A los compañeros del tren especial que es nuestra vida

domingo, 23 de julio de 2017

Manantiales de Armonías: Elaborar el duelo desde el Amor y el Agradecimient...

Manantiales de Armonías: Elaborar el duelo desde el Amor y el Agradecimient...: Hace cinco años, cuando atravesaba uno de los procesos más difíciles de la enfermedad de mi esposo (estaba en coma), al salir de la c...

Elaborar el duelo desde el Amor y el Agradecimiento....



Hace cinco años, cuando atravesaba uno de los procesos más difíciles de la enfermedad de mi esposo (estaba en coma), al salir de la cafetería del hospital, miré sin mirar... y de repente, ante mí, estaba una tienda, mezcla de librería, regalos y chucherías, todo en uno, y por curiosidad entré, y ante mí, en el ¨lugar mágico y perfecto¨ estaba el libro que me ayudaría a cruzar esa abismo que se llama Duelo... El libro? El Camino de las Lágrimas de Jorge Bucay, no lo pensé, lo compré, pues una amiga querida me lo había recomendado, y como siempre estoy despierta a escuchar sus buenos consejos, y la vida se encarga de ponerme los instrumentos que necesito para seguir avanzando, pues no lo pensé, lo compré, y desde ese día, estoy todavía más agradecida a ese ángel, que me acompaña desde hace más de 30 años, y espero que lo siga haciendo hasta el final de mis días. Gracias amiga querida, Dios te bendiga siempre. Te quiero más de lo que puedo expresar con palabras.

Confieso que he elaborado mis duelos, desde diferentes puntos de vista, pues no sólo se elaboran por la ausencia o pérdida de un ser querido, sino también, cuando dejamos una casa, nuestra ciudad o país de origen, cuando nos separamos de alguien que significó mucho en nuestras vidas, e incluso, cuando la gente se divorcia... En todas las fases de nuestra vida en que debemos cerrar una puerta, e incluso clausurarla para toda la vida, debemos elaborar el duelo, transitando todas y cada una de las fases que lo componen, a veces saltando un paso, pero luego volviendo hacia atrás y transitado de nuevo el camino que no habíamos tocado, y retomar nuestros pasos por una nueva senda, de la cual desconocemos todo, pero que esperamos , dentro de nuestro corazón, que sea mucho más amable y benigna con nosotras...

Desde que comencé a estudiar diferentes aspectos, teorías y filosofías de vida, autores y personajes que me han servido de maestros, sin ellos saberlo, de guías, porque les he pedido información e incluso, consuelo en las horas bajas, información o citas para acudir a charlas, conferencias, libros o audios que me han ayudado a crecer, a conectar y a entender que todo, absolutamente todo, tiene un por qué y una razón... Comprendí que, y así me lo hicieron ver, en la medida en que estaba preparada para emprender el siguiente eslabón de mi cadena vital, aparecían en mi horizonte, en mi línea visual o en mi audio, aquellos personajes, libros, títulos, vídeos o noticias que necesitaba para emprender la nueva etapa de mi camino, y ayer sucedió de nuevo, con un programa transmitido en Youtube, era sobre una venezolana, que como muchos ha emigrado al exterior, y después de muchos procesos, encontró su camino y su misión vital, ahora es coaching emocional especializada en procesos de duelo, específicamente en divorcios y separaciones, no sólo de parejas, sino también al emigrar, cambiar de residencia, empleo, etc. Se llama Laura Aiello, y fue muy interesante, les anexo el link de la entrevista, por si tienen curiosidad de verlo, a mi me resultó interesante, espero que a ustedes también.


https://www.youtube.com/watch?v=5XtBdR3VmAQ


Una de las cosas que aprendí fue, sobre la elaboración de ¨Cartas de Agradecimiento y Perdón¨... referida a las personas que se han ido o que han salido de nuestras vidas, y a las cuales, seguimos aferrados emocionalmente, sin haber cerrado el capítulo que termina este pequeño ¨libro vital¨compartido.

Me recordó un ejercicio que realicé con mi amiga y confidente emocional, sobre el adiós a mi madre, que hice hace casi un año, confieso que después de hacerlo, me sentí totalmente en paz, no sólo porque me desahogué y le confesé en palabras, a ella, a mi madre, lo que en su momento, por miedo, por angustia o simplemente por desconocimiento o baja estima no pude expresar, pero también desde el agradecimiento por todo lo que había sido para mi ser su hija, por lo que me enseñó, por lo que me hizo madurar, por su amor y por su comprensión... Esa carta fue muy importante, y no supe cuánto, hasta que escuché a Laura ayer. Por eso, hoy les invito a hacer este pequeño ejercicio.

Sé, por propia experiencia, que tenemos cosas o palabras incluso, que no hemos pronunciado jamás, y que muy posiblemente jamás las digamos, pero si agarramos una hoja o folio de papel, un cuaderno olvidado o nuestro diario, y comenzamos a escribir a esa persona, hablándole de nuestros sentimientos, no importa que reconozcamos que hemos sentido rabia o frustración y hasta dolor, y lo confesamos, en el silencio de este espacio... 

Sentirán de repente, como si alguien escribiera por ustedes, puede que llenen un montón de páginas; se sorprenderán a ustedes mismos leyendo de nuevo lo que han escrito, porque, por primera vez se habrán dado permiso para decir lo que sienten, cómo esa relación influyó en sus vidas, y quizás hasta cómo por ellos, su vida dio un giro inexplicable...

Pero esta carta no significa sólo el decir todo lo que teníamos guardado por años, también se basa en pedir Perdón a esa persona, en perdonarse a ustedes mismos por no saber poner límites, porque eso seguramente ocurrió; sino también para Agradecer a esa persona, porque fueron los maestros que necesitaban para crecer y para evolucionar como seres espirituales. Aunque no lo crean!!!.

¿Somos masoquistas acaso?... No, sólo que a veces para crecer y para evolucionar, la vida nos pone en las circunstancias que necesitamos para, desde la humildad y el agradecimiento, entender el por qué, y una vez que hemos ¨aprendido¨y ¨agradecido¨, seguir nuestro camino.

Ahora yo, en mi soledad aparente, voy a elaborar la carta a mi esposo, no lo había hecho, pero estoy preparada y lista para escribir, agradecer y cerrar ese capítulo de mi vida, que ha sido muy largo, casi 45 años, pero nunca es tarde...

Laura y Belén nos dicen en el vídeo, que podemos guardar esa carta y volverla a leer en otro momento y destruirla. Cada quien debe hacer aquello con lo que se sienta cómoda. Por mi parte, la elaboraré, pero no la compartiré con ustedes, porque es quizás la parte más intima de mi ser, y aunque suelo ser abierta y espontánea, hay páginas de mi libro vital, que sólo yo puedo y debo abrir o cerrar.

Dios los bendiga amigos lectores, y bendiga también a esas dos mujeres: Laura y Belén, que sin saberlo, han sido maestras de vida por unos minutos, para mí. 

Mireya Pérez


sábado, 22 de julio de 2017

Manantiales de Armonías: Poema Mi hermosa corocora....

