A los compañeros del tren especial que es nuestra vida

lunes, 13 de marzo de 2017

Lo que nos enseñan los nietos....



Todos saben que soy una ¨abuela enamorada¨de su nietos, jajajaja. Pues cada momento que la vida me permite compartir con mis locos bajitos, los aprovecho al máximo, pues la vida me la planteo, en el ¨tiempo de calidad¨y no en la cantidad del tiempo.

Así que este viernes, agarré un Ferry y me lancé a la aventura de compartir con mi hija y mis nietos, un fín de semana especial, sin motivo alguno, sólo la fortuna de poder, en un momento dado, decidir ir y disfrutar... Tan sólo eso, y ha sido maravilloso!!!.

Siempre voy dispuesta a compartir y asimilar los grandes y pequeños avances que ellos van haciendo en su mundo a escala, son niños de 6 y 4 años respectivamente, siendo cada uno, un reflejo de sus padres, la mayor, se parece mucho al padre, y el pequeño es igual a la madre, mi hija. Pero luego, vienen los contrastes, pues la personalidad de cada niño es particular y especial, la nena es tímida y estudiosa, ordenada y muy concentrada... El varón, es dicharachero y alegre, espontáneo y siempre sonriente, es el niño que le roba el corazón a todas las maestras, jajajaj. Pero la nena, nos lo roba, por lo inteligente y por su capacidad para razonar las cosas y explicarlas con palabras sencillas, pero con una lógica que te desarma, pues es ¨muy chica¨, no es adulto, pero habla como uno, jajajajaj. ¡Abuela al fin!!! jajajajaj.

De vez en cuando, medito, y en una de esas, me había olvidado de que ellos estaban cerca, y zas!, me cazaron haciendo meditación, y ¿saben qué descubrí?. Pues que a ellos les están enseñando a ¨respirar¨como hacía yo hasta ese momento, antes de las clases de Gimnasia Rítmica y de Kárate. Incluso me hablaron de lo ¨raro¨ que era, al principio el vocablo ¨Ohms¨...

Recordé los diferentes vídeos que he visto en Youtube, donde aconsejan a los maestros de primaria para que los niños aprendan a ¨meditar¨desde pequeños, y me hizo también recordar a las chicas de la ONG donde he trabajado, porque de vez en cuando nos hacen ejercicios de respiración y mindfulness, para oxigenar nuestro cerebro y así poder entrar en nuestro propio mundo, en ese donde sólo estamos cada uno de nosotros, con nuestro propio yo...

Ese sólo ejemplo de los niños, me ha dejado un dulce momento para recordar y atesorar, siento que van por muy buen camino, que los maestros que tienen, se preocupan no sólo porque aprendan, en el sentido literal del conocimiento, sino que también, los van introduciendo en el mundo del conocimiento de sí mismos. Aplaudo todas las iniciativas que llevan a nuestros hijos y nietos a ser mejores seres humanos, a reciclar los elementos que usamos, a no desperdiciar las cosas, a buscarle una utilidad a todo, y a ser inquietos y buscadores de conocimientos. ¡ Me encanta!.

Antes, cuando iba a su casa, en las noches, yo les leía o contaba algunos cuentos, ahora, ellos me los leen a mí, jajaja, y lo hacen ¡ tan bien!, jajajaja. Sólo cuando leen alguna palabra que no conocen, se paran y te preguntan qué significa o por qué, el cuento no termina con un final feliz, entonces les explicamos que se llaman moralejas, que son cuentos con aprendizajes sobre la vida, sobre las buenas costumbres o el por qué la gente debe actuar con responsabilidad... Ellos asienten y te dan un ejemplo adicional, y te das cuenta que aprenden de forma rápida y sensata.

Los nietos crecen, el tiempo pasa y en algún momento, cuando mi nieta esté mayor, miraré  estos relatos y sentiré nostalgia, pero la vida sigue y yo estoy anhelante de compartir todos los que la vida me pueda brindar, para hacer así alarde del ¨tiempo de calidad¨que tanto defiendo y he defendido siempre. Sólo espero que, cuando ya no esté en este plano físico, ellos recuerden las pequeñas anécdotas surgidas, en noches de pijamas con esta abuela a la que ellos llaman ¨la abuela Tati y la abuela Alegría¨...

Dios bendiga a todos y cada uno de nuestros hijos y nietos, reflejo de ese gran amor, que sentimos por ellos y que podamos dar gracias  siempre por lo maravilloso que es amar y ser amados.

Mireya Pérez



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada