A los compañeros del tren especial que es nuestra vida

lunes, 24 de abril de 2017

Manantiales de Armonías: Al encuentro de los sueños...

Manantiales de Armonías: Al encuentro de los sueños...: Aunque muchas personas crean que, otros seres humanos ya han ¨copado su cuota de sueños¨..., están equivocados, pues, si una persona es...

Al encuentro de los sueños...


Aunque muchas personas crean que, otros seres humanos ya han ¨copado su cuota de sueños¨..., están equivocados, pues, si una persona es capaz de soñar, de tener iniciativas y expectativas, siempre podrá construir sus sueños, independientemente de la edad cronológica, razón social o credo. Nada ni nadie puede limitar la capacidad creativa,ni los sueños de otro ser humano o el de  un colectivo. Nada...

La gran diferencia estriba en cómo construye esos sueños o sobre qué bases lo hace. Si la persona se limita a divagar en forma genérica, tendrá sueños, claro, pero quizás no sean realizables u objetivos, pues no están edificados en base a las posibilidades o a los recursos a utilizar, así sean propios o inmateriales, como los mentales y/o emocionales...

Otra cosa es, cuando la persona examina concienzudamente en qué momento se encuentra, con qué cuenta: conocimientos, disposición, tiempo, herramientas, asociación o no, etc. Y en base a todos los datos se programa y diseña un plan de acción, que muy posiblemente vaya cambiando, en la medida que la puesta en marcha, así lo requiera. Pues es algo dinámico y flexible.

He descubierto a lo largo de mi vida, personas que en sus años productivos, trabajaron para otros, dedicaron sus esfuerzos a crear una familia, a trabajar y estudiar, crecer como unidad familiar y lograr que los hijos cumplieran su metas y se desarrollaran como individuos, pero una vez terminada esta etapa, se miran al espejo y se dicen a sí mismos:

_ Bien hecho!- Ahora, nos toca a nosotros..._

¿ Por qué?. Sencillamente porque ahora pueden, sin presiones de ningún tipo, desarrollar ideas, acariciadas por mucho tiempo y realizar los proyectos que sólo estaban aparcados hasta tener disposición de ¨tiempo¨...

Cuando ya los hijos han crecido, o se ha terminado una etapa constructiva, los adultos miran atrás el camino recorrido y observan que no estuvo nada mal, aunque posiblemente, de haber tenido más experiencia, o de haber conocido algunas cosas, lo habrían hecho mejor, pero están por lo general, satisfechos con lo realizado. 

Por tanto, ahora toca emprender una nueva etapa, la del adulto contemporáneo, mayor de 50 años o de 60 años... Que es un ser humano joven, con ideas claras y que siente que todavía hay mucho que puede hacer, compartir o enseñar.

En esta etapa estamos muchos de mis amigos y compañeros de Universidad, trabajo o de la vida. O por lo menos Yo lo estoy... jajajaja.

Les aseguro que dejaremos a más de uno extrañados o atónitos al ver que somos capaces de tomar nuevas oportunidades para estudiar, para especializarnos e incluso para probar cosas nuevas, que diez o veinte años atrás ni se nos habrían pasado por la mente. De hecho, tengo una anécdota para contarles...

En 1999, apliqué para un puesto Gerencial en una de las cinco primeras compañías de Seguros del mercado asegurador venezolano, y cuando pasé la criba de la segunda entrevista, con el Vicepresidente Ejecutivo, me dijeron que esperara en la salita, que me llamarían para una tercera entrevista, esa misma mañana. Me senté tranquila, tomé una revista de la mesa anexa al salón y en calma esperé a que me llamaran.

Cuando así lo hicieron, me entrevistó el Presidente de la compañía, un hombre muy jovial, Ucabista como yo, pero muy observador y ágil mentalmente, a pesar de que en esos momentos rondaría los 60 años, jajajaj, los mismo que yo hoy día, jajajaj.

Después de revisar mi expediente, me miró y me preguntó:

_ ¿ Qué piensa hacer usted dentro de diez años?...