Manantiales de Armonías: Poema Mi hermosa corocora....: Para una madre, los hijos son el tesoro más hermoso de su vida; para mí, son y han sido, la luz de mis ojos, la ilusión  de mi vida, la ...

Poema Mi hermosa corocora....



Para una madre, los hijos son el tesoro más hermoso de su vida; para mí, son y han sido, la luz de mis ojos, la ilusión de mi vida, la razón de mi camino, el amor más grande y jamás igualado...

Para mi hija, a quien de niña le decía: mi dulce corocora, va este poema de hoy.


Mi hermosa Corocora...

Tengo un tesoro precioso
que acuné entre mis brazos,
una dulce catirita, 
que me ha quitado el sueño...
La sentí crecer en mis entrañas,
soñé con ella, miles de veces,
le hablé siempre,
abrazada a esa panza que la cubría...

Cuando pasaba por un parque,
le contaba y describía con lujo de detalles,
cada rincón, cada aroma, cada color,
le explicaba sobre las sensaciones que sentía,
sobre la caricia de la brisa...
y el abrazo amoroso del sol mañanero.

Le cantaba la que sería,
su canción de cuna preferida,
pintaba para ella, su hermosa habitación,
adornaba y tejía lo que sería su ropa,
preparaba con esmero aquella canastilla
para la princesa de mis sueños,
para el mayor tesoro de mi vida...

Y al fin nació, 
una noche ente enero y febrero
faltando pocos minutos, para el inicio del mes,
cantando a todo pulmón, que había llegado...
Blanca, pelona, con ojos grandes y labios rojos
despierta, con sus ojos de ¨para para¨...

Me parecía mentira...
pasaba horas, mirándola dormir,
acariciándola y hablándole,
contándole cuentos, y cantándole,
todas las canciones que había aprendido
para ella, sólo para ella.

De chapitas sonrosadas,
mi dulce corocora fue creciendo,
llenando de alegría mi corazón,
Los años pasaron, 
se fueron en un tris tras,
ahora ya es grande,
tiene su propio nido...

Me ha dado dos luceros,
que me llenan de alegría y emoción
cuántas horas a su lado,
cuántas alegrías compartidas,
cuántas penas, también...

Hija, madre y esposa,
has llenado todos los roles
que la vida te deparó,
has crecido, eres un adulto independiente,
pero a los ojos de tu madre,
siempre serás: luna y corocora,
ilusión y amor, sol y estrella de mi camino...

Dios te bendiga mi cielo,
yo lo hago, todos los días de mi vida.

Tu madre...

Mireya Pérez


viernes, 21 de julio de 2017

Manantiales de Armonías: El Amor a través de los cuentos, los juegos y las ...

Manantiales de Armonías: El Amor a través de los cuentos, los juegos y las ...: Muchos de nosotros, cuando éramos jóvenes imberbes o adolescentes con sueños e ilusiones mil, al escuchar esta hermosa palabra AMOR, ...

El Amor a través de los cuentos, los juegos y las experiencias de los abuelos.



Muchos de nosotros, cuando éramos jóvenes imberbes o adolescentes con sueños e ilusiones mil, al escuchar esta hermosa palabra AMOR, pensábamos quizás, en los cientos de miles de libros y películas que forman parte de nuestros recuerdos, en donde la joven se enamoraba de su ¨príncipe azul¨y el joven ¨salvaba de todos los peligros¨a su joven amada...

Hasta ahí no está mal la cosa, pero la realidad es que no son princesas ni príncipes, solo gente joven que empieza a sentir las primeras llamadas de la vida, y tras las primeras quimeras vuelan envueltas en la neblina de la ignorancia, tras los primeros rayos de sol de la vida que despierta...

Las generaciones han pasado, y los pre adolescentes de hoy, son quizás más realistas, y ya no se dejan llevar por aquellas ideas del pasado y se fijan en otras cosas, que quizás nos preocupen más a los adultos de hoy. Me refiero a que las chicas de hoy se fijan más en el joven que llama la atención, no porque sea brillante y estudioso, sino porque además de tener cierto atractivo físico, es también el que se las da de ¨malo¨, y a las jóvenes les llama la atención el peligro, más que la seguridad y el buen hacer de un joven educado y con principios.

¿Será producto de la rebeldía propia de la edad, que las lleva a ir en contra de los ¨buenos consejos¨maternos o familiares?. Frente a la imagen equívoca de ese joven macarras que hace trisas los sueños de los padres que, criaron con amor y devoción al tesoro de sus vidas: su hija.

Hoy en día hace falta, más que nunca, la comunicación entre padres e hijos e hijas, es fundamental, porque si no, será imposible detectar el momento en el que ese ¨tesoro¨ es raptado emocionalmente, por el lado oscuro de la vida. 

Quizás crean que estoy siendo alarmista, pero no lo soy, lo he visto y escuchado muchas veces, a lo largo de mi vida, y tras no escuchar las palabras de ¨cuidado¨que se les han dicho y expresado, después de un tiempo, la joven descubre en su propia piel, la verdad de las palabras de aquellos que trataron de prevenirlas, pero se dejaron cegar por la luz de las bombillas y al acercarse, quemaron sus alas, y no pudieron volar a tiempo... A la familia no les queda más remedio que extender los brazos y acunar de nuevo, como si tuvieran a un niño, a ese hijo, que a pesar de los consejos, se quemó en aras del ¨descubrimiento de sus vidas¨.

En mis tiempos mozos existían una novelitas rosas, las de Corin Tellado, que eran motivo de zozobra de más de un educador, madre o Religiosas de colegios de monjas; por la salud emocional de nuestras vidas. Pero ahora, es peor quizás, porque niñas de siete y ocho años, a las que están calificando de niñas en camino de pre adolescentes , horror de horrores, les están comprando sus padres y madres, unos ¨cuentos¨que no lo son, que hablan de las ¨primeras llamadas de la naturaleza¨, sin ellos estar preparados, y aparecen en el texto palabras en letras tres veces más grandes y en color diferente, para llamar la atención, por supuesto, palabras como: Envidia, celos, manipulación,  venganza, lo prohibido, etc...

Me pregunto: ¿ Son esos vocablos para niños, tan pequeños, los que deban aprender a esa edad? ¿Por qué nos empeñamos en saltarnos años en los que los niños deben seguir siendo niños y aprender las destrezas típicas de cada edad?. 

Ellos están en una de las edades más bonitas de la vida, donde se aprenden a través de juegos y enseñanzas: nociones básicas como el compañerismo, la disciplina, la maravillosa experiencia de hacer descubrimientos naturales, de lo que nos rodean, o estaré equivocada y como algunos dicen, ya mi arroz se quemó y yo no entiendo nada?.

Esos niños que ahora observamos, no son nuestros hijos, son nuestros nietos, o sobrinos, y si ayer cuando me tocó preservar lo más que pude, la inocencia de los míos, cuidando incluso el que jamás nos vieran pelear a su padre y a mi o si teníamos una diferencia de opinión, jamás hacerlo con altibajos de voz, o utilizando palabras fuera de tono o sentido... ¿Qué hacer ahora que esos libros anti inocencia, abarrotan las estanterías de las librerías y todas las madres ¨modernas y progresistas¨los están comprando para que sus hijos no estén ¨out¨?. Confieso que me siento algo desarmada...

Pero no he perdido para nada la Fe, seguiré intentando realizar juegos, hablar y contar anécdotas, que quizás no recordaba, pero ahora, que tenemos más tiempo, podemos sacar del baúl de nuestros recuerdos y acompañarlas con algún gesto o mímica, que les haga reír; pues aquello que aprendemos rodeado de sonrisas y cantos, queda siempre más fijado a nuestra memoria, que cualquier otra cosa.

Puede que algunos de nuestros hijos nos reproche con razón, que a ellos no se lo enseñamos, e incluso los miremos extrañados, pero será cierto en parte, porque en la época en que éramos padres, también estábamos inmersos en crear nuestro mundo de adulto y profesional, y muy posiblemente en esos tiempos, no tuvimos disponibilidad horaria suficiente para, rememorar aquellos momentos en que fuimos niños. Por ello, el papel de los abuelos de hoy en día, sea tan importante, pues somos el reservorio de memoria de varias generaciones y lo que ayer nos impidió compartir con los hijos, hoy nos permite emparejar el ¨tanto¨y hacerlo con los nietos, aunque algún hijo cele ese momento que él no pudo disfrutar, jajajaj.

Ante esta disyuntiva que nos presenta la sociedad actual, los invito amigos lectores a ver y a observar lo que rodea a nuestros pequeños, los invito a tratar, en la medida en que, nuestros propios hijos nos lo permitan, a rememorar con esa tercera generación, los cuentos, los juegos y las experiencias de vida, en la que nuestros hijos fueron los héroes y protagonistas de cada momento de nuestras vidas. Estoy segura que habrá situaciones que nuestros hijos no recordarán, pero nosotros sí, porque para nosotros todo era importante, y podemos contribuir así, al crecimiento y afianzamiento de valores de nuestros nietos. Algún día, ya no estaremos, pero habremos compartido ese amor tan profundo que sentimos, y que de alguna manera, sin que ellos lo recuerden como tal, estará siempre en su memoria. O por lo menos, así lo espero yo.

Dios nos bendiga a todos, y ojalá que nos dé el tiempo suficiente para sembrar esas semillas de amor que llevamos dentro.

Mireya Pérez.


viernes, 14 de julio de 2017

Manantiales de Armonías: No busques recibir... Busca más bien, en qué puede...

Manantiales de Armonías: No busques recibir... Busca más bien, en qué puede...: El mundo en el que vivimos se ha vuelto tan material, tan inconsciente, a veces, de lo frugal y de lo fútil, que puede ...

No busques recibir... Busca más bien, en qué puedes ayudar?...









El mundo en el que vivimos se ha vuelto tan material, tan inconsciente, a veces, de lo frugal y de lo fútil, que puede ser todo en la vida, que apenas se da cuenta de que va girando en círculos sin final, tras una quimera, sin percatarse, que lo verdadero y real, hace tiempo que se bajó de ese carrusel y gira en otro sentido, o en el peor de los casos, lo hemos perdido para siempre...

Hoy, como muchas veces en mi vida, me ha llegado información sobre una ONG que desconozco, pero que llamó mi atención, y he trabado contacto con ellos, la pregunta de ellos fue: ¿ te podemos ayudar en algo? y mi respuesta fue:¿ En qué los puedo ayudar?...

Desconozco en realidad qué derrotero llevará esta primera toma de contacto a través del chat, pero de lo que sí estoy segura, es que, si mi inteligencia, mi capacidad para comunicarme y mis ganas de hacer algo positivo, sirven de algo, podremos colaborar juntos y llevar a puerto seguro proyectos, en los cuales yo me sienta involucrada y útil, y seguramente ellos obtendrán de mi, la buena intención de una persona responsable, honesta y cercana.

He escuchado a lo largo de mi existencia a cientos de personas que se quejan de todo: del viento, del aire, de la lluvia, de los niños, de las clases, del marido, de la esposa... y pare de contar. Sin darse por enterados, de que existen miles de millones de seres humanos que darían lo que no tienen por estar en su lugar, para ellos nunca hay suficiente, todo lo que tienen, lo que les rodea jamás llena sus propias expectativas, y derrochan sin saberlo, unos dones maravillosos, con los que la naturaleza les ha dotado. ¿Les suena verdad?.

¿ Por qué el ser humano es así?... Algunos dirán que es culpa de la educación permisiva que les dieron, otros simplemente dirán que ese tipo de gente es egoísta y sólo piensan en ellos... No sabría decirles por qué son o no, así, pero sí sé, porque la vida enseña mucho, que a todos nos llega el momento de ¨crecer y aprender¨las verdades de la vida. 

No existen vidas planas, sin sobresaltos, no, no sólo porque es estadísticamente imposible, sino porque además, cada persona debe aprender algunas lecciones, y estas se dan cuando el alumno está preparado para aprender. A veces se empieza desde temprano, hay personas que llevan más de 50 años en ese proceso, otros apenas, lo han empezado a hacer ahora después de un Ictus, de una enfermedad o de una pérdida irreparable..., hay cientos de miles de procesos, diferentes para cada ser humano, pero todos encierran, según el alumno, la enseñanza que necesita para su evolución emocional, espiritual y personal.

Aquellos que disfrutan de recibir, jamás se habrán puesto a pensar en aquel del que lo han recibido todo, incluso, si éste un buen día deja de dar, se habrá quejado lastimosamente, porque de repente, le quitaron algo que consideraban sólo y únicamente suyo. Habrá llegado a tildar de egoísta a esa persona de la que lo ha recibido todo... Sin darse cuenta que el zapato le encaja más a él, que al dador generoso, que se ha quedado casi como manantial sin fuentes o sin aguas de galería, que le alimenten...

¿Está todo perdido para esa persona?, creo que no, que siempre, independientemente de la edad y las circunstancias, el ser humano que es tan flexible, puede aprender algo nuevo: a ser generoso, a dar, y cuando empiece a hacerlo, sentirá lo gratificante que es observar el brillo de gratitud y la emoción de aquél que es receptor de esa forma de amor. Porque sí es imprescindible sentir amor por la gente, cariño y comprensión, empatía. Cuando conectas con el otro y comprendes su mundo, te ves reflejado en ellos y automáticamente quieres colaborar, sin ningún otro objetivo por detrás, sólo el de apoyar y ayudar. 

Tenemos cientos de miles de formas de hacerlo, sólo hace falta observar y poner toda nuestra intención y valor emocional en ello.

Hagamos pues amigos lectores un alto en nuestro día a día y busquemos la forma de hacer más llevadero el día de alguien cercano, así sea con una sonrisa, con el pequeño detalle de ayudarle con la compra, preguntarle por el perro, sonreírle... A veces, cuando logramos hacer sonreír a alguien, no nos damos cuenta, de que a lo mejor, esa persona hacía mucho tiempo que había dejado de sonreír, y hoy, gracias a uno de ustedes, su día se convirtió en menos gris...

