A los compañeros del tren especial que es nuestra vida

viernes, 26 de mayo de 2017

Manantiales de Armonías: Nuestro mundo interior...Un gran aliado...

Manantiales de Armonías: Nuestro mundo interior...Un gran aliado...: En el correr del día a día de nuestra vida, en lo que dura un instante, cuando se cruzan las miradas de dos ex traños, o cuando simpl...

Nuestro mundo interior...Un gran aliado...



En el correr del día a día de nuestra vida, en lo que dura un instante, cuando se cruzan las miradas de dos extraños, o cuando simplemente se tiene la mirada perdida en el horizonte, viendo sin mirar o mirando sin ver... No nos damos cuenta del cúmulo de pensamientos y sentimientos que encierran esos ojos, que ni siquiera se han parado un instante a observar. Pareciera que la gente se ha vuelto autómata, o ha aprendido a no observar, a no fijarse en nada ni nadie, a no involucrarse en nada ni con nadie...

¿Somos acaso, una generación vacía, sin propósito?.¿Nos hemos deshumanizado por completo, y somos incapaces de observar y mucho menos de pensar en alguien que no seamos nosotros mismos..?

No tengo una respuesta al respecto, pero sí creo que nos vamos perdiendo de muchas cosas que suceden a nuestro alrededor, por la prisa del día a día. A veces ni siquiera tenemos tiempo para conversar con la persona que nos acompaña en el coche, en la vida, con los hijos, que crecen y no nos damos cuenta...

Hasta que un buen día, nos despertamos y al mirar alrededor, los espacios están ahora vacíos, desangelados, las habitaciones otrora llenas del bullicio de los chicos, se han vuelto opacas, sin vida, muy ordenadas quizás, pero sin vida, nadie las habita, nadie mueve ni un sólo marco o una cortina, hasta el aire se ha enrarecido de no abrir las compuertas del recuerdo, de la vida, por la ausencia de aquel o aquellos que ya no están o que han volado, probando sus propias alas...

Entonces, aquel que ha vivido hacia afuera se encuentra un buen día, frente al espejo y descubre a un desconocido, y cual Penélope, piensa que la piel y la mirada no eran esas, ¿quién es este extraño que me devuelve su imagen frente al espejo? ¿ Lo conozco? ¿ En qué momento perdió el brillo en la mirada?
¿Cuándo se vió así por última vez?...

Descubre que es él mismo, pero no se reconoce, las circunstancias, o las situaciones y experiencias, han dejado su impronta en él, la mirada que antes era tan vivaz y risueña, se ha escapado, y la piel parece marchita, no porque los años se le hayan venido encima, no, es que no tienen vida, como si la vida se hubiera escapado a algún sitio que desconoce...

De repente cae en cuenta que, su teléfono nunca suena, nadie se acuerda de llamar, ni siquiera para ofrecer un servicio telefónico nuevo, y se pregunta: ¿ En qué momento desaparecí del mapa afectivo de los míos? ¿ será que he muerto y no me he dado cuenta?...

No, quizás sea que, sin querer, sin haberlo hecho a propósito fuiste alejando a la gente de tu lado, en tu afán de no llamar la atención, de no hacer más duro el duelo, te encerraste y no compartiste lo que sentías, querías dar la impresión de tenerlo todo bajo control, de una forma tan certera, que la gente entendió que no necesitabas a nadie, y por eso hoy nadie toca tu puerta...

No es que ya no existas, es que no le diste la oportunidad a la gente de acompañarte, de darte apoyo emocional, no, te cerraste en banda, de forma tan certera, que ahora esa herradura está pegada a tu piel y te da forma. Pareces una copia del libro: ¨El hombre de la armadura de hierro¨....

¿Te preguntas cómo puedes rescatar eso que has perdido?, tendrás que armarte de mucha paciencia y tendrás que sobreponerte al orgullo que te ha llevado hasta ese puerto, pero no todo está perdido, pero debes poner el 101 % para poder sacarte de ese encierro que tú mismo diseñaste, en el que te sentías completamente a salvo, incluso de tí mismo.

Ahí viene a nuestro auxilio la Oración por un lado, y el meditar cada día, aunque sea unos poco minutos, para que puedas encontrar la guía que necesitas para abrirte de nuevo al exterior. No es un camino fácil, porque el primero que va a poner obstáculos eres tú mismo, ya que a nadie le gusta salir de su ¨zona de confort¨y la tuya es muy buena, se cree autosuficiente, y te ha engañado y engañado a los demás.

Hoy en día hay muchos medios para recuperar esa parte de nosotros mismos, que hemos mantenido al margen: libros, audios, charlas, vídeos en Youtube, que pueden darles montones de información, y encontrar aquella que más se adecué a sus necesidades. 

No hay una sola ruta, hay cientos de ellas. Pero también está la más sencilla: vencer el miedo al rechazo y tomar la iniciativa, llamar a esa persona que amamos, a ese hijo que se ha ido, y simplemente saludarlo, interesarse en cómo le va, quizás en las primeras llamadas sea muy parco, hasta quizás grosero, no importa, para los padres, siempre hay una nueva esperanza y los hijos son lo más importante de nuestras vidas, y si no, lo irán descubriendo por el camino y con el tiempo.

Cualquiera sea la persona, el retomar la relación en el punto anterior a la ruptura o desavenencia no es fácil, hay que vencer muchas barreras, propias y ajenas, pero si nos interesa, si esa persona significa algo importante, vale la pena intentarlo: Que no sea por no dejar... diría Cantinflas.

Si tenemos la suerte de haber cultivado nuestro mundo interior, a pesar del dolor del momento o de las circunstancias pasadas; el aquietar nuestra alma y escuchar lo que ese ser que nos habita, esa alma que nos identifica, tiene que decirnos, es un gran aliado, porque el alma de cada persona tiene mucho de intuición, es sabia, buena consejera y nunca jamás quiere algo malo para nosotros, nunca.

Si además, decidimos ser generosos y compartir con el exterior, parte de lo que hemos aprendido, del tiempo extra que tenemos, de la afición que hemos cultivado durante la vida, estaremos abriendo nuevos espacios para compartir y convivir con el entorno, quizás encontrarán nuevos derroteros que nunca sospecharon que existían, descubrirán a gente que nunca de otra forma habrían contactado y sentirán que empiezan, lo que es en realidad: vivir de nuevo.

El miedo siempre va a tratar de hacer acto de presencia, porque sabe cómo sabotear cada plan, cada ilusión, cada arista del diamante de la vida, porque siempre está ahí, alerta, para evitar que muevan su piso ¨conocido¨. Pero la fuerza de voluntad también es una gran aliada y depende de nosotros el apoyarnos en ella o no. 