_ Bien, espero seguir activa y trabajando_ contesté_  Para  ese momento tendré 54 años y quizás algunos nietos, a los cuales querré consentir, cuidar y atender..._

Seguimos conversando y supe, sin que me lo dijeran, que había logrado el puesto, como así ocurrió. Trabajé con ellos ocho años, y fueron para mi de gran crecimiento personal y humano.

Obviamente pasé de los 54 años, y he llegado hasta aquí...En lo único que me equivoqué, fue en la edad que tendría nietos, pues no estaba en mis manos la decisión, jajajaj y en que estaría en mi ciudad natal. Lo demás si lo cumplí...

Sin embargo, hoy con mis 61 años entre pecho y espalda, puedo decirles, que cada día reviso mis planes o sueños, elaboro las estrategias, escribo y me impongo planes de acción, para lograr los objetivos que me he fijado. Siguiendo como norte, el hacer siempre lo mejor que esté en mis manos.

Quizás para un observador extraño sean sueños de iluso, no me importa, no le rindo cuentas a nadie más que a Dios y defiendo mi derecho a ser Yo, con mis equivocaciones y mis aciertos, con mis circunstancias y confiando cada día más en que hay un propósito para mí y camino en ese sentido, lo demás está en manos de Dios, las mejores manos, por cierto.

Por tanto amigos y amigas, no importa en qué etapa de la vida estamos, ni nuestras circunstancias, cada uno de nosotros puede hacer algo positivo con las herramientas y los recursos: emocionales y físicos que posee. 

Lo realmente importante es no dejarse abatir por las ¨aves agoreras¨que de vez en cuando aparecen y nos quieren decir que no podemos, cuando nosotros conocemos nuestra capacidad para hacer y cumplir con las expectativas propias y ajenas. No necesitamos más. Sólo confiar en nosotros mismos y permitirnos a nosotros mismos ¨Soñar¨...

Hoy los invito a creer en ustedes, en sus posibilidades y en ir tras vuestros sueños, nuestros sueños....

Dios nos bendiga a todos y cada uno de nosotros.

Mireya Pérez




lunes, 17 de abril de 2017

domingo, 16 de abril de 2017

Manantiales de Armonías: El vuelo de mis pensamientos y mi alma...

Manantiales de Armonías: El vuelo de mis pensamientos y mi alma...: En más de una ocasión he comentado con ustedes, la capacidad que tienen mis pensamientos de volar más allá del espacio y situarse, a su...

El vuelo de mis pensamientos y mi alma...


En más de una ocasión he comentado con ustedes, la capacidad que tienen mis pensamientos de volar más allá del espacio y situarse, a su antojo, en algún punto equis distante, tratando de otear el horizonte, como si mi alma, ese ¨Ser¨que me habita, se sentara sobre una nube de algodón, y pudiera mirar hacia el espacio sin fín, o hacia el planeta azul que está debajo, a miles de kilómetros... jajajaja.

Empecé a hacer este ejercicio, una vez que leí a Richard Bach y su libro Juan Salvador Gaviota. (https://www.lifeder.com/frases-juan-salvador-gaviota/).

Aquí comparto las mejores frases del este libro, donde el autor, utiliza a las gaviotas, como metáfora para aprender las pequeñas grandes cosas de la vida. 

Cuando encontramos en nuestro trajinar por bibliotecas, librerías o mercadillos callejeros, libros como éste, les aseguro que, ustedes nunca vuelven a ser los mismos. A mi los libros ¨me han encontrado¨, jajajaj, en más de una ocasión, no sabría decirles por qué, yo misma a veces no lo entiendo, hasta que, al abrir al azar el libro en alguna página, y mi mirada ir al lado izquierdo, jajaj, una manía que tengo, jajaja... Siempre encuentro la respuesta al por qué el libro me atrajo, lo compro y lo llevo en mi regazo, como el ¨tesoro emocional que es¨.

