarlas con algún gesto o mímica, que les haga reír; pues aquello que aprendemos rodeado de sonrisas y cantos, queda siempre más fijado a nuestra memoria, que cualquier otra cosa.

Puede que algunos de nuestros hijos nos reproche con razón, que a ellos no se lo enseñamos, e incluso los miremos extrañados, pero será cierto en parte, porque en la época en que éramos padres, también estábamos inmersos en crear nuestro mundo de adulto y profesional, y muy posiblemente en esos tiempos, no tuvimos disponibilidad horaria suficiente para, rememorar aquellos momentos en que fuimos niños. Por ello, el papel de los abuelos de hoy en día, sea tan importante, pues somos el reservorio de memoria de varias generaciones y lo que ayer nos impidió compartir con los hijos, hoy nos permite emparejar el ¨tanto¨y hacerlo con los nietos, aunque algún hijo cele ese momento que él no pudo disfrutar, jajajaj.

Ante esta disyuntiva que nos presenta la sociedad actual, los invito amigos lectores a ver y a observar lo que rodea a nuestros pequeños, los invito a tratar, en la medida en que, nuestros propios hijos nos lo permitan, a rememorar con esa tercera generación, los cuentos, los juegos y las experiencias de vida, en la que nuestros hijos fueron los héroes y protagonistas de cada momento de nuestras vidas. Estoy segura que habrá situaciones que nuestros hijos no recordarán, pero nosotros sí, porque para nosotros todo era importante, y podemos contribuir así, al crecimiento y afianzamiento de valores de nuestros nietos. Algún día, ya no estaremos, pero habremos compartido ese amor tan profundo que sentimos, y que de alguna manera, sin que ellos lo recuerden como tal, estará siempre en su memoria. O por lo menos, así lo espero yo.

Dios nos bendiga a todos, y ojalá que nos dé el tiempo suficiente para sembrar esas semillas de amor que llevamos dentro.

Mireya Pérez.


viernes, 14 de julio de 2017

Manantiales de Armonías: No busques recibir... Busca más bien, en qué puede...

Manantiales de Armonías: No busques recibir... Busca más bien, en qué puede...: El mundo en el que vivimos se ha vuelto tan material, tan inconsciente, a veces, de lo frugal y de lo fútil, que puede ...

No busques recibir... Busca más bien, en qué puedes ayudar?...









El mundo en el que vivimos se ha vuelto tan material, tan inconsciente, a veces, de lo frugal y de lo fútil, que puede ser todo en la vida, que apenas se da cuenta de que va girando en círculos sin final, tras una quimera, sin percatarse, que lo verdadero y real, hace tiempo que se bajó de ese carrusel y gira en otro sentido, o en el peor de los casos, lo hemos perdido para siempre...

Hoy, como muchas veces en mi vida, me ha llegado información sobre una ONG que desconozco, pero que llamó mi atención, y he trabado contacto con ellos, la pregunta de ellos fue: ¿ te podemos ayudar en algo? y mi respuesta fue:¿ En qué los puedo ayudar?...

Desconozco en realidad qué derrotero llevará esta primera toma de contacto a través del chat, pero de lo que sí estoy segura, es que, si mi inteligencia, mi capacidad para comunicarme y mis ganas de hacer algo positivo, sirven de algo, podremos colaborar juntos y llevar a puerto seguro proyectos, en los cuales yo me sienta involucrada y útil, y seguramente ellos obtendrán de mi, la buena intención de una persona responsable, honesta y cercana.

He escuchado a lo largo de mi existencia a cientos de personas que se quejan de todo: del viento, del aire, de la lluvia, de los niños, de las clases, del marido, de la esposa... y pare de contar. Sin darse por enterados, de que existen miles de millones de seres humanos que darían lo que no tienen por estar en su lugar, para ellos nunca hay suficiente, todo lo que tienen, lo que les rodea jamás llena sus propias expectativas, y derrochan sin saberlo, unos dones maravillosos, con los que la naturaleza les ha dotado. ¿Les suena verdad?.

¿ Por qué el ser humano es así?... Algunos dirán que es culpa de la educación permisiva que les dieron, otros simplemente dirán que ese tipo de gente es egoísta y sólo piensan en ellos... No sabría decirles por qué son o no, así, pero sí sé, porque la vida enseña mucho, que a todos nos llega el momento de ¨crecer y aprender¨las verdades de la vida. 

No existen vidas planas, sin sobresaltos, no, no sólo porque es estadísticamente imposible, sino porque además, cada persona debe aprender algunas lecciones, y estas se dan cuando el alumno está preparado para aprender. A veces se empieza desde temprano, hay personas que llevan más de 50 años en ese proceso, otros apenas, lo han empezado a hacer ahora después de un Ictus, de una enfermedad o de una pérdida irreparable..., hay cientos de miles de procesos, diferentes para cada ser humano, pero todos encierran, según el alumno, la enseñanza que necesita para su evolución emocional, espiritual y personal.

Aquellos que disfrutan de recibir, jamás se habrán puesto a pensar en aquel del que lo han recibido todo, incluso, si éste un buen día deja de dar, se habrá quejado lastimosamente, porque de repente, le quitaron algo que consideraban sólo y únicamente suyo. Habrá llegado a tildar de egoísta a esa persona de la que lo ha recibido todo... Sin darse cuenta que el zapato le encaja más a él, que al dador generoso, que se ha quedado casi como manantial sin fuentes o sin aguas de galería, que le alimenten...

¿Está todo perdido para esa persona?, creo que no, que siempre, independientemente de la edad y las circunstancias, el ser humano que es tan flexible, puede aprender algo nuevo: a ser generoso, a dar, y cuando empiece a hacerlo, sentirá lo gratificante que es observar el brillo de gratitud y la emoción de aquél que es receptor de esa forma de amor. Porque sí es imprescindible sentir amor por la gente, cariño y comprensión, empatía. Cuando conectas con el otro y comprendes su mundo, te ves reflejado en ellos y automáticamente quieres colaborar, sin ningún otro objetivo por detrás, sólo el de apoyar y ayudar. 

Tenemos cientos de miles de formas de hacerlo, sólo hace falta observar y poner toda nuestra intención y valor emocional en ello.

Hagamos pues amigos lectores un alto en nuestro día a día y busquemos la forma de hacer más llevadero el día de alguien cercano, así sea con una sonrisa, con el pequeño detalle de ayudarle con la compra, preguntarle por el perro, sonreírle... A veces, cuando logramos hacer sonreír a alguien, no nos damos cuenta, de que a lo mejor, esa persona hacía mucho tiempo que había dejado de sonreír, y hoy, gracias a uno de ustedes, su día se convirtió en menos gris...

Alma de payaso, suelo decir que tengo, pero en realidad son las ganas que pongo siempre en hacer reír a la gente, aunque sea con una payasada, con algún chiste, mal contado o con una pequeña sonrisa de complicidad, no cuesta nada, sale del alma y al alma llega...

Dios nos bendiga amigos, que tengan un fin de semana prometedor y maravilloso.

Mireya Pérez