Siempre está el ¨libre albedrío¨de por medio, pero si nos empeñamos en vencer nuestros propios miedos, si confiamos en ese ¨sexto sentido¨que a veces nos guía, podemos renovar y conquistar nuevos espacios, retomar el camino, recuperar los lazos emocionales que nos unen y construir puentes de entendimiento entre todos.

Dios nos bendiga a todos y cada uno de nosotros, no tengan miedo, es libre, pero traicionero, pero si confiamos en Dios, todo se supera y salimos adelante.


Mireya Pérez


miércoles, 24 de mayo de 2017

Manantiales de Armonías: Sólo una madre sabe esperar....

Manantiales de Armonías: Sólo una madre sabe esperar....: No sé si es porque, durante la gestación del embarazo, esos nueves meses, nos hacen vivir cada mes con alegría, optimismo, esperanzas, du...

Sólo una madre sabe esperar....

No sé si es porque, durante la gestación del embarazo, esos nueves meses, nos hacen vivir cada mes con alegría, optimismo, esperanzas, dudas y a veces hasta algo de miedo...pero cuando llega el momento en que ¡por fín! tenemos a nuestro bebé en brazos, todo se borra y sólo una gran sonrisa y una amorosa mirada nos acompaña, siempre que vemos a nuestro hijo o hija, e incluso cuando ya ha crecido, y ha emprendido su propio vuelo, el sólo pensar en ellos, nuestro rostro se transforma y la madre luce su hermosa sonrisa, su mirada se llena de alegría y hasta un leve rubor asoma a sus mejillas...

Todo esto hace que las madres seamos capaces de esperar, el tiempo que sea necesario, así nuestro hijo ya peine los treinta o los cuarenta, etc., porque una vez que somos madres, lo somos para toda nuestra vida.

Sin embargo, cuando la espera se traduce en la despedida más cruel, el adiós definitivo...Cuando las leyes naturales de la vida se trastocan y es el hijo el que se va antes que sus padres, el desconsuelo, la rabia, la indignación, el dolor contenido y sordo, nos invade hasta tal punto, que aún cuando pasen los años, la madre, esa mujer que lo dió todo, no puede olvidar y los años le increpan, las fechas se agolpan y cual Loca Luz Caraballo, va contando los años: Uno, Dos, Tres, Cuatro...

Comparto hoy con ustedes este Poema La Loca Luz Caraballo, del poeta venezolano Andrés Eloy Blanco, de su libro La Juambimbada de 1936...

De Chachopo a Apartaderos
caminas Luz Caraballo
con violetitas de mayo
con carneritos de enero
inviernos del ventisquero,
farallón de los veranos,
con fríos cordilleranos,
entre riscos y ajetreos,
se te van poniendo feos
los deditos de tus manos.

La cumbre te circunscribe
al solo aliento del nombre
lo que te queda del hombre
que quién sabe dónde vive
Cinco años que no te escribe,
diez años que no lo ves, 
y entre golpes y traspiés
persiguiendo tus ovejas
se te van poniendo viejos
los deditos de tus pies.

El hambre lleva en su cachos
algodón de sus corderos
tu ilusión cuenta sombreros
mientras tú cuentas muchachos
una hembra y cuatro machos.
Subida, bajada y brinco
y cuando pide tu ahínco
frailejón para olvidarte
la angustia se te reparte
uno, dos, tres, cuatro, cinco...

Tu hija está en un serrallo
dos hijos se te murieron
los otros dos se te fueron
detrás de un hombre a caballo.
La Loca Luz Caraballo
dice el decreto del Juez
porque te encontró una vez
sin hijos y sin carneros
contandito los luceros
seis, siete, ocho, nueve, diez...


Yo he llegado al cuarto aniversario, triste y resignada, y miro hacia las estrellas tratando de ver en ellas, una que me recuerde a tí, como si fuera posible olvidar al que me falta...

Dios nos bendiga a todos y cada uno de nosotros, a nuestras madres, a las que somos madres, a las que somos abuelas...

Mireya Pérez


martes, 23 de mayo de 2017

Manantiales de Armonías: Aunque el alma no pueda...¡ Vamos!

Manantiales de Armonías: Aunque el alma no pueda...¡ Vamos!: Hoy más que nunca necesitamos el auxilio de nuestra Fe, de la Esperanza y de la Caridad... Las situaciones que atravesamos en estos m...

Aunque el alma no pueda...¡ Vamos!

Hoy más que nunca necesitamos el auxilio de nuestra Fe, de la Esperanza y de la Caridad...

Las situaciones que atravesamos en estos momentos no son nada fáciles, quizás pensemos que, incluso, se trata de una hazaña heroica, quizás... Pero de lo que sí estoy segura al 100% es que de ésta vamos a salir.

Mi alma está estos días ¨achico palada¨, como diría una de mis grandes amigas, pero aún en estas horas en que la desolación me invade, no puedo dejar de reconocer que mi Fe, puede más que yo, que mi alma que es positiva, no me deja derrumbarme... Pareciera y así lo siento, que ella se niega rotundamente a dejarse amilanar, aunque mi mente crítica quiera expresar otra cosa...

A mi edad, he visto y superado muchas crisis, de todo tipo, como cualquiera de ustedes. No soy diferente a ninguno, ni mejor, ni peor. Pero quizás lo que nos haga diferentes, no sea el aspecto físico, sino aquello que nos impulsa, aquello que no nos permite echarnos a llorar en una esquina y mucho menos permitirnos el dejarnos abatir por las vicisitudes de la vida.

Pensarán quizás que estoy mejor preparada... No lo creo, pienso más bien, que es la Fe, la que me mantiene y me sostiene, aún en los momentos críticos y difíciles, porque ella sabe, desde el inconsciente, que ¨todo pasa¨, absolutamente todo... Y desde ese mundo interior que me habita, me empuja hacia la superficie y ¨parece decirme¨: ¡ Vamos tú puedes!!!!.

No quiero que piensen que soy una ilusa, que todo lo ve color de rosa y que cree en que las cosas se superan por ¨arte de magia¨, no, soy de los que creen en que no sólo la Oración hace falta, sino que además, debemos poner o sumar ¨la acción¨a nuestro propósito. Las cosas no se resuelven solas, o por lo menos, no suele ser así, generalmente se necesita empuje, decisión, motivación y entrega, para que aquello que buscamos se logre, y se produzca el ¨cambio positivo¨que buscamos o anhelamos.

Habrá gente en vuestro entorno que quizás dude, incluso, de vuestros propósitos, eso es natural, lógico y humano. Pero está en nosotros el creer en nuestras propias habilidades, conocimientos y fortalezas, así como conocer nuestras debilidades. Porque el comprender todo esto, puede hacer que podamos reconocer las ¨oportunidades¨y aprovecharlas a nuestro favor.