Los libros son para mí una parte esencial de mi existencia, y mientras más leo e interiorizo lo aprendido, me doy cuenta que estoy muy lejos aún de aprender todo lo que me falta... La vida es efímera, pero lo que aprendemos e interiorizamos nos brinda la posibilidad maravillosa de evolucionar, de surgir de la ignorancia a la ruta del conocimiento, aunque somos seres finitos, que tendremos un momento de partida, sé que siempre podré mejorar y aprender y compartir lo que he descubierto o aprendido, bien conversando, bien escribiendo, sé que no me quedo con mi música, porque trato siempre de compartirla. Así sé, que cada aprendizaje o experiencia, no sólo me ha hecho crecer y cambiar, sino que además me permite compartir con los demás, sin ser mezquina o ambiciosa.

Muchas de estas frases, les sonarán conocidas, otras quizás, las lean por primera vez, pero sé que no los dejará indiferentes.
  1. -Rompe las cadenas de tu pensamiento, y romperás también las cadenas de tu cuerpo.
  2. -No creas lo que tus ojos te dicen. Todo lo que muestran son limitaciones. Mira con tu comprensión, encuentra lo que ya sabes y verás el camino para volar.
  3. -Tienes la libertad de ser tú mismo y nada se puede oponer a tu camino.
  4. -Juan Salvador gaviota descubrió que el aburrimiento, el miedo y el odio son las razones por las que la vida de una gaviota es tan corta, y cuando estos pensamientos se fueron de su mente, vivió una larga vida.
  5. -Supera el espacio y todo lo que dejamos es el aquí. Supera el tiempo y todo lo que dejamos es el ahora.
  6. -Para volar tan rápido como el pensamiento a cualquier lugar, debes comenzar sabiendo que ya has llegado.
  7. -Había llegado a creer que el vuelo de las ideas podía ser tan real como el vuelo del viento y las plumas.
  8. -La única ley es la que guía a la libertad.
  9. -No aprendas nada, y el próximo mundo será igual que éste, con las mismas limitaciones y pesos de plomo que superar.
  10. -Detenerse en medio de un vuelo es para las gaviotas causa de vergüenza, y deshonor. Pero Juan Salvador Gaviota, sin avergonzarse extendió otra vez sus alas y voló...
  11. -El Alma no tiene huesos y plumas, sino una perfecta idea de la libertad y el vuelo, no limitada por nada.
  12. -Tenemos que rechazar todo lo que nos limite.
  13. -Somos libres de ir donde queramos y de ser lo que somos.
  14. -Por supuesto hay destino, pero no te empuja a donde no quieres ir. El destino depende de ti.
  15. -El secreto es dejar de verse a sí mismo como prisionero de un cuerpo limitado, rompe las cadenas de tu pensamiento y romperás también las de tu cuerpo.
  16. -Elegimos nuestro próximo mundo a través de lo que aprendemos en este. No aprendemos nada y el siguiente mundo es el mismo que este, las mismas limitaciones y pesos de plomo que superar.(Le llaman el eterno retorno...)
  17. -No tengo ningún deseo de ser líder. Sólo quiero compartir lo que he encontrado.
  18. -Podemos elevarnos sobre la excelencia, podemos encontrarnos a nosotros mismos como criaturas de excelencia, inteligencia y habilidad.
  19. -Todos debemos encontrar una razón para vivir, para aprender, para ser libres.
Amigos míos, no teman a sus pensamientos, no se están volviendo locos, no, al contrario, están evolucionando emocionalmente, se están abriendo a un mundo infinito de posibilidades, el Cielo es el límite, pero qué hermoso debe ser llegar a él y sentir que hemos regresado a casa...

El Alma tiene esa capacidad, de dejarnos volar, de demostrarnos que no hay límites, que somos nosotros los que nos ponemos trabas, porque a veces, aunque no lo crean, somos los que nos autosaboteamos, incluyéndome a mí misma, pero gracias a Dios, eso dura sólo unos momentos o días, luego, todo regresa a la normalidad y nos permitimos soñar, crear y seguir adelante, como creemos que debemos hacerlo: desde la honestidad y la humildad que nos inunda, pero también desde la paz y el amor que debe reinar en cada poro de nuestra piel y en cada átomo de este cuerpo que nos permite vivir esta experiencia que llamamos vida humana.

Dios nos bendiga a todos, feliz inicio de semana.

Mireya Pérez.



Manantiales de Armonías: Las cosas importantes de la vida...

Manantiales de Armonías: Las cosas importantes de la vida...: El mundo da tantas y tantas vueltas, que a veces, y a pesar de que los viejos suelen decir que, todo poco a poco vuelve a s...

sábado, 15 de abril de 2017

Manantiales de Armonías: Siempre puedes escoger...El mejor de los caminos.....

Manantiales de Armonías: Siempre puedes escoger...El mejor de los caminos.....: La vida nos presenta retos cada día de nuestras vidas, a veces son sumamente sencillos, fáciles de resolver, apenas con una...

Siempre puedes escoger...El mejor de los caminos...








La vida nos presenta retos cada día de nuestras vidas, a veces son sumamente sencillos, fáciles de resolver, apenas con una llamada, con un Sí... o con el esfuerzo mental, corporal y hasta espiritual o moral...

¿Significa acaso que la vida es difícil?... Es algo relativo, depende mucho de las herramientas que tengas en tu interior para poder avanzar y sobrepasar las diferentes ¨pruebas o complicaciones ¨, que se presentan. Incluso a aquellos que creemos que lo tienen todo, también se les presentan sus momentos de tensión o preocupación. Sólo que cada quien reacciona, en base a su experiencia vital, a sus posibilidades y/o motivaciones, ahí radica la gran diferencia, en cada ser humano, se crearán diferentes respuestas, como quien abre un abanico, ese ¨abanico de oportunidades¨, es mirado de forma diferente por cada individuo: habrá quienes lo vean como una contrariedad, otros en cambio, verán una oportunidad. Todo radica en la forma en que podemos hacer frente a una situación.

Pero independientemente de los resultados, lo realmente importante, en mi humilde manera de pensar, es lo que ese ¨aprendizaje¨trajo consigo. Pues después de cada adversidad, el ser humano que logra vencer esos momentos, sale fortalecido, en todos los aspectos.

Quizás creamos que los éxitos deben ser económicos, sociales o empresariales, pero hay otras áreas de la vida de un ser humano, que son mucho más importantes, estas zonas son a veces inapreciables a simple vista. Pero ese acto de salir airoso ante lo adverso, cambia al ser que lo ha transitado, y lo hace en diferentes niveles de su psique: su alma, es la primera en cambiar, en realidad evoluciona, y se hace más fuerte, en sus creencias, en su capacidad de amoldarse y de llevar adelante su propio camino; otra zona es la de la comprensión de sí mismo, seguramente el salir airoso ante una dificultad, le refuerza o le indica que sí puede sobreponerse y seguir adelante, su confianza en sí mismo se ve fortalecido, y hasta es posible que descubra un nuevo ¨Yo ¨que desconocía, a veces ante la adversidad, surge el valiente y corajudo, que los demás desconocen e incluso que él mismo desconoce que habita en sí mismo. 

La llamadas ¨pruebas de la vida¨, no son  más que oportunidades para evolucionar, para entender que dentro de cada individuo existen herramientas que no ha utilizado, pero que están ahí para avanzar, sin perjuicio de nadie.

Cuando miras hacia atrás, a tu pasado, te das cuenta de que, a pesar de las dudas, lograste sobreponerte ante el dolor, las circunstancias, etc., y encontraste la solución. Quizás no era lo que esperabas, pero siempre fué en positivo, algo cambió y marcó la diferencia, ahora estás más seguro, más claro, más firme... Puede que la respuesta esperada tarde un poco más de lo que se supone, pero llega, en el momento exacto en el que estás preparado y listo para afrontar esa nueva etapa. Siempre ha sido así, y siempre lo será. 

Son leyes de la naturaleza, que no necesitan ser ¨probadas¨o examinadas, todos los seres humanos, a lo largo de la historia, han vivido sus propios momentos de prueba, y han vencido, cuando esa era la respuesta, pero si lo que debía pasar, era aprender algo que no habían previsto, el nuevo ser humano que surge, ha sido mucho más fuerte que el anterior...

