A los compañeros del tren especial que es nuestra vida

domingo, 11 de junio de 2017

Manantiales de Armonías: Una mirada a veces es, todo un Mundo!!!!...

Manantiales de Armonías: Una mirada a veces es, todo un Mundo!!!!...: Muchas de las personas  que conozco tienen una vida muy atareada, incluso diría que las horas del día no les alcanzan para completa...

Una mirada a veces es, todo un Mundo!!!!...



Muchas de las personas que conozco tienen una vida muy atareada, incluso diría que las horas del día no les alcanzan para completar el sin fin de tareas que se han impuesto. Fíjense bien que digo ¨impuesto¨y no que se presentan...

¿Por qué? Aunque no lo crean, nosotros nos exigimos tanto a nosotros mismos, que sólo aceptamos y por supuesto, exigimos a los demás, un nivel de ¨excelencia¨ muy alto, no porque esta sea mala, sino porque se ha vuelto una obsesión y ésta nos lleva indefinidamente a la  impresión de que sólo existe el ¨blanco y/o el negro¨, olvidando la escala de colores maravillosos que se pueden presentar entre estos dos polos opuestos, y si no, hablen con un decorador de interiores, un Urbanista o Arquitecto, ellos trabajan con la maravillosa escala infinita del color, sus gamas y su calor o ausencia. Para ellos hay tantas e infinitas formas, gamas de colores y variaciones con las que pueden jugar, que nos quedaríamos locos al ver sus propuestas.

¿Es acaso esta visión una característica única de estos profesionales?... No, nosotros también podemos disfrutar de este esplendor, pero necesitamos cambiar un poco nuestro nivel de exigencia, empezando por entender que un error, lejos de ser un fracaso, es una oportunidad.

Cuando caemos en cuenta de este último tramo, comenzamos a ver la vida de otra manera, no porque dejemos de ser exigentes, que no es malo, sino porque ¨nos damos permiso para errar¨. Cuando esa toma de decisiones es alcanzada, empezamos a disfrutar de la vida de otra manera. Entendemos, ahora sí, que aquello que no pudimos abarcar hoy, puede ser emprendido mañana o pasado, porque para todo hay un tiempo y un momento. 

La competencia no debe ser entre nosotros, vista como el fin en sí mismo, sino como una forma de buscar y expresar lo mejor que nos habita, pero sin llegar a los extremos de vivir sólo para competir.

Por supuesto, cuando vivimos en esta nueva etapa, y miramos alrededor, descubrimos que nos rodean personas y personajes, sumamente interesantes y que lejos de ser algo fútil, se convierte en una gran experiencia humana y enriquecedora, desde el punto de vista emocional. 

La mirada de la gente nos dice mucho, más de lo que alguien pueda suponer, y cuando dos personas se miran y se ¨descubren¨es algo maravilloso, aunque no haya en esas miradas nada que tenga que ver con el ¨amor o descubrimiento del otro¨. No, cuando miramos a la gente a los ojos, les hacemos sentir que aquello que hablamos es para ellos, que estamos interesados en compartir y aprender experiencias humanas y crecimientos personales, bien sea académicos o no, lo realmente importante es la interconexión que se logra al mirar y al ver.

Una mirada nos abre las puertas de un Mundo, el del otro, o de los otros, y si han ido a alguna charla o Conferencia, estarán de acuerdo conmigo en que , la conferencia se volvió interesante, cuando la persona conectó con su mirada en la nuestra, y aunque hubieran dos mil espectadores, podría decirles, sin temor a equivocarme, que cada uno de ellos sintió que la conferencia era para él, única y exclusivamente para él. Ahí radica el éxito de los grandes autores que conocemos, no sólo por el maravilloso contenido de sus charlas, vídeos o libros, sino por el simple hecho de haber conectado o cruzado su mirada con la nuestra.

Por eso, hoy queridos lectores y amigos, les invito a mirar a la gente a los ojos, a no temer el contacto visual, nadie nos va a robar nada, sólo estamos conectando de otra manera con la gente, nos hacemos más humanos, más cercanos y eso es maravilloso. No hay que tener miedo, una mirada no implica ningún problema, a menos que así lo queramos, porque de ¨miradas a miradas¨también hay un infinito....