Muchos de los grandes inventos de la Historia, se lograron a través de ¨errores cometidos¨, sí, aunque no lo crean, así ha sido  y posiblemente será en el futuro, porque la ciencia y los adelantos tecnológicos han sido fruto de miles de experimentos que fallaron, hasta que se encontró la ¨variable¨discordante y se pudo subsanar y lograr el objetivo planteado.

No quiero decir con esto, que nuestras vidas sean una variable discordante, no, por favor. Sólo quiero darles el ánimo suficiente para que crean en sí mismos, para que evalúen en qué momento o circunstancias de la vida están. Y a partir de ahí, hacer los cambios o tomar las decisiones que haga falta realizar.

Cuando estamos abiertos a las posibilidades, cuando miramos a la cara a la gente, cuando nuestra mirada está en la mirada del interlocutor y todo nuestro semblante transmite la seguridad en sí mismo, es difícil que el otro u otros no se den cuenta de nuestra existencia y lo mejor de todo de nuestras capacidades.

Ese ejercicio que tantas veces les he recomendado: mirarse en el espejo y ver y analizar al ser humano que está en él, es parte del ejercicio que debemos realizar para ¨amar y aceptar¨al ser humano que somos, tal como somos hoy, con nuestras alegrías, nuestras penas, nuestros aciertos y desaciertos. Todos ellos nos han traído hasta este momento crucial, pero está en nosotros aceptar y amar a ese ser humano que es único e irrepetible. Ni mejor ni peor que otros, pero es o somos nosotros mismos. Con canas, o sin ellas, con cicatrices que a veces no se ven, porque están ocultas bajo toneladas de ¨amor propio¨... pero que están ahí, y nos definen, aunque no lo creamos, pero diría incluso que, esas cicatrices nos hicieron ser mejores, porque nos añadieron el ¨toque de humanidad¨ que nos hace tan diferentes y cercanos.

Es nuestra vida, son nuestras experiencias, nuestras vivencias, nuestros errores y aciertos, nuestros, de nadie más. Por ello, somos únicos e irrepetibles... No lo olvides nunca, nuestra alma está consciente de ello y por ello nos anima a no tirar la toalla, a luchar, a enfrentar nuestros miedos y a doblegarlos. Sé que al principio no es fácil, que pareciera que está todo en contra, pero ahí es cuando la Oración, la Fe y la Esperanza se abren camino en la oscuridad y encienden miles de luceros para que la noche triste se convierta en hermosa y única. ¿O acaso las noches estrelladas no son hermosas?. Pues bien, ahora ¡adelante! a comerse el mundo, a luchar por aquello que creemos y por lo que hemos superado cada bache del camino. No importa cuántas veces tropecemos, lo realmente importante es levantarse, respirar y dar ese primer gran paso.

Dios nos bendiga a todos, que nos permita ver en cada momento las ¨oportunidades¨y sepamos encontrar la manera de manejar los pequeños escollos que se puedan presentar.


Mireya Pérez.




Manantiales de Armonías: Hacer las pases con nuestro pasado....

Manantiales de Armonías: Hacer las pases con nuestro pasado....: Todos y cada uno de nosotros, tenemos un camino por el cual hemos transitado, a veces hemos estado de alguna manera tutel...

viernes, 19 de mayo de 2017

Manantiales de Armonías: La Armonía del Amor...

Manantiales de Armonías: La Armonía del Amor...: ¡Cuán difícil es, hoy en día, vivir en armonía!... Los días se suceden, uno tras otro, la vida en las ciudades es agitada, y la g...

La Armonía del Amor...


¡Cuán difícil es, hoy en día, vivir en armonía!...

Los días se suceden, uno tras otro, la vida en las ciudades es agitada, y la gente siempre anda corriendo de un lado para otro, tratando de ¨vivir¨, de sobrevivir e incluso de  respirar... Pareciera que si no corremos, que si no estamos acelerados, quizás no podamos alcanzar aquello que tanto ansiamos, o cumplir con nuestros sueños, o los de aquellos que han cifrado su vida en la nuestra.

No sabemos que, al correr como desaforados, perdemos instantes y momentos mágicos y maravillosos, que están sucediendo a nuestro alrededor y que no los captamos, por estar siempre corriendo detrás de ¨la zanahoria imaginaria¨ de nuestras preocupaciones. A veces la vida, nos para de golpe, y zas, nos demuestra que no debemos correr, que lo que debemos hacer es ¨caminar y respirar¨...

Así que, en el momento en que nos dan el ¨parón¨, nos damos cuenta de lo inútil y pueril que fueron nuestras preocupaciones, nuestras dudas, nuestras angustias, y entendemos de repente, las pequeñas grandes verdades que nos tiene la vida, como aprendizaje... 

Una de esas grandes verdades se refiere al Amor, en letras mayúsculas, no se refiere al amor de pareja, no, sino al Amor en cada momento e instante de nuestras vidas: desde la educación y buenos modales al saludar o llegar a un sitio, conocido o no; a la educación y ¨elegancia¨para hablar y conversar con un extraño; al pedir una información, al solicitar la ayuda de una persona que trabaja en alguna oficina estatal, y aunque sabemos que nuestro aporte ciudadano, paga su salario, aún así, le tratamos con respeto y le damos gracias por su pronta respuesta y buen servicio.

También es una forma de Amor, el cómo nos dirigimos a la gente que conocemos, incluso en aquellos momentos cuando estamos molestos y hasta incluso ¨muy enfadados¨ con esa persona amiga, compañero o pareja, que ha hecho algo, o creemos que ha hecho algo que nos ha molestado en grado sumo y nos ha sacado ¨literalmente¨de nuestras casillas...

Quizás no hayan reflexionado en cómo responden, en cómo levantan la voz e incluso gritan al otro, o lo hacen callar, y en su ofuscación no ven la mirada del otro, no notan cómo de repente esa persona herida, se pierde, se apaga, no entiende el por qué, si les decimos que los amamos, hoy les maltratamos... Las palabras hieren más que el peor insulto, aunque ustedes nunca lo hayan pensado así. Una palabra dicha sin levantar la voz, pero dicha con una entonación diferente, puede herir más que una puñalada certera....

Dice el refrán:

_ Somos esclavos de lo que decimos y dueños de lo que pensamos..._

Las palabras una vez salen de nuestra garganta, de nuestra voz, llegan al otro y pueden transformarse en ¨un antes y un después¨... Lo peor es que muchos de los que han sido ofendidos, no saben cómo curar esas heridas emocionales y se recubren, poco a poco, de una coraza, que se irá haciendo cada vez más rígida, hasta el punto que dejarán de contactar con el mundo, o se perderán de los pequeños grandes milagros que la vida nos puede ofrecer.

¿Están acaso perdidos para el Amor?... No..