Alma de payaso, suelo decir que tengo, pero en realidad son las ganas que pongo siempre en hacer reír a la gente, aunque sea con una payasada, con algún chiste, mal contado o con una pequeña sonrisa de complicidad, no cuesta nada, sale del alma y al alma llega...

Dios nos bendiga amigos, que tengan un fin de semana prometedor y maravilloso.

Mireya Pérez



miércoles, 12 de julio de 2017

Manantiales de Armonías: Lo importante de soñar e ir tras ese sueño...

Manantiales de Armonías: Lo importante de soñar e ir tras ese sueño..._ ¿ Si estuvieras en mi piel, de verdad harías eso?_


Quizás respondan que a ellos no les pasaría jamás eso, porque ellos son muy precavidos o lo que sea. Entonces pregunten, cómo aprendió a detectar lo que ustedes no detectaron en su momento, y para vuestro asombro, muy posiblemente respondan, que a ellos les pasó lo mismo hace mucho tiempo o si no, le pasó a alguien cercano...

Muchas de las respuestas posibles de su interlocutor tendrán un algo de verdad, pero mucho también de miedo, de ese miedo que nos han inculcado de niños, que nos hace ser precavidos y jamás aventurarnos a realizar cosas o llevar a cabo proyectos, que están muy lejos de lo que conocemos o de nuestra zona de confort. Sucede que el ser humano le tiene miedo a lo desconocido y prefiere, antes que descubrir algo nuevo, el entorno conocido y aquellos lugares o situaciones que sabe que puede dominar o conocer de antemano, porque le da ventajas que sólo él conoce o posee.

Existen personas para las cuales , sin embargo, la aventura lejos de ser algo peligroso; le infunde muchas ganas de vivir y el riesgo forma parte del equipaje y lo buscan a todo precio. No escatiman ni esfuerzos ni energías en ir tras lo desconocido, son aventureros natos, para ellos no hay bridas ni frenos, su vida es una constante búsqueda de cosas nuevas, no paran nunca y su equipaje es muy ligero.

Lo importante de soñar e ir tras ese sueño...



Muchas personas de nuestro entorno, con la mejor de las intenciones, a veces, nos dejan con el alma en un precipicio, porque sin darse cuenta, emiten juicios de valor, sobre cosas que muy posiblemente ni entienden ni comparten, pero con sus palabras, pronunciadas con buena intención, lo que hacen es desequilibrarnos, y si no tenemos muy claro el camino a seguir, puede que influyan en las decisiones más importantes de nuestra vida...

Aunque no lo crean, sucede más veces de las que podemos contar, es realmente increíble, porque siempre están dispuestas a salvar el mundo, sin tomar un minuto para razonar en lo que dicen o expresan en voz alta. El mundo al que están afectando, es generalmente el de aquel que está en su zona de influencia, y zas, sin mediar palabras, lanzan su sermón y se quedan tan panchas!. Como diciendo:

_ Ya te dije lo que pienso y estás equivocada, mientras que yo, siempre tengo la razón _ 

¿Cómo paramos a esa persona que tanto poder siente que tiene sobre nosotros?. A veces no es fácil, porque la mayoría de nosotros estamos condicionados por la educación, por el respeto o por los lazos emocionales que nos unen. Pero necesitamos darle un hasta aquí, porque de lo contrario, manejarán nuestra vida, como si fuéramos marionetas, y no es el caso.

Creo que el primer paso a seguir es hacer una pregunta:

_ ¿Por qué me dices eso?_ 

A lo mejor da una respuesta coherente y tenga algo de razón, pero si no la tiene, y sólo juzga por la costumbre de decir la última palabra. Vuelvan a preguntar.

_ ¿ Si estuvieras en mi piel, de verdad harías eso?_

Quizás respondan que a ellos no les pasaría jamás eso, porque ellos son muy precavidos o lo que sea. Entonces pregunten, cómo aprendió a detectar lo que ustedes no detectaron en su momento, y para vuestro asombro, muy posiblemente respondan, que a ellos les pasó lo mismo hace mucho tiempo o si no, le pasó a alguien cercano...

Muchas de las respuestas posibles de su interlocutor tendrán un algo de verdad, pero mucho también de miedo, de ese miedo que nos han inculcado de niños, que nos hace ser precavidos y jamás aventurarnos a realizar cosas o llevar a cabo proyectos, que están muy lejos de lo que conocemos o de nuestra zona de confort. Sucede que el ser humano le tiene miedo a lo desconocido y prefiere, antes que descubrir algo nuevo, el entorno conocido y aquellos lugares o situaciones que sabe que puede dominar o conocer de antemano, porque le da ventajas que sólo él conoce o posee.

Existen personas para las cuales , sin embargo, la aventura lejos de ser algo peligroso; le infunde muchas ganas de vivir y el riesgo forma parte del equipaje y lo buscan a todo precio. No escatiman ni esfuerzos ni energías en ir tras lo desconocido, son aventureros natos, para ellos no hay bridas ni frenos, su vida es una constante búsqueda de cosas nuevas, no paran nunca y su equipaje es muy ligero.

Pensarán con cierta razón, que lo ideal sería estar en un punto medio, entre el aventurero y el sedentario o sensato. Depende de cada ser humano, de su edad, de su contexto familiar, de su entorno y del estado en que estén sus emociones. Si estás en la primera juventud, por supuesto estás en la etapa de la búsqueda constante, estás a pocos pasos de encontrar aquello que necesitas y cruzarás tantos puentes y caminos, lagos o ríos que necesites para conocer y aprender todo lo que vas a necesitar en un momento dado. Cuando llegas a la etapa del adulto joven: entre los 30 y los 45 años. La plenitud de tus funciones vitales, de tu formación académica y de la formación o no de una familia, te llevará por derroteros interesantes y se irán cumpliendo cada una de las etapas que te marcaste y los sueños están cada vez más cerca de cumplirse. En la etapa de los 45 a los 60, muy posiblemente, los retos sean menores, pero aquellos que se presenten serán mucho más profundos, para algunos incluso, significan la construcción final de la estructura sólida de su vida. Los hijos han crecido, ya están desarrollándose por cuenta propia y ahora al mirar atrás, ves que tus metas se cumplieron. Pero hay mucha vida por delante y entonces comienza la etapa de ¨Los permisos¨. Aquí ya eres un adulto totalmente formado, y según los antropólogos sociales, los 60 son los nuevos 40 de antes, y este adulto que peina canas, es vitalmente fuerte, dinámico y con muchas ganas de vivir, pero a un ritmo diferente.

Ahora quizás se plantee realizar los sueños ¨postergados¨. Me dirán ¿ Sueños postergados?... Pues sí, porque muchos de nosotros, teníamos cosas que queríamos hacer y por falta de tiempo para dedicarle o por falta de motivación o porque la situación no era la propicia, ni siquiera lo intentaron. Pero ahora, con todos ¨los pañales cambiados y los teteros dados¨, es decir con la familia enrumbada, pueden por fín, ir tras los sueños que postergaron casi toda una vida.

En mi caso  particular, era escribir, no tenía tiempo, siempre estaba corriendo de un lado para otro, tratando de apagar fuegos, de solucionar problemas o de atender a aquellos que me necesitaban, pero ahora me he dado el permiso para cumplir una parte de mis sueños, y lo hago, a mi manera, a mi tiempo y sin dejarme desmoralizar, por aquellos que intentan, con mucho esfuerzo, llevarme a su zona, que no es la mía...

Sé que existen personas que creen saber mejor que la persona misma, qué es lo que le conviene, y no voy a juzgarlos. Pero si nosotros intentamos hacer eso con ellos, muy posiblemente nos darían un parón, que nos quitarían las ganas de intentarlo; sin embargo, nosotros somos de otra pasta, tenemos una forma distinta de reaccionar, en mi caso, jamás peleo o alzo la voz, para mí es una pérdida de energía, y una falta de educación. Podemos ser firmes y demostrar que nuestras decisiones son una contante y que vamos tras nuestros proyectos, sin tener que alegar ni discutir con nadie. Al final, los demás deberán aceptar que nosotros somos adultos responsables, y que nuestra primera responsabilidad está con nosotros mismos y para nosotros mismos. Yo me he ganado a pulso, la independencia de la que disfruto, y no se la voy a ceder a nadie. ¿Cometeré errores?. Por supuesto, pero también los enfrentaré a mi manera y buscaré las soluciones para emprender de nuevo, por lo menos, mientras el primo alemán, no se presente y espero que nunca lo haga. En mi familia no ha habido personas con ese mal, y mis familiares son longevos, así que Yo, confiando en Dios, tengo por delante, como mínimo, unos 27 años más, jajaja para hacer lo que quiero y lo que sueño.

No crean que porque hemos llegado a esta edad, por demás interesante, ya se nos acabó o quemó el arroz, no, al contrario, piensen que tenemos todas las herramientas que necesitábamos para construir una nueva etapa de nuestra vida. Si cuentan con la presencia de alguien que los ama, mejor que mejor, pero si como yo, lo hacen en una ¨aparente soledad¨, y digo aparente, porque siempre Dios está conmigo y porque cuento con un grupo de amigos y amigas que siempre están pendientes de mi y que me apoyan y aconsejan, cuando creo que estoy haciendo algo errado o que el camino no es el más acertado, pues muy bien!.

Lo realmente importante es hacer como la gente creativa, que hay cientos de miles: Soñar, mirar en su mente la imagen de aquello que quieren ver manifestado en su vida, con lujo de detalles, como los arquitectos y urbanistas, que antes de plasmar en un lienzo o en plano del ordenador, se imaginan la estructura, las terminaciones, los detalles arquitectónicos, las fuentes y hasta la más insignificante parte del ¨todo¨y luego lo plasman en esa ¨maqueta de ensueño¨...

Nosotros somos esa maqueta de ensueño y nos merecemos convertirnos en nuestro propio sueño y proyectarlo y hacerlo visible, con todas sus características maravillosas y únicas y sentir que lo construido es bello y bueno, útil y amoroso, perfecto y armonioso. Porque lo valemos, porque lo somos, porque no hay ni habrá otro ser como nosotros, con nuestras luces y nuestras sombras, pero perfectos hijos de Dios.

Dios nos bendiga amigos y amigas, que tengan una semana realmente bendecida.

Mireya Pérez



jueves, 6 de julio de 2017

Manantiales de Armonías: Poema de amor entre La Alondra y el Jilguero...

Manantiales de Armonías: Poema de amor entre La Alondra y el Jilguero...: Escribir poesía, es en mí, un ejercicio de inspiración, como alas de mariposas que revolotean en mis pensamientos, queriendo tener vida pr...

Poema de amor entre La Alondra y el Jilguero...

Escribir poesía, es en mí, un ejercicio de inspiración, como alas de mariposas que revolotean en mis pensamientos, queriendo tener vida propia...  A veces, son tan tenaces, que me inundan incluso, en las horas en que el sueño vence mis párpados, pero ellas son muy insistentes, jajajaj y quieren que mis dedos se deslicen por el teclado de este ordenador y ponga en símbolos y letras, lo que ellas quieren contar.

Hoy quieren hablar de una historia de amor entre un Jilguero y una Alondra, veamos qué nos quieren decir, estas pequeñas traviesas...

LA ALONDRA Y EL JILGUERO

Cada febrero, su vuelo inunda
los prados de la campiña, volando de día
descansando de noche,
hasta que en la primavera, por fín
los machos se afanan en tejer sus nidos
para luego ofrecerlo a su ¨enamorada¨

Pero el Jilguero, se ha enamorado
de otra ave, que no ha visto,
sólo la ha oído trinar, 
mientras en la noche,
surcaba los cielos,
avisando a los granjeros,
el pronto arribo de la primavera...

El Jilguero mira a la parvada de aves
que, dispersas entre los trigales, 
dan cuenta, sin cesar, de los granos caídos,
tras la cosecha, pero no logra distinguir
a la dueña de esa voz melodiosa y cantarina

Otra noche y de de repente,
el canto melodioso y armónico de la joven,
le hace despertar y tratar de atisbar 
entre el follaje, a la dueña del canto nocturno...
Sólo llega a ver algo de color bLanco, 
como la luna, y piensa,
no puede ser ella...

Los Jilgueros son de color parduzco.
con crestas que abren a su dominio,
pero sólo vuelan de día,
sin embargo, la dueña de esa voz,
parece diferente, pero él se siente
enamorado, o eso cree...

Una mañana, de tanto esperar,
emprendió el vuelo hasta los árboles del fondo,
y de repente en pleno vuelo, 
se topó con ella,
blanca, altiva, con la cabeza colorada y negra...
con su voz insuperable...

Pero no era un jilguero,
era de otra especie,
migratoria como él,
con un canto sublime y diferente,
y al mirarla y mirarse,
se sintió extraño...

Ella tan hermosa, altiva,
casi fastuosa...
él en cambio, simple,
pero distinto a otros, y por ello, 
le cantó, hablándole del por qué
de su amor, y de cómo su voz, 
le llegó al corazón.

La Alondra aturdida, no daba crédito
a lo que escuchaba, era un joven decidido,
tan distinto a ellos, a su parvada...
Su voz de trino, era agradable,
sus sentimientos, le alagaban,
pero había una barrera natural entre ellos,
que nunca podrían cruzar,
sólo quizás, buenos amigos y volar.

Al principio con timidez,
luego, con confianza,
volaron al unísono, 
por los prados y los campos,
trinaban a la vez, y pareciera que de un coro,
se tratase, 
sus voces armonizaban
y ellos disfrutaban, 
de su mutua compañía,
pero entonces, un buen día,
la llamada de la Naturaleza,
hizo su aparición, y cada uno,
en su comunidad, debió cumplir,
con lo que la Ley  exige,
el formar pareja y 
procrear a los nuevos hijos, 
que asegurarán la especie...

De vez en cuando, el Jilguero,
se acercaba hasta el árbol en flor,
que protegía a la Alondra y sus crías,
sólo lograba lanzar unos trinos,
como para no dejar de comunicarse,
y la Alondra suspiraba,
mirando a su prole,
orgullosa, pero triste,
sabiendo de antemano, que nunca
podría volver a volar junto a su amigo.

Vidas distintas, razas, distintas,
sólo el mismo canto, la misma ilusión,
pasarían los años, hasta que un buen día,
en la última primavera,
ya no la vió regresar a los campos,
nadie podía decirle qué le pasó,
pero él triste y acongojado,
voló y sobrevoló cada campo,
cada granja, hasta que cansado,
se quedó dormido y ya no regresó...


A veces la vida nos muestra casos así, y no ocurre sólo en humanos, la amistad, el compañerismo y el compromiso, forman parte también de algunas especies, no sólo de la raza humana.

Que Dios nos bendiga a todos.

Mireya Pérez




martes, 4 de julio de 2017

Manantiales de Armonías: A través de mis ojos...Una mirada a la Vida...

Manantiales de Armonías: A través de mis ojos...Una mirada a la Vida...: Mañana llego a una nueva etapa de mi vida, un año más, diferente, con cambios en muchos sentidos, con experiencias que han marcado el...

A través de mis ojos...Una mirada a la Vida...



Mañana llego a una nueva etapa de mi vida, un año más, diferente, con cambios en muchos sentidos, con experiencias que han marcado el camino recorrido, con alegrías, y más de una lágrima, porque en el camino también perdemos o derramamos algunas lágrimas: a veces de alegría, de tanto reír; otras de desengaño, emocional, la mayoría de las veces; otras, por supuesto, por las ausencias marcadas, que se van presentando en estas tardes del verano de mi existencia....

Pero creo que si no lo hubiera transitado, esta venezolana, Caraqueña e isleña asimilada, jamás hubiera llegado a ser, la persona que es: con sus luces y sus sombras, con cicatrices en el cuerpo, leves, apenas perceptibles y en el alma, que se han ido diluyendo, hasta casi parecer que no ha pasado nada. Pero el resultado es esta persona, esta mujer que amanecerá mañana con un año más de existencia, amando y respetando, cada una de las experiencias, sombras y cicatrices, porque forman parte de su historia personal, de aquello que la ha cincelado, como a mármol de Carrara, pero cuya escultura todavía no está completa.

Reconozco que para el lector debo ser alguien ¨extraño¨, puede ser..., soy poco afecta a sacarme fotografías, prefiero sacarle a los demás o a los paisajes. Adoro ver el mar, pero también las montañas, me desvivo por los niños, amo a mis hijos, y a los que mi corazón ha ido adoptando con el paso del tiempo... Yo, cual árbol de fuego, extiendo mis brazos para abrazar a todos aquellos que me dejan hacerlo, y les brindo calor y empuje emocional, si así lo aceptan. siempre creí que tendría tres o cuatro hijos, pero la vida me dio dos, sin embargo, tengo varios putativos, y hasta sobrinos nietos putativos también, de los cuales estoy tan orgullosa como sus abuelas, mis amigas.

Siento como mías o  propias, las alegrías de aquellos a quienes tengo afecto o amo, mis amigas lo saben, y algunos que me van descubriendo, también. Tengo defectos, unos cuantos, el peor y/o mejor de todos: es ser crédula y confiar en la gente, aunque algunos me hayan engañado, en realidad si lo hicieron lo siento más por ellos, que por mi, porque yo siempre estoy aquí, y si lo necesitan, podrán confiar y esperar que yo los reciba, como si nada. No porque no sienta nada, al contrario, porque al haber vivido tanto y visto tanto, sé que el milagro más hermoso y el regalo más hermoso que podemos y debemos dar es el Perdón, y al perdonar, somos libres, como el viento, como aves al vuelo, como las águilas a cuyo mundo pertenezco, por evolución emocional: el de la casta paloma, al águila, ave imponente que surca los cielos con confianza absoluta, aunque todavía no haya llegado a ese nivel de perfección, pero hacia allá va el tema, jajajajaj.

Mi ojos al ser claros, pasan y traslucen los niveles emocionales que me inundan, y cambian de grises, azules a verdes profundos... Efecto de la mutación, jajajaj.
Pero no estoy pendiente de ello, al contrario, cuando más afectada estoy, me escondo tras las gafas de sol, que en esta tierra, es un accesorio indispensable, pues si no el resol, me habría cegado más de una vez. Pero he descubierto que son de un eficaz maravilloso, así la gente no se da cuenta, salvo que mi rostro esté rojo como la grana, otro de mis detalles... jajajaj. En fin, que aquí estoy yo, en esta noche en que me despido de los 61 para dar pie a los 62, no suenan mal, el equipaje funciona, la mente está activa y serena y sobre todo, hay Fe y esperanzas en el mañana, quiero seguir haciendo lo mejor que pueda hacer, llegar al mayor número de personas posibles, con el mensaje que me ha sido entregado: Amar a manos llenas, y dar sin medidas. Ser generosos con los demás, con todos, sin pensar en la reciprocidad, debería ser la condición sine qua non del ser humano.

Muchas de las personas que conozco son así, aunque jamás lo reconocerían, y yo soy una persona privilegiada por tenerlas en mi entorno próximo. Para mi son espejos en los que verme y buscar ser el adecuado reflejo de su enseñanza. A través de nuestra vida somos Alumnos- Maestros, y nos movemos entre esos dos mundos al unísono, o en las diferentes facetas de la vida, porque a veces ellas tienen mucha experiencia, y me la transmiten a mí, otras soy yo la que ha descubierto algo y quiero compartirlo, jamás me he podido quedar con algún secreto que no quisiera compartir, salvo cuando se trata de algo personal, e íntimo, entonces me convierto en reserva fiel de sus confidencias, nada saldrá jamás de mis labios. Es para mi una gran responsabilidad y como tal la asumo.

Sin embargo, mi vida es un libro abierto, no escondo nada, puedes abrir las tapas y leer entre líneas o sumergirte y descubrir, yo no tengo ni miedo, ni vergüenza, pues mi vida ha sido y es lo que es, nada más. De todo lo vivido, ha surgido y prevalece el ser humano que soy, nada más.

Mañana, cuando amanezca miraré al sol entrar por mi ventana y daré gracias a Dios, como cada día por este nuevo amanecer y por esta nueva vida que se presenta, tendré por delante más de 20 horas de vigilia para descubrir, compartir y reír y hacer reír, uno de mis logros más humanos, y si puedo me comeré un dulce y  me tomaré una copa de vino a mi salud, a por estos 62 años que empiezan mañana, ¿ No está mal?... Nada mal...

Queridos amigos lectores, gracias mil por acompañarme desde octubre del 2013, gracias por leer mis post, por compartirlos con sus conocidos, a ustedes les debo que ya hayamos traspasado el umbral del 80.000 páginas leídas. Sin ustedes hubiera sido imposible.

Gracias de todo corazón.

Dios nos bendiga a todos y por primera vez, pediré a Dios que me dé un día maravilloso, para recordar y agradecer.

Mireya Pérez

lunes, 3 de julio de 2017

Manantiales de Armonías: La fuerza para vivir el día a día está en la Fe......

Manantiales de Armonías: La fuerza para vivir el día a día está en la Fe......: Hoy, en este mundo actual, encontramos personas que cada vez más, dicen desconocer la existencia de Dios, que incluso se ...

La fuerza para vivir el día a día está en la Fe...









Hoy, en este mundo actual, encontramos personas que cada vez más, dicen desconocer la existencia de Dios, que incluso se mofan de aquellos, que aún en la pobreza, siguen confiando en Dios, o aquellos que, en la soledad más dura, siguen creyendo y encontrando en Dios o en la oración, el consuelo y la esperanza del día a día, del paso a paso, que la vida les va marcando. 

El mundo en que vivimos quizás sea materialista, sin embargo, en el mundo espiritual, nos damos cuenta, que en realidad necesitamos de muy poco, que así como las aves y las plantas no se ¨preocupan¨de si va a llover, o si van a aparecer las flores para libar su néctar; ni el pájaro está pendiente de si habrán suficientes granos y semillas, para su alimentación, porque simplemente ¨confía¨ en que todo está ahí para proveerle. Nosotros deberíamos también confiar y saber que el Tiempo de Dios es perfecto, que aquello que requerimos aparece en el momento perfecto y maravilloso en el que lo necesitamos, y que todas nuestras necesidades básicas estarán cubiertas...

Sólo cuando dejamos de tener Fe, nos ¨damos cuenta¨de las carencias, y el tirano ego, nos hace sentir diferentes y escasos.

Cuando yo era niña, mis padres eran unos simples trabajadores, mi madre era modista y cosía en casa, día y noche pegada a su máquina de coser, pero yo nunca me sentí ¨pobre¨, por el simple hecho de que, sin tener lujos, nunca faltó en nuestra mesa, un plato de sopa, un plato fuerte y una fruta de postre. No tomábamos refrescos, sólo los domingos, pero jamás sentí que mi hogar, ni mis padres fueran otra cosa más que unas personas amorosas que amaban a sus hijos, que nos cuidaban, que nos daban amor, y valores con los cuales sedimentar nuestro crecimiento... hizo falta que una persona conocida, casi a mis sesenta años, me lo hiciera ver:

- ¿En serio no te habías dado cuenta de que eras una niña pobre?-

Entonces caí en cuenta, por qué esa misma persona , a veces, me daba de lado, porque yo no era lo suficientemente interesante, para mostrar en su mundo...

Mi vida, como la mayoría de ustedes habrá comprobado en su propia piel, ha girado cientos de veces, y ha oscilado entre un mundo y el otro, sin pensar siquiera en lo que me diferencia, sólo pensando en lo que puedo sumar, en lo que puedo aprender, en aquello  que puedo enseñar y sobre todo en la huella indeleble, que mi responsabilidad como adulto humano y responsable, puede dejar en los otros, aún, cuando no sea consciente de ello. Para mi es algo de suma importancia, porque nuestro ejemplo de vida, es algo que legamos a las futuras generaciones, y no quiero arrastrar sobre mis hombros más cargas de las que ya me han sido asignadas.

Por ello, mi mayor empeño está en dejar a los demás, mi testimonio de Fe, a pesar de las vicisitudes de la vida, de lo difícil que pueda ser alguna cumbre conquistada o por conquistar. Porque la Fe, se convirtió en un momento dado, en el impulsor de mis pies, de mis rodillas o de mis manos, cuando ya mi humanidad no respondía. Si yo lo he logrado, a pesar de todo, cualquiera puede hacerlo, mucho mejor que yo, de eso no me queda ninguna duda.

No puedo engañarlos, no está en mi carácter hacerlo, la vida tiene ´altibajos´, cumbres y valle profundos, a veces incluso hay ciénagas llenas de barro, que nos hacen resbalar... Pero hay praderas maravillosas y manantiales de agua dulce, donde saciar nuestra sed, mirar al horizonte y empezar de nuevo,

Ahí reside el éxito de muchos de los que conocemos, de aquellos que admiramos, pero de los cuales desconocemos la verdad de su camino. Si ellos hablaran, seguramente reconocerían que no fue fácil y mucho menos gratis, pero que la Fe, la Confianza y la fuerza de voluntad los llevó a intentarlo más de una vez, sin importar las veces que cayeron y pensaron en desistir. Pero lo lograron...

Algunos de ustedes conocerán la cadena de comida rápida KFC, los pollos fritos de Kentucky Chicken, del Coronel Sanders, pues él emprendió su negocio, cuando tenía más de 67 años y se hizo famoso por la forma en que preparaba el pollo frito, con una receta de su invención, corrían los años 50, transformando su restaurante en una franquicia que hoy tiene miles de franquicias por todo el mundo, manteniendo como logo, su imagen, a pesar de que en 1980 la vendió a unos inversores.

Por ello, hoy, yo misma me aplico este ejemplo, para que, a punto de llegar a mis 62 años, entienda, acepte y emprenda, una nueva etapa de mi vida. Lo hago con optimismo, con entrega y espero que con sabiduría, jajajaj. Es quizás lo más importante.

Como siempre les digo, si yo lo estoy realizando, todos lo pueden hacer. Sólo hace falta analizar nuestras fortalezas y debilidades y una vez analizadas, creer en nosotros mismos, intentarlo no es ganar a la primera, pero si no lo hacemos, nos quedaremos viendo la estela del barco de la vida que se aleja, sin que nos hayamos atrevido a levantar anclas y seguir tras nuestro destino o elaborar una ruta nueva, la nuestra.

Dios nos bendiga a todos, donde quiera que estén, que nunca deje de brillar en nuestras almas, la luz de la Fe. Ella en realidad es capaz de ¨mover montañas¨....


Mireya Pérez.



domingo, 25 de junio de 2017

Manantiales de Armonías: Respira... Levanta la mirada y vuelve a empezar......

Manantiales de Armonías: Respira... Levanta la mirada y vuelve a empezar......: Cuando llegamos a una etapa de la vida, en la cual ya ¨tenemos todos los mandados hechos¨, puede que pensemos que la vida, como la co...

Respira... Levanta la mirada y vuelve a empezar...



Cuando llegamos a una etapa de la vida, en la cual ya ¨tenemos todos los mandados hechos¨, puede que pensemos que la vida, como la conocemos llegó a su vida útil, que muy posiblemente, si nos lo permiten, estaremos para ayudar a cuidar los nietos, o de algún familiar que nos necesite. Casi estaríamos pensando que vamos a ¨vegetar¨, con el perdón de los vegetales jajajajaj. Pero no....

Para algunas personas hiperdinámicas, a las cuales admiro, se les ocurre, como debemos hacer la mayoría: Reinventarse.

Aunque lo crean o no, las personas que estamos en los 60 o 70, tenemos hoy en día, muchos alicientes para hacer de nuestra vida algo diferente: 

  • Para aquellos que tienen la suerte de tener pareja y estar sanos y enteros, se les abre un mundo de cosas por hacer, entre ellas, realizar los viajes o visitas postergadas en el tiempo, debido al sin número de obligaciones familiares y profesionales, que les impidieron en su momento, hacer o cumplir aquellos sueños o viajes que alguna vez les hubiera gustado hacer. Ahora, para ellos es su momento. Muchos van tras esos sueños y los aplaudo de todo corazón.
  • Otros deciden ampliar sus conocimientos y se apuntan a cursos de muy diferentes índole, dependiendo de las aficiones o intereses de cada quien.
  • Algunos se verán en la necesidad de evaluar su posición actual, revisar sus finanzas, determinar qué hacer o no con su equipaje y re definir el rumbo de sus vidas, por muy diversos motivos, muchos de los cuales empiezan o terminan en un estado, al que pocos quieren llegar: la soledad física y/o emocional.
  • Incluso, existen personas, que admiro profundamente, las cuales consideran que están y de hecho es así, en el mejor momento de sus vidas, por el simple hecho de estar vivas, de tener experiencias y conocimientos y poder lanzar al infinito y más allá, su profesión, su creatividad y sus ganas de vivir.
Cuando llegas a esta edad, tienes el ¨pescado todo vendido¨, como dicen por estos lares, y muy posiblemente te encuentres con que los sueños que habías elaborado, no tienen posibilidad de llevarse a cabo, por miles de razones, las principales de las cuales, no están en tu campo de acción. 

Aquí debemos recordar, que gracias a nuestro ¨libre albedrío¨ tenemos la responsabilidad de ser útiles, en primer momento para nosotros mismos, y en segundo y tercer lugar, para los demás. No por ser egoístas, no, sino porque la vida, así nos lo plantea. Quizás al principio pensemos que la vida nos está maltratando, pero en realidad, a pesar de nuestras creencias, ella nos esté mostrando que siempre, siempre, podemos volver a empezar, que tenemos la capacidad para reinventarnos, y que de todas las destrezas y conocimientos acumulados, aún aquellos que nos podían parecer banales, hemos aprendido y podemos  compartir un mundo, parte de nuestro universo personal. Por tanto, hay mucha vida por delante. Para todos!!!.

Cuando te encuentras ante una encrucijada, quizás el primer instante sea de ¨miedo¨, siempre tenemos terror a lo desconocido, a lo que no hemos visto o analizado con antelación. Sin embargo, si miramos a nuestro pasado, veremos que esa situación, con diferentes escenarios y/o personajes, la hemos vivido antes. Pero quizás, al estar en el día a día, no nos habíamos percatado de su existencia o no haber pensado, si quiera, en que el miedo podía aparecer. 

No lo hicimos, porque todos, sin excepción teníamos algo que se llama juventud, y el mismo ímpetu de esos años, nos hacían mantenernos en marcha y salir airosos, de miles de circunstancias, que en otros contextos, nos podrían hacer sentir abrumados o sobrecogidos. Y no lo hicimos, salimos vencedores de esos percances y nos fortalecieron no sólo como personas, sino como grupo familiar e incluso a mayor escala, se podría decir incluso, que a nivel universal. Pues no somos entes aislados, todo lo que aprendemos y aportamos, forma parte del engranaje al que pertenecemos, por el sólo hecho de vivir en este planeta azul que llamamos Tierra.

Si por diferentes razones, que no vienen a cuento, se sienten temerosos, angustiados e incluso aterrados, ante los cambios, que se están sucediendo en sus vidas. No teman. No es un error, no es un ¨castigo¨. La vida simplemente nos está poniendo ante una nueva oportunidad. Quizás no es la que se habían imaginado, lo sé, nos ha pasado a cientos de miles, pero si estamos aquí, si tenemos la posibilidad de hacer algo nuevo, aunque al principio estemos un poco desorientados, no se aflijan y si lo hacen, pues dense permiso para llorar, para gritar, para hacer una pataleta, pero en la soledad de su habitación, y después de haberse auto compadecido  todo lo que hallan querido, ahora sí, levanten la mirada, mírense al espejo y díganse.

- Vale, aquí estamos._ Estoy aquí y puedo hacerlo_

Las personas que conocemos, con muy buena intención, nos dirán o nos harán sentir en más de una ocasión, los diversos calificativos que se les puede aplicar a una persona que ¨supuestamente¨no tiene nada más que aportar: 
  • No se da cuenta que no puede... 
  • Los tiempos han cambiado y la dinámica familiar es distinta...
  • A tu edad no hay mucho que puedas hacer...
  • Y cientos de miles de frases, incluso demoledoras, que nos harán sentir casi como si fuéramos un mueble viejo y lleno de carcoma....
Pero lo que no saben es que, incluso los muebles viejos, que van a parar a un anticuario, son ¨revividos¨bajo la paciencia y atención de un ¨restaurador¨. Y si un mueble de cien años o más, tiene miles de oportunidades, nosotros tenemos muchas más.

Quizás necesitemos el apoyo de un ¨restaurador emocional¨, aquí los amigos y amigas de toda la vida, e incluso la gente nueva que ha llegado a nuestro círculo de influencia, puede darnos ese aire nuevo que necesitamos. Quizás haga falta hacer uso de una ¨lija¨para arreglar los rasguños, y hasta aceite de teca, betún de Judea o un buen vino, jajajajaj. Pero si tenemos la oportunidad y permitimos que la gente que nos ve de una forma diferente a nosotros, nos pueda dar ese ¨aliento nuevo¨. Sé que lo haremos, que podremos arreglar nuestro orgullo mal herido, nuestro amor propio pisoteado e incluso, darle una patada a la pelota desinflada y ¨respirar¨ese aire limpio que nos llega, levantar la mirada, y con los trozos o hilachas de orgullo que nos han dejado, volver a sonreír y confiar en que tanta gente no puede estar herrada, no, y ustedes en la parte más interna de su alma, también así lo sienten y saben, que sí pueden, que hay mucho todavía en esa alma que habita su cuerpo y que vale mucho, aunque otros no lo vean así.

Por eso hoy respiremos con confianza, serenemos nuestra alma o espíritu, confiemos en Dios, en la naturaleza, que es muy sabia. Quizás la vida nos esté diciendo que debemos hacer cambios y tengamos miedo a hacerlos, no todo es malo, ni blanco o negro, hay cientos de matices, y a veces, el cristal empañado de nuestros ojos, no nos permite ver el hermoso paisaje que nos rodea.

Son palabras, lo sé, pero yo misma me las aplico, porque yo también tengo ante mí un nuevo recorrido, y a veces, aunque sólo sea por unos días, o minutos, el miedo aparece y trata de paralizarme. Pero los ángeles siempre vienen en mi auxilio y reconfortan mi alma, me ayudan a recoger los cristales rotos y a hacer una escultura diferente, la mía, con sus luces y sus sombras, pero que son una parte de mí, del ser humano que soy, del que seré, pues todavía estoy en construcción, jajajaj a pesar de mis casi 62, ¡ Que tal!!!!! jajajajaj.

Dios los bendiga y mil gracias por seguir acompañándome en este viaje a través de mis escritos y mis conversaciones.


Mireya Pérez