De ahí en adelante, la escogencia del ¨camino¨, será algo natural, no sentirás ningún tipo de presión para que tenga una ruta determinada, no, tú la eliges, a conciencia y vas trabajando sobre ella, siempre habrá alguna otra ¨rama¨o calle, que puedes tomar, y los resultados serán inesperados, pero eres libre de hacer la escogencia que hagas. Es tu propio camino, nadie lo puede hacer por tí, eres responsable y consciente de tus decisiones, de tus aciertos y de tus ¨aparentes errores¨, y lo pongo entre comillas, porque de los errores se aprende mucho, y en el peor de los casos, sabes lo que ¨no debes hacer¨, jajaja.

Sentir dudas, es algo natural, la diferencia estriba en si ante la duda, te quedas estancado y temeroso, o le haces frente, aunque para hacer esa toma de decisión hayas tenido que sufrir un ¨bache emocional¨... No temas, no eres ni el primero ni el único que lo ha sufrido, todos en un momento dado nos enfrentamos a las dudas, pero lo importante es la reacción y esa actitud de ¨Yo sí puedo¨, que marcará tu destino y el de los que te acompañan.

Cuando estés listo, aparecerán las ¨ayudas que necesitas¨, a veces son simples anuncios del periódico, donde alguna palabra ¨despierta ¨tu alerta y reaccionas... Otras veces, la ayuda llega en la forma de una persona amiga, de una llamada, de un mensaje por wasap, qué se yo... Hay miles de posibilidades que se pueden presentar, y que nos hacen respirar y seguir adelante y confiar, pues en la confianza de que siempre va a resultar lo mejor, está la clave de todo.

Dios nos bendiga todos y cada uno de los días de nuestra vida, agradezcamos hoy, todo lo bueno que nos ha dado, por las oportunidades de crecer, aunque para ello, hayamos tenido que transitar por la calle del dolor...

Mireya Pérez.





jueves, 13 de abril de 2017

Manantiales de Armonías: Vivir a golpe de sonrisas y un ¨sí se puede...¨.

Manantiales de Armonías: Vivir a golpe de sonrisas y un ¨sí se puede...¨.: Al leer este encabezado más de uno dirá, esta mujer se le escapó la olla de nuevo, jajajaja. Pues no, aunque si soy sincera con usted...

Vivir a golpe de sonrisas y un ¨sí se puede...¨.



Al leer este encabezado más de uno dirá, esta mujer se le escapó la olla de nuevo, jajajaja. Pues no, aunque si soy sincera con ustedes y conmigo misma, no es fácil, a veces es cuesta arriba, pues a pesar de mi actitud positiva, tengo, como cualquier hijo de vecino, mis propias horas bajas, mis propias luchas emocionales e incluso, momentos muy amargos, tantos, que me quitan el mayor de mis lujos: escribir y compartir la música que llevo dentro.

En esos momentos, como ven, dejo de escribir, por la sencilla razón, de que al hacerlo, cuando estoy en mínimos, podría caer en el error de transmitirles a ustedes mi pesar. Como persona, sería fácil hacerlo, pero siendo responsable, un buen día me dije a mí misma, que era preferible hacer silencio, aunque me llevara un tiempo el reponerme... Por ello, a veces, dejo de escribir, hago silencio y me refugio en mi interior, hasta que ¨la noche de las tormentas¨ pasa, y vuelve a brillar el sol en mi alma.

Lo bueno de todo, es que al resurgir de esos baches, mi alma vuelve a sonreír y repiquetea como un para de castañuelas y logra sacar sonrisas de nuevo, en cada persona que encuentro, así sea por unos minutos, en una parada de guaguas, o en la consulta o la sala de espera de una institución. En esos momentos, siento que estoy cumpliendo parte de la ¨misión encargada¨.

Cuando vuelvo a ¨ser yo¨, puedo de nuevo retomar el camino que estoy transitando, aunque los baches sean difíciles de sobrellevar, pero cuando menos lo espero, o cuando Dios así lo quiere, aparecen los ¨ángeles del camino¨, que con su voz, sus palabras o simplemente apareciendo en un wasaap, me vuelven al camino, a veces lo hacen a ¨cosa hecha¨jajaja, Dios los bendiga; otras en cambio, sin saberlo, aparecen y me sacan una sonrisa, me dan una palabra de apoyo o un ¨sí se puede¨, y la mujer que soy, el alma que me habita, levanta su cabeza, hace una gran respiración y se permite relajar los músculos, que se habían tensado para soportar el envite que amenazaba su supervivencia...

Como ven, no soy ajena al dolor, mucho menos a las horas menguantes, sólo procuro que esos momentos no logren arrebatarme lo más importante de mí misma: mi Fe.

Reconozco que a veces, el perder la Fe, sería la opción más esperada. Pero está tan arraigada en mí, que siento sus raíces en mi alma, pues cual roble, estas raíces están firmemente ancladas en mi alma y me alimentan, a pesar de mísma...

Esos momentos de retiro emocional, sirven para diferentes propósitos: el primero de todos, la Humildad, que a veces podría abandonarnos y sería un grave error de apreciación, pues todavía hay mucho trabajo que realizar para poder evolucionar emocional y espiritualmente. Otro propósito, es la autoevaluación, revisar en qué momento estamos, qué podemos hacer y hacia dónde enfilar nuestros esfuerzos, tanto físicos, como espirituales. Pero una vez hemos hecho esto, respirando profundamente y esbozando una sonrisa, incluso en la mirada, volver con fuerzas renovadas. Es una especie de autoterapia emocional. Que no puedo rechazar... Sé por experiencia propia, que de cada crisis sufrida, e nuevo Yo que surge, sale más fuerte y entera, por lo menos, desde el punto de vista emocional.

Si les dijera que realizar esto es fácil, les mentiría, he llorado, me he sentido tan mal, que hasta he tenido escalofríos y mi cuerpo se ha revelado en contra de todo, pero una vez que he asimilado y entendido qué sucedía, está siendo más fácil, el encontrar el momento y los motivos para seguir adelante, sin importar algunas cosas, que no están en mis manos. Sin embargo, sí atiendo aquello que puedo controlar o que puedo cambiar, hacia ello dirijo el mejor de mis esfuerzos.

Los cambios requieren tiempo, esfuerzo y dedicación, nada ocurre porque sí, todo tiene un ¿por qué? y un significado. Gracias a Dios, quizás porque a mi edad he vivido y transitado muchos caminos, ya no me desespero, no me ofusco, aunque por unos minutos pareciera que me iba a dejar abatir...  Gracias a Dios, estoy aquí, de nuevo, dispuesta a continuar, a escribir, a hacer las cosas que me apasionan, a compartir si así me lo permiten y a aprender.

En esta Semana Santa y Pascua, sólo me queda decirles a todos, que aunque tengamos baches, podemos salir de ellos, necesitamos de toda nuestra fuerza de voluntad, de nuestra confianza en los valores y conocimientos que tenemos, en el afecto y amor de los nuestros, pero eso es una riqueza sin fin que poseemos, que sólo está alimentada por el amor recíproco y por la Fe.

Dios nos bendiga a todos y cada uno de nosotros.

Mireya Pérez.



domingo, 2 de abril de 2017

Manantiales de Armonías: La amistad... El más grande de los Tesoros...

Manantiales de Armonías: La amistad... El más grande de los Tesoros...: Conversando el viernes con alguien a quien aprecio un montón, comentaba lo hermoso que había sido comunicarme por teléfono: dos horas p...

La amistad... El más grande de los Tesoros...


Conversando el viernes con alguien a quien aprecio un montón, comentaba lo hermoso que había sido comunicarme por teléfono: dos horas por wasap!!!, con una amiga muy querida, que está al otro lado del Océano Atlántico a diez mil kilómetros de distancia y a 45 años de no vernos físicamente...

Mi interlocutora me dijo que era realmente afortunada, con asombro, por parte de ella, que seguramente ha escuchado a cientos de personas hablar sobre diferentes tópicos, incluyendo el tema de Hoy: La Amistad.

En ese momento caí en lo afortunada que soy, he contado con mis dedos a las amigas, de verdad que tengo, a éste y al otro lado del charco, jajaj, y me faltaron dedos!!!!. Fué un gran sorpresa también para mí. jajajajaj

Quizás influya en esto el que, para mi, mis amigas son parte de mi Historia Vital, la mayoría de ellas, están en mi vida desde muy temprana edad, a los cuatro años hice mi primer amiga, luego a los nueve, a los once...y pare de contar!!!!. Cada una de ellas, son una parte importante de mi vida, de niña, de adolescente, de mujer, madre y abuela.

No hay palabras para explicar lo hermoso que es saber que tienes a gente tan linda en tu vida, que incluso llegan a decirte:

- A ver,dime... ¿ Tu te gobiernas sola? - jajajajaja.

Pues si, cada una de ellas, tiene un pedazo de mi corazón, a cada una de ellas hay unidos cientos de miles de historias y anécdotas compartidas, de vivencias, de alegría y a veces, también de dolor... Más de una ha tenido que apoyarme, en los momentos en los que creía que no podría ni siquiera dar un paso, y ellas, que me conocen, incluso mejor que yo misma, me han dado cobijo, enjugado mis lágrimas y hasta un rapapolvo también me han dado, jajajaj.

Quizás no se los diga todas la veces, pero las quiero, las amo profundamente, desde el centro de mi corazón, las siento como parte de mi equipaje existencial, sin ellas, sin ustedes, hubiera sido difícil llegar hasta aquí. Yo que se los digo, aunque no lo crean, pero es la realidad, estoy total y profundamente agradecida a Dios, a ustedes, a vuestros padres, por haberme dado la posibilidad de conocerlas, de tenerlas en mi vida, de compartir tantos momentos maravillosos, y por los que, si Dios quiere, vendrán.

En el ranking de los caballeros, pues ahí la cosa si está más difícil, no porque los hombres no puedan ser amigos, lo son, y muy buenos, pero yo, descuidé esa parte de mi vida, por motivos que no vienen al cuento,jajajaj. Pero sí tengo  amigos, que aunque no hable con ellos, como con las chicas, sé que si los necesitara, estarían ahí para ayudarme, apoyarme o darme un buen consejo. Los quiero amigos queridos, y ustedes saben que mi amor, siempre los acompaña, aún en la lejanía. Dios los bendiga.

Cuando miras a tu alrededor, como he hecho yo estos días, y se recuerda parte del camino recorrido, nos damos cuenta que muchos de los hermosos colores y flores que encontramos en ese transitar, se debió a la dulce amistad que sentimos los unos por los otros, sin ellos y ellas, el transitar del camino hubiera sido más difícil, pues ellos han sido como el arcoiris que aparece después de la lluvia, que nos inunda de alegría y que nos hace ser agradecidos, sentir gratitud infinita, pues somos seres privilegiados.

Una parte de la amistad también requiere el saber estar en los momentos difíciles, ante la partida de algún amigo o amiga, en esos momentos, se siente un desgarro en el alma, porque con esa persona querida, se van también, parte de la historia compartida, y es en esos momentos cuando vienen a la memoria las anécdotas, los gratos recuerdos y el sentimiento anticipado de la ausencia, aquí siempre, aunque no lo quiera, la imagen y el sonido de Alberto Cortés, con su canción: Cuando un amigo se va... me llega hasta el alma, y mi tristeza se acrecienta, por la ausencia, por lo amado, por lo que ya no podremos compartir...

Amigas y amigos, los quiero, los respeto, los valoro, siempre y en cualquier lugar. Sus alegrías y tristezas son también mías, su amor y su dolor, también lo comparto y lo hago mío. No puedo concebir la amistad, sin el compartir y el agradecer por todos y cada uno de los momentos compartidos. Por ese estar ahí en los pequeños y grandes momentos, por la sonrisa, por el silencio, por todo...

Dios los bendiga a todos y cada uno de ustedes, yo me siento bendecida por tenerlos en mi vida, así sea, a través del Facebook y las redes. Ahora ya no existen distancias que nos separen, solo el no querer, pero eso no existe entre nosotros. Un abrazo gigantesco para todos y cada uno de ustedes, donde quiera que se encuentren en este hermoso inicio de la primavera. Los amo!!!!

Mireya Pérez.