La gente necesitará hacer, en estos casos, un estudio de su Yo, tendrán que buscar en su Yo interior, las fuerzas para recuperar la fe perdida, en los seres humanos, en la gente que le rodea, en el que ¨un día le maltrató¨... Pero si el daño emocional fue desbastador, tendrá que reunir fuerzas y alejarse en el tiempo y en el espacio, para lograr salvar su integridad física y moral. 

Poner distancia del otro o de los que nos hieren, es a veces lo único que se puede hacer, aunque eso signifique estar solos, sin nadie alrededor. La soledad es a veces una buena consejera, pues nos ayuda a reconciliarnos con nosotros mismos, y una vez se han cerrado las cicatrices y la ¨piel¨se ha recuperado, podemos de nuevo volver a mirar, a escuchar y a sentir, sin miedos, sin temor al dolor, muy posiblemente, ese nuevo Yo que surja del retiro emocional, será mucho más fuerte, sereno y capaz de enfrentar los pequeños grandes problemas que se puedan presentar.

Cuando te sientes sano y seguro, miras al mundo con otros ojos, ya no tienes lágrimas que difuminen el paisaje, incluso, descubres colores que antes no habías visto. Pero sobre todo, te das permiso a ti mismo para creer de nuevo en la gente, aceptar las ¨diferencias¨y apreciar lo que nos iguala.

Es entonces, cuando descubres que el Amor es Armonía, que es paz, que tiene luz propia, que se expande como los rayos del sol, que te llena y te complementa, que te hace libre y por supuesto jamás te pone cadenas. Cuando amas a manos llenas, a todo y a todos, te sientes libre de respirar, de pensar, de opinar, no temes ofender o ser ofendido, reconoces en el otro o en los otros, sus diferencias y sus semejanzas, y te sientes feliz en tu piel, en tu edad cronológica y mental, en tu entorno y lo más importante de todo: ¨te das permiso para experimentar y aprender¨, sin agobios, sin temor a ser criticado, a ser observado. No, eso te abandona para siempre, porque después de esa etapa dolorosa, la persona que emergió es cada vez más segura, más sincera consigo misma y se reconoce a sí misma como el ser humano que es.

Busquemos pues, amigos lectores, esa Armonía de Amar, en todos y cada uno de los capítulos de nuestra vida, no sólo en el plano familiar y de pareja, no, también en el ambiente en que nos desarrollamos, desde el ámbito laboral hasta el general. Hagamos que esa Armonía se transmita con el sólo mirarnos, con el sólo cruce de una mirada a un extraño en la calle... Estoy segura que habrán notado, sin darse cuenta, que la gente que se cruza en nuestro camino, a veces esconde la mirada, pero hay muchos que nos miran de frente y ¨pareciera que nos han saludado¨con la mirada... y sí lo hicieron, recuerden qué sintieron en ese momento, y la respuesta posiblemente haya sido: Paz.

Hoy quiero para todos nosotros esa Paz, esa Armonía del Amor, en cada uno de nosotros, que seamos mensajeros del amor sin género, razón social o psicológica. La vida nos pondrá en el camino, todo aquello que nos haga falta para crecer, para evolucionar y aprender. Pero también seremos maestros y aprendices, todo el tiempo. Desde el amor y la confianza, la generosidad y la amistad, la entrega y el buen hacer.

Dios nos bendiga a todos nosotros.

Mireya Pérez


martes, 16 de mayo de 2017

viernes, 12 de mayo de 2017

Manantiales de Armonías: Poema La Patria amada...

Manantiales de Armonías: Poema La Patria amada...: Para aquellos que un buen día tuvimos que emigrar de nuestra tierra, buscando un horizonte distinto, dejando atrás ...

Poema La Patria amada...












Para aquellos que un buen día tuvimos que emigrar de nuestra tierra, buscando un horizonte distinto, dejando atrás lo que más valor tenía: parte de la familia, los amigos de toda la vida, los compañeros de juegos, los paisajes grabados en el corazón a sangre y fuego... No les es extraño el sentir que una parte importante de su corazón se quedó allí, agazapado, escondido, pero con la esperanza del niño, que aunque juega a las escondidas, sabe que su madre jamás dejará de buscarle, porque la madre ama de forma infinita, sin cansancio, sin tiempo, sin mesura...

Hoy le dedico a mi tierra Venezuela, estas palabras en versos, nacidos de la emoción, de la nostalgia, del amor...

La Patria amada...

Mi querida tierra,
la que me vió nacer,
la me vió crecer entre niñas y niños alegres,
inocentes, felices...

La tierra que prometía al emigrante,
un lugar donde crecer, donde luchar,
sin distingo de raza, credo o nación de origen,
la tierra que llegaron a llamar:
Tierra de Gracia...

Porque eres rica en paisajes,
montañas, llanos, costas espectaculares,
selvas, ríos caudalosos, lagos y espejos de agua...
Pero su riqueza mayor es su gente,
sencilla, abierta, alegre, espontánea, generosa...

Gentes, que al calor del desarrollo,
formó a su juventud en principios y valores,
que hoy parecen lejanos en el tiempo,
pero que no han perdido su esencia, no,
hoy reviven en cada joven, en cada estudiante,
en cada obrero, en cada hombre y mujer que luchan codo a codo
para salir adelante, para reconquistar lo perdido,
para devolver la ilusión de vivir,
de estudiar, de formarse,
de crecer como pueblo,
como Nación...

La Nación que nuestros Libertadores
lucharon por forjar,
la que heredamos, 
la que amamos, ´
la que está grabada, no sólo en el corazón,
sino también en nuestra retina.

Nación de hombres y mujeres valientes,
luchadores, emprendedores,
constructores de un nuevo tiempo,
de una nueva tierra,
la tierra que hoy clama y aboga por la Paz,
por la reconciliación,
por la unidad...

La que necesita a cada uno de sus hijos, a todos...
Porque una madre no discrimina a un hijo de otro,
porque una madre sólo puede hacer, lo que hace mi Patria
Extender los brazos al Sol,
para acunarnos a todos, 
bajo una misma bandera,
con un sólo canto,
escudada en un único emblema
Nuestro escudo Nacional...

Patria amada...
desde la distancia que el destino me ha impuesto,
desde el amor y la añoranza,
desde los sueños y las esperanzas...

Hoy te dedico estos versos,
con el sentimiento de gratitud
a mi gente, a los que cada día
demuestran que somos los herederos
de esos nobles y aguerridos jóvenes, 
que un buen día, en unión,
lucharon por los valores de Libertad,
de igualdad, de unión.

La Historia, mañana dará nombres
a los que hoy, parecen anónimos,
pero ella los pondrá en el lugar que les corresponde,
serán los forjadores de la nueva tierra,
la Patria renovada, generosa y amada,
que de nuevo brindará las oportunidades,
la alegría, la salud y el regocijo,
a su pueblo, a sus gentes, a sus jóvenes,
y los mayores, como yo,
darán gracias a Dios 
con el regocijo del padre o la madre
que ve regresar a la casa,
a los hijos de su corazón.