Dios nos bendiga a todos en este día maravilloso.

Mireya Pérez



viernes, 9 de junio de 2017

Manantiales de Armonías: Algo importante... Cree y ámate a tí mismo...

Manantiales de Armonías: Algo importante... Cree y ámate a tí mismo...: Uno de los fallos más grandes que cometemos los seres humanos, incluyéndome, es que no creemos en nuestras propias capacidades, o les...

Algo importante... Cree y ámate a tí mismo...



Uno de los fallos más grandes que cometemos los seres humanos, incluyéndome, es que no creemos en nuestras propias capacidades, o les restamos importancia, bien por humildad, bien porque el auto estima está por los suelos, o porque simplemente no creemos en lo valiosos e interesantes que somos, para otras personas, ajenas quizás a nuestro entorno.

Pero cuando conectamos con la gente, y ellos notan ese algo especial que nos caracteriza a cada uno, sin lugar a dudas, pareciera que la ¨vida¨, de repente, nos dice:

_ Epa amigo que estoy aquí!..._ Y no te habías dado cuenta..._

Caemos en cuenta, de repente, en que en verdad, sí estamos, sí notan nuestra presencia, y lo mejor de todo: Tenemos valor y mucho que aportar.

¿Por qué sucede esto?... Hay muchas respuestas posibles, pero quizás la más real sea que, estamos tan acostumbrados a dar a manos llenas, que nunca nos paramos a observar y mucho menos a recibir, lo que otros pueden darnos, hasta que alguien que sí acepta todo y da muy poco, te dá la bofetada definitiva y entonces te dices...

_ Okey, hasta aquí nos trajo el río...- Una cosa es ser generoso y otra bobo..._

La parada es en seco, es una lección que cuesta aprender, pero te la da, a lo mejor, la persona que menos lo esperabas, así te pone o te hace parar y observar lo que estaba ocurriendo, y entonces, ahora sí, reaccionas. Sin dolor, sin amargura, con madurez y con criterio y decides qué camino coger. Si estás en una etapa de madurez emocional, tu reacción será concreta, pero sin aspavientos ni palabras soeces, ni salidas de todo, simplemente, tomas distancia por un tiempo, con tranquilidad, con serenidad y desde la paz que te habita.

Puede que las personas no lo noten, pero aquí el realmente importante eres tú y tu paz emocional, que no debes permitir que nadie pisotee, ni siquiera alguien a a quien amas, no, no hay excusas para hacer daño o mofa de los sentimientos ajenos, y aquel que así actúa, no merece nada de tu parte, es así y nada más, aunque duela reconocerlo.

Al principio, la fuerza de la costumbre y el afecto, hará que te dirijas al teléfono o al correo, a ver si tienes mensajes, pero en la medida que pongas distancia y aceptes que ese es el mejor camino, será más fácil mantenerte en tu posición, desde el respeto hacia tu persona y la del otro, que lo cortés no quita lo valiente. Pero realmente el que importa eres tú, sólo tú vas a estar contigo mismo hasta el final y nadie te acompañará ni te amará más de lo que tú te ames.

Con el tiempo, cuando ya hayas cicatrizado y hasta borrado la herida, quizás reanudes la relación con la persona, pero lo harás desde un punto diferente, desde la madurez emocional y el control de tí mismo. Sin entregarte como mártir, pero tampoco siendo indiferente, un punto medio, se podría decir. Internamente quizás nunca dejarás de sentir afecto por esa persona, pero ya no te dejarás manipular, ni sacrificarte en aras del otro, anteponiendo a la persona que debe ser primero en tu lista, Tú.

Los errores que hemos cometido, son parte del pasado, ya no los podemos solucionar, pero somos dueños de nuestro presente y ahí es donde debemos tomar decisiones, hacer los cambios que creamos oportunos y seguir el camino, con optimismo, con Fe, con amor por tí y por la gente, que hay gente realmente maravillosa que está esperando a conocernos y a que los conozcamos. Sin miedo, siendo nosotros mismos y respetando a los demás, para que también nos respeten. 

Sigamos pues adelante y pongamos buena cara a la vida.

Dios nos bendiga a todos y cada uno de nosotros, feliz fin de semana.

Mireya Pérez