Dios te bendiga tierra mía,
que la Virgen de Coromoto,
nuestra patrona,
te cubra siempre con su manto
y amoroso calor de Madre Celestial.

Mireya Pérez




https://www.youtube.com/watch?v=UdkWoi7-Bhs&list=PL824FD9095B0800E3

PD. En la época que se compuso la letra y la música del Himno Nacional de Venezuela en 1810, en una reunión de la Juventud Patriótica, se crearon los primeros acordes de esta canción, música de Vicente Salias y letra de Juan José Landaeta, por supuesto, no estaba aprobado, y se perseguía con cárcel, por ello, las mujeres venezolanas empezaron a cantarle a sus hijos esta Nana criolla con la música del Himno Nacional.


https://www.youtube.com/watch?v=9sMFodcgXXs


Manantiales de Armonías: Como cometas al viento...

Manantiales de Armonías: Como cometas al viento...: Un poema de mi invensión:  Como cometas al viento Hoy he extendido mi cometa hacia el viento mi cometa de madre sin aliento, m...

miércoles, 10 de mayo de 2017

Manantiales de Armonías: Quiero... Por tanto, puedo....

Manantiales de Armonías: Quiero... Por tanto, puedo....: No sabemos lo fuertes y tenaces que podemos llegar a ser, si antes no hacemos un ejercicio de introspección: analizamos el qué, el...

Quiero... Por tanto, puedo....








No sabemos lo fuertes y tenaces que podemos llegar a ser, si antes no hacemos un ejercicio de introspección: analizamos el qué, el por qué y el para qué, y ese cómo, llega sólo. Pero a esta última etapa no se llega antes haber estrujado el jugo de nuestra fuerza emocional, para lograr aquello que nos hemos propuesto, incluso, cuando tenemos ¨aparentemente´todo en contra.

El primer gran escollo que tenemos que enfrentar es el ¨auto saboteador ¨que tenemos dentro. Sí, como lo leen, no me he vuelto loca, no, estoy muy consciente de lo que les cuento, porque yo me he enfrentado más de una vez a ¨ese personaje¨, que no es otro que el Ego, sí, ese personaje es tan astuto, que permanece agazapado, esperando el menor descuido, incluso esperando el último instante, para hacer ¨acto de presencia¨y evitar que des el gran paso...

¿No les ha pasado que, estando listas para salir, vestidas, arregladas, dispuestas... de repente, en el último instante, les asalta un pensamiento o miran el espejo de la habitación, miran incluso por la ventana y zas! el saboteador te dice al oído que:  

_ ¨Mejor te quedas en casa, que no salgas, que a lo mejor llueve, que no sabes qué te vas a encontrar, que total en casa estás bien....?._

Estoy segura que les ha sucedido, no porque tenga ¨pelo de bruja¨, jajajaja, no, es que lo he vivido, más de una vez, incluso me sucedió el lunes pasado, cuando iba al encuentro de este nuevo ciclo de formación, de repente pensé que ¨no podía¨... Faltó muy poco para perder esta oportunidad, pero respiré profundo más de una vez, deseché mis miedos y salí de casa, cerré la puerta de esta casa ¨vacía aparentemente¨y caminé sin mirar atrás, sólo pendiente de los pasos y de la vía que debía llevar a mi destino de esa tarde, quince minutos a pie, a solas con mis pensamientos y observando la naturaleza que me rodeaba y descubriendo algo que para mí, una mujer de ciudad, era hasta ese momento algo insólito... A mitad del camino, más de 15 gallinas sueltas y un montón de polluelos, en diferentes niveles de crecimiento, se divertían entre los matorrales, muchos de los cuales eran tuneras que, en estos días están empezando a florecer, y lo felices y campantes que estaban los gallos, que disimuladamente cuidaban su harén... jajajaj... Y yo había tenido miedo, jajajajaj. 

Ahora sé que la vida tiene ¨oportunidades y visiones¨de las cuales carecemos  o no tenemos información exacta, pero si confiamos, si sabemos esperar, si entendemos que ¨todo, absolutamente todo¨ tiene un propósito. Quizás podamos no sólo sorprendernos, sino aceptar y esperar que, por alguna razón que desconocemos, la vida nos está poniendo en este escenario especial e insólito, y después de haber leído a autores tan prestigiosos y sabios como, el Dr. Wayne Dyer, Dr. Depra Chopra, Louise Hay, e incluso Paolo Coelho, etc., no me queda más que ¨reconocer y aceptar¨que por alguna razón, de la cual no tengo información completa, la vida me ha puesto en esta etapa y debo experimentarla, aceptarla, introyectarla y muy posiblemente después, exponerla a través de este medio, o de otros, para seguir aportando ¨mi granito de arena¨en el crecimiento personal de todos nosotros. Porque tanto ustedes como yo, formamos parte de este ¨barco existencial¨al que llamamos planeta Tierra, y que navegamos juntos, por designios naturales o como suelo decir yo, porque Dios así lo ha querido.

Amigos lectores, sé que no es fácil el tomar decisiones y a veces incluso, el mantener la posición que hemos tomado, pero si nos encontramos con un momento de duda, debemos entender y aceptar, que forma parte de nuestra vida, que a veces lejos de ser algo que nos hace daño o nos puede destruir, es al contrario, un ¨constructor¨, el constructor de nuestro grado de valentía, de asertividad, de confianza en nuestras propias capacidades, de entender que ¨nada llega por casualidad¨, que la vida tiene infinitos hilos rojos, que nos interconectan de una manera tal, que formamos parte de una red intrincada de situaciones, personas y experiencias sin límites y nosotros, personalmente, no debemos ser los que pongamos esos límites, sin por lo menos, conocer la mayor parte de las aristas de ese nuevo proceso.

Si el lunes no hubiera ido y transitado este camino, que ahora sé que haré durante un buen tiempo, jamás hubiera descubierto esa maravilloso micro ecosistema donde las gallinas, los polluelos, gallos y hasta gatos, que miraban con desconsuelo a sus posibles ¨alimentos¨, conviven en armonía, formando parte de esta ¨fotografía mental¨que ahora poseo, y es algo realmente maravilloso.

Si en algún momento, el ¨saboteador¨hace presencia en sus mentes, simplemente respiren, cierren los ojos, sólo céntrense en respirar, unos segundos... Antes de haber llegado a las quince inspiraciones, el miedo aparente habrá pasado, y podréis seguir con aquello que habíais planeado con antelación, háganlo tantas veces como lo necesiten, no es un acto de cobardía, no, es sólo que estamos criados de una manera en la cual, nos enseñaron más a aceptar el no, que al decir sí, que sí podemos. Ahí está la clave de todo, creer y confiar en que sí lo vamos a lograr.

Dios es grande, su tiempo es perfecto y yo sigo estando cada día, inmensamente agradecida por las oportunidades y las experiencias que van surgiendo en mi día a día, pues estoy viva, respiro, estoy sana, pienso, aprendo, comparto y sobre todo, jamás me siento sola. Soy una mujer afortunada, a pesar de muchas cosas, y por ello agradezco cada día las oportunidades y las experiencias que voy viviendo y que puedo compartir.

Dios nos bendiga a todos y cada uno de nosotros.

Mireya Pérez







martes, 9 de mayo de 2017

Manantiales de Armonías: Cada día tenemos nuevas oportunidades... Adelante!...

Manantiales de Armonías: Cada día tenemos nuevas oportunidades... Adelante!...: Cuando pienso en todos los caminos que he transitado en mi vida, a través de estos 61 años que tengo, me siento perpleja ... No por l...

Cada día tenemos nuevas oportunidades... Adelante!....



Cuando pienso en todos los caminos que he transitado en mi vida, a través de estos 61 años que tengo, me siento perpleja... No por las cosas que han ocurrido, que para cada quien, tienen su propio significado, pues todos tenemos una historia de vida, y miles de resultados diferentes; sino por los enlaces que se han ido formando de un paso a otro, sin que apenas me hubiera dado cuenta, hasta el momento actual.

Los enlaces, las emociones, la gente que conocemos, los que hemos encontrado en el camino, los que se han marchado, o los que están por llegar o que están anunciando su llegada... Todo me parece interesante, no porque sea una mujer curiosa, en realidad no lo soy, de hecho me molesta la gente que estando en tu casa, de visita, te abre los cajones o las puertas de los armarios para ¨curiosear¨, me parece una falta de respeto absoluta y me causa un disgusto, que apenas puedo contener, pero respiro profundo y logro acallar esa parte de mí, que es aún indómita, y gracias a Dios, lo logro y dejo pasar el momento, pero es algo que en verdad no puede conmigo, es una invasión a mi intimidad, casi como si me hubieran violado. Quizás es absurdo, pero es así, no lo puedo evitar.

Respeto a la gente y las acepto como son, lo mismo quiero para mí, porque es una forma de convivir: la aceptación del otro u otros, pero también la nuestra propia, pues es un toma y daca que jamás se debe interrumpir, forman parte de las leyes naturales de la existencia, el equilibrio de las relaciones.

La vida, en ese devenir, nos presenta oportunidades o retos que van desde lo emocional a lo personal e individual, real o transitorio, no lo sabemos, pero en el momento que aparecen, tomamos decisiones que esperamos sean las acertadas o por lo menos, las que más se acercan a lo que soñamos, esperamos o deseamos. Sólo el tiempo, ese maestro que a veces es implacable, nos muestra al final del recorrido, si fue perfecto o no, pero aún cuando las decisiones hayan sido erróneas, traen un aprendizaje, para todos los niveles de nuestra existencia, y eso me resulta muy estimulante. Siento que estoy viva, que puedo pensar, expresar, aprender, comprender, compartir y evolucionar, como ser humano, como mujer, como amiga y madre, como abuela, en todos y cada uno de los roles que la vida me plantee, desde la humildad que es la gran maestra de nuestra vida.

Ayer comencé un nuevo ciclo de enseñanza, de aprendizaje, en un área de estudios, que nunca toqué, lo pasé por la tangente, aunque mi esposo siempre tuvo algo que ver con el tema, y creo que desde el Cielo habrá dicho:

_ Por fin !.... jajajaja_

No voy a decirles de qué se trata, pero creo que voy a aprender muchas cosas, que me ayudarán a entender mejor el panorama de este mundo en el que habito, que a veces no entendía, pero gracias a esta nueva hoja de ruta, podré ver con más claridad. Si les digo que veo perfectamente el recorrido de este camino, les mentiría, pero estoy conociendo a gente nueva, de diferentes edades y circunstancias, de diferentes niveles socio culturales, y eso me fascina, me siento como pez en el agua, jajaja. Espero que mis nuevos compañeros también se sientan igual que yo, pues es importante que todos asumamos esta nueva etapa con ilusión y al final logremos los objetivos que nos hemos trazado, en conjunto y en forma individual. 

Es un reciclarse, un renovar y aprender, y para mí que siempre he estado rodeada de libros, me hace sentir feliz.

Ayer recordaba con mis compañeros, una anécdota del pasado, cuando en los años 80, teníamos las primeras PC de Epson, y mi esposo no me dejaba ni siquiera que la limpiara, porque podía dañar el equipo... jajajaja.

En esos años entré a trabajar en la primera compañía de seguros del país, para ese momento, y era coordinadora de producción. Acostumbrada, por mi carrera de biólogo y docente, a llevar tablas de seguimiento de gestiones o evaluaciones, aplicaba estos conocimientos en elaborar las gráficas para llevar el crecimiento de la cartera de mis chicas, productoras exclusivas de seguros, de las cuales, hice grandes amigas que aún conservo, gracias a Dios. Pero lo hacía a mano, y los cálculos también. Era un proceso engorroso que hacía en mi casa, restando tiempo a mis hijos y a mi familia, pero sentía que era mi deber saber cómo estaban cada una de mis chicas, y cómo podía ayudarlas a crecer y obtener los premios que la compañía daba cada año, en el Plan de Incentivos de Producción.

Un buen día, caminando por el pasillo de la gerencia, escuché a las secretarias quejarse de que las estuvieran ¨obligando¨a hacer un curso de informática, eran los tiempos del World Perfect y del Lotus 123 y yo me emocioné, era el momento de solicitar que me dieran también la oportunidad de hacerlo, pero a mi jefe no le pareció bien, al contrario, pensó que estaba loca, pero seguí en mi empeño, y creo que por quitarse de mi por un rato, aceptó que entrara en los cursos que daban la gente de Soporte técnico... Estaba feliz como una niña chica y apenas empecé a recibir las primeras clases y pude por fin hacer mi primera hoja de cálculo, me sentí realizada!!!. Recuerdo que ese día bajé emocionada con mi primer cuadro de producción, donde había plasmado la gestión de mis chicas y la llevaba como un premio... jajajaj.

En el pasillo, uno de los coordinadores, al que recuerdo con mucho cariño, pues era un señor con todas sus letras y un ser increíble, me paró y me dijo:

_ Mireya qué te pasa?_ Estás roja como un tomate_ 

_ Eduardo, estoy feliz!!!- Mira, con esta herramienta podemos hacer esto.._

Observó el cuadro que había hecho y me acompañó a ver a nuestro jefe, yo era para ese momento, la única mujer del equipo, el resto, estaba formado por once hombres y nuestro jefe, y cuando le mostré el cuadro y lo feliz de mi rostro por este logro, se sonrió y me dijo:

_ ¿ Sabes que ahora los chicos van a tener que hacerlo también?- Te vas a ganar unos cuantos enemigos_ jajajaj.

Pero no fue así, aunque algunos estuvieran algo remolones, al principio, cuando vieron lo bueno que era y lo que nos ahorraba en tiempo, se pusieron en marcha y a finales de ese año, ya todos usábamos las aplicaciones y nuestro grado de compromiso con nuestra fuerza de producción se hizo más evidente.

Estudiar siempre ha sido para mí algo invaluable, y una de mis amigas me recordó estos días, la capacidad que tengo para hacerlo. Ella a veces me toma por sorpresa, porque no siempre la gente se da cuenta de lo que nos gusta o apasiona a los otros y mi amiga, siempre sabe cómo me siento, en qué momento me encuentro y gracias a ella, he emprendido algunas rutas que a lo mejor me hubieran tomado un mayor tiempo el reconocerlas y emprenderlas. 

Gracias amiga de todo corazón.

Así que hoy quiero animarlos a hacer cosas nuevas, a aceptar las oportunidades, a aceptar las llamadas del destino que no sabemos a dónde nos va a llevar, pero que durante el proceso hará que nos sintamos vivos, despiertos, con ganas de aprender, de compartir, de realizarnos.

Sin miedos, el miedo a veces nos bloquea y nos impide sobreponernos, simplemente porque el ¨nicho en donde estamos¨, aunque no nos guste, lo conocemos y al miedo no le gusta que le cambien los patrones, pero hay que hacerlo.

Queridos lectores no temamos a lo desconocido, en el caso de que en el transcurso del recorrido, veamos que algo no va bien, siempre podemos cambiar, pero no nos quedemos en el borde del río sin atrevernos a cruzar, pues no sabemos ni su profundidad, ni las corrientes de su cauce. Pero sí nos conocemos, sabemos de nuestras capacidades y si seremos capaces o no de vencer todas nuestras trabas y salir airosos.

Dios nos bendiga a todos y cada uno de nosotros y gracias Señor por las oportunidades que nos brindas cada día.

Mireya Pérez


sábado, 6 de mayo de 2017

jueves, 4 de mayo de 2017

Manantiales de Armonías: Una niña sabia de seis años... mi nieta...

Manantiales de Armonías: Una niña sabia de seis años... mi nieta...: Desde que era niña, las películas de Disney eran mis favoritas, y cuando me hice adulta y madre, fui coleccionando cada DVD...

Una niña sabia de seis años... mi nieta...








Desde que era niña, las películas de Disney eran mis favoritas, y cuando me hice adulta y madre, fui coleccionando cada DVD que conseguía para hacer ¨mi colección¨, la que guardaba con cariño y agradecimiento, pues a estas películas estaban asociadas diferentes épocas de mi vida, incluso los sueños de un mañana prometedor, jajajaj.

Mis hijos vieron estas películas muchas veces, y cada uno de ellos tenía su favorita, hoy recuerdo a Peter Pan, por mi hija y La Espada en la Piedra, por mi hijo...

Pero el tiempo pasó, crecieron, y hoy que soy abuela, un buen día, en uno de esos viajes de mis nietos a casa, busqué mi pequeña colección y se las regalé, había que pasar el testigo, jajajaj... Mi hija sabía lo que significaba esa colección, y aunque mi yerno no atinara a pensar que a un adulto de mi edad le gustaran estas películas, pues se las llevaron, jajaja. Hoy si mis nietos ven alguna, se mofa, pero con respeto de esta abuelita que disfruta como una niña de estas películas.

Pero lo que nunca imaginé fue que un día mi nieta mayor, seis años, me dijera:

_ Ya no me gustan esas películas Tati _ sorprendida pregunté:

_ ¿Por qué mi cielo?_

_ Tati, es que todas terminan encerradas por una bruja mala, una madrastra o un ser maligno...._ y continuó _ Y al final las rescata un príncipe _

_ ¡ Qué bobadas!_ en el mundo no hay tantos príncipes!_ Yo no quiero que nadie me rescate...

Me quedé perpleja, pero tuve que aceptar que ella tenía razón.

Sin querer, muchas de las niñas de mi generación, crecieron sin saberlo, con el ideal del ¨hombre maravilloso¨que sería su ideal... Algunas jamás encontraron al hombre perfecto, otras no supieron reconocer ese amor que se acercó a su puerta, y las que tuvimos pareja y familia, quizás en más de una ocasión, sin que lo aceptemos a viva voz, hubiéramos querido que se convirtiera en Sir Ivanhoe y nos rescatara de los pequeños grandes problemas de la vida... Pero eran y son seres humanos, como tales, con defectos y virtudes, y por supuesto nosotras no somos ninguna princesa, ni somos tan delicadas e indefensas... jajajaj. 

Por eso, de un tiempo a esta parte, he visto que las películas de Disney han cambiado, ya hay heroínas que están solas, que se realizan, cada una en su entorno, sin necesitar del apalancamiento de una pareja, sea cual sea...

Mérida de Brave o Valiente...
Elsa de Frozen y
Moana de la película con el mismo nombre...

Son ejemplos modernos de estos tiempos, y tienen razón los niños de hoy, con sus razonamientos, en palabras sencillas, pero claras, producto de estos tiempos fantásticos en los que se están desarrollando.

No quiere decir que estas nuevas generaciones no se vayan a enamorar algún día, pero creo que lo harán sin idealizar al otro y aceptando sus diferencias y muy posiblemente, amarlos por esas diferencias.

Por ahora, vivo con ilusión cada una de las etapas que están viviendo, atesorando recuerdos, para el momento en que crezcan y si estoy viva, poder comparar mentalmente al nieto adulto, con el niño que conocí. Dios quiera que pueda vivir esa etapa... En estos tiempos disfruto cada experiencia como maravillosa y fantástica. Lo demás está en manos del Creador, ya habrá tiempo para todo.

Dios bendiga a nuestros nietos, a sus padres, y también a nosotros, para que podamos disfrutar de cada aprendizaje y descubrimiento de esta nueva generación, diferente, única y amada.

Mireya Pérez


https://www.youtube.com/watch?v=AtEasxc0v64&t=203s


Manantiales de Armonías: Las cosas que pensamos y a lo que nos dedicamos......

Manantiales de Armonías: Las cosas que pensamos y a lo que nos dedicamos......: Con el transcurso del tiempo y los años, cada ser humano va experimentando en su vida cambios importantes, que los van moldeando como...

lunes, 1 de mayo de 2017

Manantiales de Armonías: El Libre Albedrío... Una gran responsabilidad...

Manantiales de Armonías: El Libre Albedrío... Una gran responsabilidad...: Desde niños nos han enseñado que Dios nos dio, entre tantos dones, el del Libre Albedrío , la libertad de tomar nuestras propias dec...

El Libre Albedrío... Una gran responsabilidad...



Desde niños nos han enseñado que Dios nos dio, entre tantos dones, el del Libre Albedrío, la libertad de tomar nuestras propias decisiones, pero también nos ha hecho responsables de esas decisiones, de los aciertos y de los errores...

Es quizás, en este último punto, donde no nos hemos detenido lo suficiente, quizás por el rápido devenir de los días, meses y años, que no nos damos cuenta de cuán importante es el hecho de ¨ser dueños de nuestros actos¨. 

Uno de mis jefes me dijo una vez:

_ Somos dueños de nuestros pensamientos, mas no de nuestra palabras expresadas al son del viento_

Porque una vez expresadas, ya no tienen vuelta atrás, no podemos más que reflexionar en qué hicimos o dijimos, pero no tenemos dominio en la forma en que a veces son tomadas... La gente interpreta, a su manera, lo que decimos, ahí reside quizás, el gran problema de las palabras dichas al calor de una rabieta o de una tristeza profunda, y es en esos momentos cuando el dolor habla y hiere peor que si hubiéramos blandido una espada de dos hojas...

Hay frases que son demoledoras y la gente las pronuncia en el calor de una ofuscación, de un dolor profundo o de ese Ego que domina al orgullo y éste responde de la forma que más daño puede hacer o quiere hacer, con rencor...

Después, cuando la rabia ha pasado, y se ven en el espejo de la mirada del otro a quien han faltado al respeto e incluso al que han matado su propio amor, no saben y quizás no sepan e incluso ni se les pase por la mente que deberían pedir perdón, que han hecho una herida profunda en el alma del que los ama, y el orgullo no les deja pronunciar la palabra que podría ayudar a cicatrizar esa herida tan profunda:

_ Lo siento_ Estaba tan dolido que no medí mis palabras_ Perdóname por favor.

Las personas que sueltan las palabras con afán de herir, no miden su propia violencia, y se lanzan como caballos desbocados, estrellándose contra un muro o en el peor de los casos, cayendo por el precipicio de la ignominia.

Cuántas personas han perdido para siempre a las personas que más amaban, simplemente por su afán de demostrar su ¨aparente fuerza moral¨y lo que en verdad han hecho es matar el amor, matar lo más hermoso que han tenido en su vida, destruyendo para siempre no sólo a la persona, sino también su auto estima, que queda hecha polvo. No piensan que la persona agredida está indefensa ante su ataque, que jamás previeron, que jamás merecieron, pero el Ego que los ha dominado, está feliz, porque demostró quién era el más fuerte...

¡ Pobre iluso! ... Ha perdido quizás, lo más hermoso que ha conocido en su vida, muy posiblemente en la próxima oportunidad, los papeles cambiarán y le tocará ser él o ella, los que reciban esas ¨lecciones de la vida¨, entenderán de repente cómo debió sentirse aquella persona a la que humillaron, vejaron y maltrataron, con el peor de los maltratos, el psicológico, el que no se ve, pero que mina a la persona, que indefensa, tendrá que reconstruir poco a poco su alma, su auto estima, la confianza en el género humano, y hasta la fe en los demás...

Somos responsables de todos y cada uno de nuestros actos, de lo que decimos, de cómo nos comportamos, de cómo reaccionamos, de cómo expresamos nuestro dolor y nuestra alegría. Somos incluso el espejo en el que se ven otras personas, que son importantes, nuestros hijos, nuestros nietos... 

Ahí reside el gran trabajo a realizar, porque al ser el ejemplo, debemos ser ¨un gran ejemplo¨, diría incluso que es tal nuestra responsabilidad con el futuro, que tendremos que aprender a domesticar esa energía desbocada y esas ganas de barrer con todo, para domesticar al potro salvaje y convertirlo en el mejor pura sangre que se haya conocido en el mundo, en su mundo.

No es difícil, pero hay que tener ganas de evolucionar, fíjense que no hablo de madurar, porque para una persona con mi carrera, biólogo, el madurar significa deteriorarse con el tiempo, y lo que quiero expresar es la idea de superarse a ustedes mismos, hacer de ustedes, un mejor ser humano, esa debe ser siempre la idea primordial, así como en el nivel profesional queremos ser el mejor, el más preparado, el más exitoso... 

También en la vida personal debemos ser exitosos, no en bienes materiales, sino en lo intangible, en la belleza del ser humano que transmite paz, amor, serenidad, tranquilidad y afecto, aún a los extraños que  cruzan una mirada en el asfalto, en la acera de una calle cualquiera, de una ciudad cualquiera, ese leve segundo de miradas que se cruzan, deben ser de ¨armonía y afecto¨a la humanidad de la cual somos parte.

Nuestra gran responsabilidad como adultos, padres, abuelos, amigos e hijos y hermanos es ser la mejor expresión del amor con el que fuimos creados, ser personas que la gente recuerde, con el paso del tiempo, por su capacidad de dar, de entregarse, de iluminar, de enseñar y aprender, de sonreír, de compartir su alegría a pesar de las penas. Pues la penas siempre estarán presentes, es inevitable, pero la forma en cómo reaccionamos ante la adversidad también harán una gran diferencia...

Así que cada vez que el Ego quiera demostrar su fuerza y su valentía, tómense unos segundos para respirar, serenar su alma y aquietar ese impulso y miren a los ojos del otro y recuerden el amor que comparten, que es mucho más que aquello que los divide, estoy al cien por ciento segura. Si no pueden, acérquense y traten de pedir disculpas, de abrazar a la persona y mirarle a los ojos y con la voz del que sabe que ha hecho daño, pidan perdón y hagan el propósito de no volver a hacer daño a ese ser que, estoy segura, quieren más de lo que creen. No dejen perder el amor, el orgullo no lo merece.

Cuando me casé con mi marido, la madre de una de mis amigas me dio un consejo, que yo suelo darle a la gente joven y a las no tan jovenes, y es un consejo sano:

_ Nunca te acuestes con el enemigo_ ...

¿ Quién es el enemigo?... La respuesta es muy sencilla, si peleas con tu pareja hasta el punto de no hablarse, no esperes a la noche para hacer las pases, jamás deben llegar al lecho, sin haber arreglado los problemas, porque es muy triste dormir al lado de alguien al que en ese momento ¨no queremos ni oírle hablar¨... La habitación de una pareja debe ser siempre un lugar de paz, de armonía, de amor y de respeto.

Hagamos de ese Libre Albedrío, la gran responsabilidad y el trabajo armonioso de nuestra existencia, porque donde fluye el amor, la alegría y el respeto, jamás entrará el desamor o el dolor profundo de ser atacados sin razón ni mesura.


Dios nos bendiga cada uno de nuestros días.

Mireya Pérez.